sábado, 27 de marzo de 2010

Los colchagüinos toman en sus manos la reconstrucción patrimonial

http://www.emol.com/
Fecha: 27 de marzo de 2010

Magdalena Novoa V.



Mientras en Santiago la mayoría de los capitalinos recuperaron la cotidianidad después del terremoto, en varios pueblos y ciudades aún la destrucción y las tareas de aseo y reconstrucción son parte de las prioridades de cada mañana. Uno de ellos es Santa Cruz, en donde a primera hora del día no es raro ver al tradicional huaso colchagüino acumulando escombros, o ayudando a poner soportes para que las casas no se derrumben con las innumerables réplicas que aún sacuden a la zona.
Al recorrer el camino hacia la costa, los viñateros trabajan a toda máquina en una vendimia más silenciosa que otros años, sin tanta fiesta, pero con el compromiso de seguir adelante con la producción.
Cerca, la antigua estación de trenes de Colchagua, que sólo se reduce a un par de murallas con un techo que cubre el suelo, indica que hay mucho trabajo por hacer.
Y al llegar a Peralillo, el tradicional cuadro chileno de casas con corredores fue cambiado por imágenes grises y vacías, en que los terrenos baldíos y las retroexcavadoras revelan la magnitud de un desastre que cada día deja más huellas.
Gracias al temple de los chilenos, acostumbrados a tanta adversidad que impone la naturaleza, los colchagüinos ya están con todas la energías puestas para recuperar y levantar lo que el sismo dejó en el suelo.
Ya sean edificios públicos o casas patronales, los vecinos, dueños y empleados ya se pusieron el casco blanco y cada día se las ingenian para captar ayuda y recaudar todo lo necesario para reconstruir aquellos edificios que imprimen ese encanto tan chileno a Colchagua.





2Carlos Cardoen se pasea por la terraza del Hotel Santa Cruz Plaza, mientras detrás de él ingenieros van tomando nota de cada una de las medidas a realizar. Al llegar al Museo de Colchagua la situación es más delicada. La gran casa patronal que albergaba colecciones precolombinas no soportó la fuerza del sismo y su estructura quedó muy comprometida. "No se preocupen, esta casa deberá demolerse, pero voy a construir una respetando la forma, pero con otros materiales. La tecnología otorga algunos muy parecidos a los originales, y los hechos nos han demostrado que el adobe puede ser un criminal en potencia". Anuncia que va a aumentar la colección y exhibirá piezas tan sorprendentes como un tigre diente de sable o el esqueleto de un milodón. Y concluye, para dar ánimo, con una frase a la que le ha impuesto su sello: "De una tragedia se puede hacer una oportunidad".





4Pilar Jorquera va, desde el terremoto, casi todos los días a Peralillo y nunca deja de asombrarse ante la gran destrucción; con nostalgia recuerda aquellos lugares que fueron parte de su infancia y que hoy son sólo pedazos de tierra. Al reunirse con el alcalde, Gerardo Cornejo, ella le cuenta que ya están trabajando para reconstruir la estación de trenes. "Hay que salvarla, porque responde a la memoria de Peralillo... Aunque este sismo barrió con este pueblo, aún hay patrimonio salvable", explica el edil.



5El presidente de Viñas de Colchagua y director de Vinos de Chile, Mario Pablo Silva, cuenta que las viñas de la zona han reactivado sus operaciones, y se encuentran produciendo para cumplir sus contratos tanto en Chile como en el extranjero. "La infraestructura de las bodegas se vio afectada, sin embargo las pérdidas representan un 12,5% de la producción del año 2009", explica. Anuncia también que en un par de semanas algunas viñas de la zona reactivarán los tours. En la foto, junto a su señora, Andrea Castelblanco.




7Luis Allegretti llegó desde Europa hace nueve años en busca de un lugar tranquilo, cuenta entre risas y dice"¡irónico!". "Recorrí el mundo hasta que llegué a Santa Cruz, yaquí me quedé". Compró la Hacienda Santa Ana, una casa de finales de 1700 que perteneció al obispado de Teno. "Traje tierra de Italia para teñir los muros, cada una de las intervenciones fue hechacon mucha dedicación. Decoré con una gran colección de Oriente, todo con el fin de hacer de este lugar un hotel y restaurante de excelencia", explica. Con el terremoto,no sólo la casa, sino una parte de su colección resultaron gravemente dañadas. Pero esto no asustó a Allegretti: "La voy a arreglar, el proyecto sigue adelante. Es impresionante la voluntad, el espíritu de los chilenos, les sacó el sombrero y aquí me quedo", concluye.






9Con el objetivo de unir fuerzas para reconstruir aquellos edificios que forman parte de la historia y la memoria de Colchagua, un grupo de empresarios y habitantes de la zona formaron la Corporación Patrimonio de Colchagua -que por el momento recibirá donaciones a través de la Fundación Chile Profundo-. El objetivo es conseguir fondos tanto en Chile como en el extranjero para levantar aquellos edificios emblemáticos de la zona y devolverle la fachada y el espíritu coloniala la Región de O'Higgins. Sentados: Cecilia García-Huidobro, Patricio Eguiguren, Hernán Vicuña, PilarJorquera, Miguel González y Liliana Casas-Cordero. Parados: Luis Allegretti, José Tomás Errázuriz, Jorge Errázuriz, Andrés Balmaceda y Cristián Hartwig. Para mayor información visitar la página web: http://www.patrimoniodecolchagua.cl/



10"Lo que me da pena es que la historia familiar y de tu infancia se cayó", cuenta Soledad Correa al recorrer los acopios de tejas -muy comunes en la zona por estos días-de la Ha-cienda Lolol. Desde la pieza donde durmió cada verano, explica:"Mira, a pesar de la gran pérdida de materiales y de vidas, algomuy bueno resultó de este gran desastre y es ver cómo el com-promiso y la solidaridad unieron a esta familia, en especial enayuda por los más afectados".





11La Hacienda Calleuque es una de las propiedades patronales que menos daños sufrieron en Colchagua, cuenta ElíasValdés U. "Esta casa es de la época de los jesuitas; se le hanhecho muy pocas modificaciones, es decir, las ventanas y puertas siguen siendo las mismas de época y están todas en su lugar, lo que a mi juicio ayudó a mantener la estructura firme y sostuvo el adobe. Sólo se cayeron los estucos, algunas bodegas quedaron en mal estado y gran parte de la iglesia quedó destruida -que anecdóticamente hace un par de meses había terminado de reconstruir desde el terremoto del 85-", explica. Pero esta casa es el centro neurálgico de su familia durante el verano y los fines de semana largos, por lo tanto Elías tiene claro que pronto comienzan los trabajos de reconstrucción, o si no "mi familia me mata", dice.



13 La parroquia de La Santa Cruz -con más detres siglos- cuya construcción blanca, conmás de 158años, no resistió el terremoto y por ello sus muros serán derrumbados, ya que son un peligro para la comunidad. El padre Juan Carlos Urreacuenta que lo único que quedó en pie fue el Cristo del altar. "Viene la reconstrucción en camino,contamos con todo el cemento de la empresa Bío-Bío y el fierro de la Compañía de Aceros del Pacífico gratis, una gran donación".





15 Francisco Javier Errázuriz y Yolanda Correa se casaron, formaron su familia, vieron crecer a sus hijos y nacer a sus nietos en la Hacienda Peralillo. "Esta casa siempre mantuvo cada uno de los espacios tradicionales de una residencia patronal. Tenía alacena, capilla y un gran comedor. Todo este ambiente contagió nuestro estilo de vida, reviviendo hábitos del siglo pasado, como la misa diaria",recuerda Yolanda, quien destaca que a pesar de toda la tragedia hay otros aspectos que han surgido: "Nuestros amigos han sido el rostro de Dios durante estos días", concluye.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal