martes, 1 de noviembre de 2011

Tras el terremoto, las habitaciones de los "Cuadrúpedos" de Pencahue están que se caen

www-lacuarta.cl
Martes 1 de Noviembre de 2011

¡Están como la mona!
Tras el terremoto, las habitaciones de los "Cuadrúpedos" de Pencahue están que se caen y sus camas están podridas por la orina.

Por José Pinto y Sebastián Foncea | 01.11.2011

Un par de semanas después de que el mundo se estremeciera por el descubrimiento de los cinco hermanos turcos que caminaban con sus cuatro extremidades, a comienzos del 2006, dimos con tres chilenos de similar condición.



En una humilde parcela de Pencahue, en la región de O'Higgins, crecieron escondidos de los curiosos Luisa del Carmen (59), Juan Antonio (52) y Marisol Quintana Reyes (47).

Los chiquillos de la comuna de San Vicente de Tagua Tagua sufren retardo mental, se comunican principalmente con gestos y se desplazan con las manos y los pies.

Desde que sus padres envejecieron (y luego fallecieron) son cuidados por su hermana Dorila, quien se espantó hace cinco años cuando su casa se llenó de periodistas y copuchentos debido al interés que despertó la patología que sufren sus regalones.

Para la mujer, sus hermanos son unos niños que felices juegan con los animales del campo y ven tele. Su drama es que el lote vive del sueldo de su marido que gana el mínimo como temporero, y de las pensiones de gracia de los chiquillos.

El terremoto del año pasado azotó fuerte la región y su casa quedó a medio morir saltando. "Ellos necesitan con urgencia dos piezas de madera para que tengan un dormitorio en buenas condiciones, hay peligro de que las paredes se les caigan encima", suplicó.

Otro problema que complica a Dorila es que dos de sus niños pasan el río durante la noche y por eso sus camas están casi completamente podridas.

"Necesitan unas nuevas porque las que tienen están en malas condiciones porque Juan y Luisa se orinan y a nosotros no nos alcanza para cambiarlas", confesó.

Dorila está agradecida de la muni que todos los meses se raja con provisiones y con los alumnos de un colegio que les regalaron un baño, pero de casi todo y con casi todos está choreada.

Más de 15 años dedicada exclusivamente al cuidado de sus hermanos la tienen con la moral baja. También está decepcionada de toda la gente e instituciones que aparecieron cuando la condición de los cuadrúpedos de Pencahue se hizo conocida, y ahora brillan por su ausencia.

"La situación ya pasó al olvido de las autoridades y de todos. Mis hermanos fueron mostrados por muchos programas de televisión y aquí estamos, más viejos y en las mismas condiciones que el primer día que se hicieron famosos".

A Dorila le dio un poco de envidia que José Luis Díaz Soto (que lleva 30 años postrado de guata) fuera visitado por el ministro de Mideplan.

"Yo le digo al señor Joaquín Lavín, acá son tres y esperamos que venga a conocerlos. Todos prometieron ayuda y aquí usted ve como están: mal".

¡FUERON TRATADOS COMO ANIMALES DE UN CIRCO!

Nuestro periodista Manuel Vega (QEPD) compartió con la familia Quintana cuando se hizo conocida su historia y criticó que algunos medios armaran un circo a su alrededor.

Contó que entonces Dorila levantó una trinchera fortificada para proteger a los enfermos de la curiosidad malsana y circense de algunos medios de comunicación que, apenas circuló la noticia, se dejaron caer como jotes.

El caso también llamó la atención de un programa de ¡Animales!

Con justificado hastío la mujer a cargo de sus hermanos les gritó a los más sapos. "Váyanse a la c... si creen que mis hermanos son unos payasos, o unos animales exóticos, se equivocan. Ellos no pueden salir de aquí".

La situación se fue al cerdo cuando unos periodistas que deben haber comprado su cartón en una imprenta, se acercaron a la casa de los Quintana y al ver cómo se desplazaban los "cuadrúpedos" exclamaron: "¡Acá están los fenómenos... y hasta tienen pelo!".

Dorila se choreó y cerró las puertas, hasta ahora que nos recibió.

LES FALTÓ TRATAMIENTO Y ESTIMULACIÓN

El caso de los hermanos de Pencahue también lo reporteó hace 5 años el programa Diagnóstico de Canal 13.

Marisol Quintana fue la chiquilla que más colaboró con los profesionales de la salud que el espacio puso a disposición de los "cuadrúpedos".

La hermana menor viajó por primera vez en su vida a Santiago junto a Dorila. En la capital fue sometida a exámenes intelectuales y físicos con el fin de determinar si podría llegar a caminar en sus dos pies con un tratamiento de rehabilitación.

En sólo un mes de trabajo kinesiológico Marisol evidenció grandes avances. En el programa constataron que podía permanecer parada más tiempo y se animaba a caminar erguida con la ayuda de un burrito, pero el tratamiento se interrumpió porque falleció su mamá víctima de Parkinson y debió volver a la casa y al suelo.

TURCOS PUSIERON DE CABEZA A LOS CIENTÍFICOS

En marzo del 2006 el mundo se detuvo por un segundo porque en una remota aldea de Turquía científicos descubrieron a cinco hermanos que caminaban en cuatro patitas.

Un médico se dio cuenta de la importancia del grupo que tiene un vocabulario que no supera las cien palabras, por eso se puso en contacto con Uner Tan, un fisiólogo que bautizó con su nombre a la enfermedad de los "cuadrúpedos".

Al principio la comunidad científica quedó extasiada porque existía la posibilidad de que los hermanos fueran el famoso eslabón perdido que permitiría completar el camino de la evolución del hombre.

El síndrome se manifiesta por caminar en cuatro, poseer un lenguaje reducido, un grave retraso mental, una reducida conciencia de sí mismos, y una postura habitual encorvada con la cabeza inclinada.

A diferencia de nuestros amigos, ellos usan zapatos en las manos debido a que su hábitat es muy pedregoso, pero en casi todo son muy parecidos.

---

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal