viernes, 3 de junio de 2011

LA CASA PINTADA DE TINGUIRIRICA Monumento arqueológico nacional de San Fernando.

www.diarioviregion.cl/.../
Por: Juan Cornejo Acuña
Miércoles, 02 de Febrero de 2011 20:11
Enviado por: Gety Pavez
Conviértete tu también en Periodista Ciudadano.





Las inscripciones jeroglíficas, pintadas o grabadas en las rocas, que se encuentran en la cordillera de los Andes y en varias partes del mundo, nos han dado a conocer que los habitantes perdidos del continente del Pacífico, presagiaban muchos sucesos que ha futuro ocurrirían y que lo gravaban en las rocas debía perdurar por millones de años, para que las generaciones futuras conocieran sobre sus antiguas Culturas.
La casa de las piedras pintadas de Tinguiririca está ubicada en el camino a las Termas del Flaco, a unos 46 kms de San Fernando, en un lugar llamado la huertecilla por los arrieros, aquí todavía está a la orilla del camino la casa en que vivió Don Sergio Catalán en sus primeros años de casado, arriero que en el año 1972 encontró a tres de los sobrevivientes de un avión uruguayo extraviado en la cordillera de los Andes.
La casa pintada es un alerón rocoso de unos 60 metros de largo por unos 15 de alto aproximadamente, está cubierta en su rededor por Quila,Espinos,Quillayes,Boldos,Peumos y otros arbustos, da la impresión de ser una pequeña semicaverna.En sus rocosas paredes hay distintas pictografías en sus formas, colores y tamaños, han sido estudiadas por científicos, pero lamentablemente saqueadas por algunos coleccionistas particulares que sin otro fin que el de llevarse un pedazo dinamitaron parte del lugar.
En algunos diarios y revistas en el mes de Marzo del año 1975 se dieron a conocer algunas noticias como:
“Egipcios descubrieron Chile 231 años A.C.” Dichas noticias daban a conocer una revolucionaria teoría proveniente de algunos estudiosos norteamericanos, que además la dió a conocer la Comisión nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile.
Para el Arqueólogo chileno Mario Orellana Rodríguez, fundamentandose y con el respaldo de otros científicos chilenos, las Píctografías de la Casa Pintada de Tinguiririca nos dicen que: “se trataría de grupos de recolectores, sin conocimientos de las técnicas alfareras pero que vivieron contemporáneamente a grupos alfareros, los que hicieron estas pinturas de estilo geométrico”.
El famoso científico Ignacio Domeyko (1802-1889), originalmente polaco-bielorruso nacionalizado chileno, fue el primero en descubrir la Casa Pintada.
Las pinturas de la cueva ya habían sido registradas en febrero de 1861 por el científico polaco Ignacio Domeyko. En 1906 el sitio fue parcialmente destruido por un terremoto.
En La Special Collections The Milton S.Einsenhower Library The Johns Hopkins University, Baltimore, MD.21218.Volumen 2,1889-1893 apareció el informe del ingeniero Alemán-Chileno Karl Stolp, de cómo el encontró la inscripción en una caverna en Chile en 1885, que fue descifrada por Barry Fell, casi un siglo después.
El texto genuino en alemán dice:
Indianische Zeichen aus der Cordillere Chile’s,
Aufgefunden
Von Karl Stolp.
Vortrag.
Gehalten im doutschen wissenschaftlichen Vereins zu l presentó a la asociación científica Alemana en Santiago, Chile el 22 de agosto de 1888, apareció en la revista de idioma alemán “Verhandlungen des Deutschen Wissenschaftlichen Vereins zu Santiago de Chile (Transacciones de la Sociedad científica de Santiago de Chile), vol.2, 1889-1893, pp-35-37”, publicado en Valparaíso. (1)
El texto empieza con el siguiente relato de Stolp:
Como yo había cruzado la cadena montañosa “El Cajón” en 1885, fui forzado por una repentina nevazón a buscar refugio entre unos acantilados en un barranco. Dejando nuestros caballos detrás, en el valle, miré por un refugio con mi gente, en una caverna al sur de la pendiente del barranco, localizado a 2000 pies del valle, la caverna es muy difícil alcanzarla y es, por lo tanto rara vez visitada por los nativos, y especialmente evitada por ellos, porque signos secreto y espíritus han dicho estar presentes ahí. Leyendas que eran mantenidas por los arrieros que vivían en las cercanías.
El mal tiempo me obligó, sin embargo, a visitar la caverna a pesar de su mala ubicación, signos y espíritus me solicitaban salir de esto.
Como había dicho, esto era inaccesible, con abruptos acantilados desapareciendo debajo de esto y un abrupto acantilado creciente por encima. La caverna estaba completamente seca todo el tiempo como el polvo profundo.
Inusuales signos que inmediatamente despertaron la curiosidad de un visitante; exhibidos en varias paredes lisas. Pero no
Fuente: Ancient Discovery
solo en las paredes, también en la cara por encima de los acantilados, donde habían varios signos para ver.
Esto es incomprensible, como los signos afuera de la caverna podían estar pintados, porque ellos estaban localizados en un lugar donde incluso con una escalera no se podía llegar a ellos, porque estaban por encima de un acantilado, y desde arriba era aun más inaccesible. La única posibilidad era que en ese momento, debajo de los acantilados pintados, había otros acantilados, que podrían tener pintados los signos que desde eso se fracturaron y hundieron en el barranco.
Como he mencionado. La caverna estaba llena con polvo seco que en promedio fue un metro de profundidad.
Teniendo la caverna mas cerca, removí el polvo y encontré en el fondo siete esqueletos humanos. Cinco de los cráneos parecían ser hombres, y dos mujeres. Le di la mejor muestra al Dr. Phillips para el museo local nacional. Algunos de los esqueletos eran tan frágiles que se deshicieron en mis manos.
El ángulo facial de los cráneos estaba la mitad, el 75% y el espesor de la cubierta del cráneo, la frente y el hueso parietal era de un centímetro.
El siguiente de los esqueletos estaba cruelmente tejido de “Quillay”, no de lana, y algunas joyas de conchas.
Los inusuales signos que cubrían las piedras y las paredes de la cueva fueron ejecutados en colores rojos, negro y blanco.

El análisis químico revelaba que el rojo, así como el color negro, estaba compuesto de rojo de arcilla rica en hierro, y el blanco era hecho de caolín o ceniza.
La pregunta que surgió ¿Son esos signos de indios originarios o no?
A primera vista uno debería pensar que los signos vienen de las pirámides de la tierra y algunos han advertido por la decoración de las paredes de la caverna que son ellos. Pero ¿Para qué? Mas encima ¿por qué en tal inaccesible lugar?
¿Por qué debería el artista querer pintar sus signos en el cuello de esos lugares? ¿Qué uno podría sólo descansar hoy día con especiales andamios?
El lugar es tan inaccesible que yo no podría encontrar un lugar para poner mí cámara.

Los signos podían sólo haber estado pintados para una posición de tierra firme.
Debe haber estado firma a tierra al frente de la fachada del acantilado cuando los signos fueron hechos, y esa tierra firme más tarde se debe haber hundido en un abismo varios cientos de años atrás, porque crecieron en el barranco varios enormes cipreses y árboles de jabón (Quillaja Saponaria o Quillayes que son arboles nativos de la zona) de avanzada edad que han estado claramente dañados o destruidos por movimientos de la tierra.
Los esqueletos, junto con las joyas de concha y un tejido permiten suponer que los esqueletos eran muy viejos, por lo menos cientos de años espera.
Desde su construcción, los cráneos sólo podría haber pertenecido a la raza muy inteligente de los hombres, probablemente los antepasados de nuestros araucanos (Chile y el oeste Argentina).
Los cráneos y otros huesos muchos mostraban signos de herida había cicatrizado.
Desde su aparición, los signos se hicieron con los dedos de color o minerales que procedía de otro lugar, y se utiliza aquí.
En mi opinión, en vista de la ubicación y las condiciones en las que he encontrado estos signos, estos eran de origen canta indios, aunque su forma inusual se acordó de los egipcios antiguos en lugar de los araucanos.
La cueva fue llamada por la gente "La Casa Pintada", o una casa pintada.
En 1974, George F. Carter Sr., profesor de geografía en la Universidad Texas A & M, advirtió el artículo de Stolp, Barraclough (Barry) Fell, quien fue descifrar algunas entradas extrañas en el Océano Pacífico y en varias partes de las Américas. Carter pensó que el registro podría parecerse a los de la Polinesia. Estaba en lo cierto.
De acuerdo con la interpretación desarrollada por Barraclough Fell (Barry), los personajes de la inscripción hallada por Karl Stolp son los de la lengua antigua Libia, leer, alternativamente, una línea de izquierda y un [derecho a la "boustrophedon", como arados un campo, de uso frecuente ya veces Rune etrusca].
El Doctor Barraclough (Barry) Fell, es el autor de tal interpretación, profesor e investigador de la universidad de Harvard, Estados Unidos. Según él, naves libio-egipcias habrían pasado por estos lugares con la finalidad de circunnavegar frente a San Fernando “…buscando estos navegantes una salida hacia el Atlántico”.
Hay muchas interpretaciones que son dignas de destacar de la Casa Pintada de Tinguiririca,
Pero me queda la duda de que se haga un estudio actualizado de estas inscripciones ya que en Chile se disponen de medios y profesionales destacados como para realizar una investigación que esclarezca el misterio a través de una exhaustiva investigación, estaremos a la espera de ella, después que lean este artículo.
Fuentes:
(1): The Milton S. Eisenhower Library, the Johns Hopkins University, Baltimore.MD.21218.
(2): Alberto di Arecchi.
---

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal