viernes, 7 de agosto de 2009

Recorriendo Chile: San Fernando




San Fernando

Desde 1800 esta ciudad se distingue por sus iglesias y su pasado ligado a Manuel Rodríguez...



Corría el año 1800 y con tan sólo mil doscientos habitantes aproximadamente, se designa al lugar con el nombre que llegaría hasta nuestros días: San Fernando de Buena Vista.. Durante esa época, había tres pulperías, un aserradero, una tahona (donde se molían las espigas de trigo para preparar la harina y después hacer pan), el cementerio y la capilla. La gente vivía para sus trabajos y el Virrey se preocupó especialmente de dejar valiosas obras que se mantienen hasta el día de hoy.

San Fernando posee un clima templado, con temperaturas bien marcadas en cada época del año. Para llegar, sólo basta tomar el metrotren con destino a San Fernando, donde se recorre un refrescante viaje, en el cual se van conociendo las diferentes localidades de la VI región.

Al llegar a este lugar se sorprenderá con sus calles anchas, la variedad de comercio y sus iglesias que datan del año 1800, las cuales se visualizan desde lejos.

El Templo de San Francisco


En la Avenida Manuel Rodríguez, esquina calle Valdivia se encuentra este templo franciscano. Su alta cúpula se divisa desde las entradas norte y sur. Los jesuitas fueron los iniciadores del primitivo templo barroco de perfecta arquitectura, el cual ha vivido los diferentes procesos a lo largo de su vida, como derrumbes causados por fuertes temporales, restauraciones y renovaciones, pero se logra mantener de pie para demostrar a la comunidad el valor de su pasado.

La comunidad franciscana había llegado a San Fernando en los alrededores de la fundación de la ciudad, procedentes de Malloa y construyeron las iglesias que adornan la ciudad, además de oficinas y grandes casonas donde hoy funcionan colegios.

Monumento a Manuel Rodríguez

La pequeña plaza que se ubica justo al frente posee el Monumento a Manuel Rodríguez, en honor al guerrillero y patriota, quien fuera primera autoridad de la ciudad. El monumento que adorna la plazoleta fue instalado en 1910, precisamente en ese mismo lugar fueron ahorcados los patriotas que lucharon por la independencia.

Giran muchas historias en torno a este monumento, uno de ellos es el túnel que lo cruza que va desde la Iglesia San Francisco, al frente, hasta el museo casa Lircunlauta y finalmente hasta la Pileta de la Plaza de Armas. Mito o realidad, es cosa de sólo sentarse un rato en este cómodo escenario para compartir y descansar, con un paisaje que tiene como protagonista a la historia la cual se enriquece con los tiempos actuales, complementado con suaves brisas de aire fresco.



Transformación de la fachada Parroquia de San Fernando Rey desde años 40's a nuestros dias

Otra Iglesia Parroquial, situada en la actual plaza principal es la Parroquia de San Fernando Rey, que se ubica en el extremo sur-oriente del parque. Es conocida por sus reliquias, que se mantienen hasta el día de hoy, como los primeros libros parroquiales de casamientos, bautizos y entierros.

Conociéndola por dentro, destacan sus mezclas de texturas, madera, mármol, vitrales, en el que se presentan distintas figuras para contemplar, como la figura de San Fernando patrono de la comuna, que data del año 1959 y el altar de piedra rosada, elaborada en Pelequén.

Sus fuertes campanas fueron adquiridas en el año 1897, obras que han contribuído a embellecer y mantener este templo parroquial, donde la presencia de treinta y seis párrocos han servido a la comunidad en general. El sacrificio de los feligreses se evidencia cuando se conmemoran las distintas fiestas religiosas del mundo católico y las personas que visitan pueden trasladarse a un sitio mágico, en el que los colores y la luz se sumergen en un ambiente de delicada armonía.

El Día que Me Quieras
Todo lo que hay en San Fernando es de gran importancia. Se han hecho hartos milagros para conservar su arquitectura de lujo y otro de sus emblemas es la Plaza de Armas.

En este lugar, el amor aflora por inercia. Las palomas vuelan libres posándose en la pileta. Los colores de las flores, los árboles y el atardecer, forman una sinfonía. La gente pasa, se detiene, piden deseos a la pileta y las ilusiones

afloran dichosas.

Liceo de Hombres Neandro Schilling


La pileta, que ve la Luna en las noches de verano, fue adquirida en París y se instaló en la plaza en la época de 1870. Hoy es un punto de encuentro para esperar un momento grato y para seguir conociendo sus alrededores coloniales, que han sido declarados monumentos históricos como es el caso del Liceo de Hombres Neandro Schilling, el cual se encuentra al frente de la Plaza de Armas.

Capilla del Hospital San Juan de Dios de San Fernando y vista lateral desde el patio interior del mismo


Museo y Casa Lircunlauta


Caminar por los alrededores de San Fernando es encontrarse con un museo al aire libre, donde los monumentos de distintos tamaños ejercen un atractivo especial y a través de su arquitectura se conoce una ciudad que aporta experiencias de vida diferentes.

VER GALERÍA DE FOTOS
Por Paula Orellana






Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal