sábado, 15 de agosto de 2009

La Punta: Expresión de refinamiento y belleza

VIVIENDA Y DECORACIÓN
Sábado 23 de Abril de 2005


1- En la magnífica casa de La Punta se mezclan elementos de los estilos normando e italiano. Se trata de una construcción asimétrica, dividida en dos alas por un mirador que remata en una torre.
Foto:José Luis Rissetti
2- En el parque, que tiene más de 40 hectáreas, se encuentran fuentes de agua y diversos elementos decorativos.
Foto:José Luis Rissetti


3- Un portal con leones a ambos lados fue la antigua entrada a la casa. Su actual propietario lo conservó, pero agrandó el parque hasta el camino.
Foto:José Luis Rissetti
4- También construyó tranques donde hay flamencos, grullas, patos y cisnes.
Foto:José Luis Rissetti


A 47 km de Santiago, en la comuna de San Francisco de Mostazal, se encuentra esta magnífica casa proyectada por Alberto Cruz Montt a comienzos del siglo XX y presidida por un hermoso parque diseñado por el paisajista francés George Dubois. Su propietario, un amante del patrimonio, se ha preocupado de restaurarla, recuperar su mobiliario original y complementar los espacios con importantes piezas de época, logrando así un conjunto excepcional.

Texto, Beatriz Montero Ward / Producción, Paula Fernández T. / Fotografías, José Luis Rissetti

La historia de la casa del fundo La Punta, ubicado en la comuna de San Francisco de Mostazal en la VI Región, se remonta a comienzos del siglo XX cuando los propietarios de entonces le encargaron al arquitecto Alberto Cruz Montt, muy en boga en la época, la construcción de una vivienda de agrado, de tres pisos y un mirador, con una importante entrada, gran comedor y amplios salones.

5- Vista de la fachada posterior, antecedida por el jardín italiano.
Foto:José Luis Rissetti
6- Los muebles de este dormitorio son originales de la residencia. Su propietario se los adjudicó en el remate que hizo la sucesión de los primeros dueños de La Punta.
Foto:José Luis Rissetti


Siguiendo el estilo imperante en aquellos días, Cruz Montt dio origen a una especie de villa, de arquitectura ecléctica, en la que se mezclan el estilo normando y el italiano, con balaustradas en las terrazas, coronaciones en los techos, bow windows y diversos elementos ornamentales. Se trata de una edificación asimétrica cuyas alas, divididas por una torre que no está centrada, presentan características diferentes pero que en su conjunto mantienen una perfecta unidad.

Los interiores de la casa de 3.000 m2, entera levantada en adobe, fueron trabajados con finas maderas; los muros de toda la planta baja se cubrieron con un lino francés con flores de lis y los cielos, con lonas pintadas. Cruz Montt complementó este proyecto creando parte del mobiliario, como el del comedor, el hall de entrada y la sala de billar, que sigue las mismas líneas verticales de las terminaciones.

1- El comedor de diario es el espacio donde se guardan copas y vajillas. La lámpara es una importante pieza de fierro y cobre, que originalmente funcionaba a gas acetileno.
Foto:José Luis Rissetti
2- Todo el mobiliario y cortinajes del salón amarillo lo adquirió el propietario en el remate de una casa de calle Carrera, en Santiago.
Foto:José Luis Rissetti

1- Gran parte de los muebles del salón rojo, pertenecieron a la familia del dueño de casa. Sobre el sofá se aprecian dos antiguos chales de Cachemira.
Foto:José Luis Rissetti

El diseño del parque de cuatro hectáreas estuvo a cargo del paisajista francés George Dubois, el mismo que realizó el del Parque Forestal, y cuyo elemento central es una laguna con una isla a la cual se accede a través de un puente con barandas que imitan rústicos troncos.

A partir de la década de los 50 la propiedad que incluía la casa, el parque y 500 hectáreas, quedó en manos de una sucesión de herederos y fue cayendo paulatinamente en el deterioro y abandono. En 1980 la compró su actual propietario, un hombre ligado a la agricultura y de gran sensibilidad estética, quien en ese momento buscaba una casa de campo que le recordara su infancia en los fundos de sus abuelos y sus padres.

- Quería revivir esa época cuenta y entonces en mi cabeza daba vuelta la idea de una casa chilena en la zona central, a no más de 100 km de Santiago. Un amigo me contó que se vendía La Punta y yo, que la conocía, le dije que no era lo que andaba buscando, pero igual la vinimos a ver. Impactante, sobria, elegante, pero estaba hecha un desastre, muy venida a menos. En una segunda visita descubrí que me tenía que quedar con ella. Viajé con otro amigo y mientras recorríamos lo que quedaba de parque le pedimos al cuidador que abriera todas las persianas. Cuando oí el sonido que se producía al descorrer las trancas de fierro y ver cómo el sol de la tarde entraba por las ventanas, me transporté de inmediato a mi niñez y me fasciné.

En ese momento comenzó su aventura por devolverle a la construcción su antiguo esplendor, mejorar y agrandar el parque y comprar las tierras aledañas para formar un fundo y trabajarlo. Su primera tarea fue arreglar el techo, reponer todas las coronaciones con otras que había comprado pertenecientes a la Hacienda Callejones en Graneros y mejorar la parte eléctrica. Pero el terremoto de 1985 lo obligó a hacer reparaciones mayores y con la ayuda del constructor Fernando Puga Forteza y de fotografías antiguas reconstituyó incluso la torre menor del minarete que había desaparecido mucho antes de él adquirir la propiedad. Asimismo, con gran prolijidad y la cooperación de la escultora Ximena Buron reparó las telas de los muros, y convirtió las bodegas y chancheras en una sala de música, una capilla y una cochera.

5- En lo que fue una bodega levantó una capilla, cuyo pórtico de entrada compró en la demolición de una casona de calle Santo Domingo, en Santiago.
Foto:José Luis Rissetti


El recinto que transformó en sala de música, de gruesas paredes de adobe, se encontraba entonces sin techo. Él lo reconstruyó y cubrió el cielo con uno de lona finamente pintado que perteneció a la casa del fundo La Capilla en Quillota, propiedad de sus abuelos que había terminado por caerse con el terremoto de 1970. En una de las visitas del tenor Plácido Domingo a Chile fue invitado a La Punta y quedó tan maravillado con el lugar y la magnífica acústica de esta sala, que le pidió al dueño autorización para cantar y poder escuchar su voz allí.

Pero al comprar la casa se preocupó también de adquirir lo que quedaba de su mobiliario original y de adjudicarse lo que fue rematado por la sucesión de sus primeros dueños. A eso agregó muebles, cuadros de pintores chilenos y europeos, y objetos que pertenecieron tanto a La Capilla como a Lo Encañado, fundo que fue de sus padres, y cientos de otras piezas que con el tiempo ha ido comprando en diversas subastas.

3- Diversas esculturas le imprimen un carácter especial al parque.
Foto:José Luis Rissetti
4- El campo tiene un criadero de caballos árabes y las caballerizas forman parte del conjunto.
Foto:José Luis Rissetti


El parque ha sido otra de sus constantes preocupaciones. Después de recuperar el existente de seis hectáreas se ocupó de ampliarlo hasta el portón de entrada que da al camino, de plantar especies nativas y de construir dos grandes estanques donde habitan patos, cisnes y flamencos. Pero además, ha decorado los paseos con diversas piezas ornamentales, fuentes y pilas de agua otorgándole al conjunto un carácter único y de gran belleza estética.


6- Diversas aves habitan este lugar, entre ellas un buen número de pavos reales.
Foto:José Luis Rissetti
7- La laguna con una isla es el elemento principal del parque y a ella se accede a través de un puente con barandas que imitan rústicos troncos.
Foto:José Luis Rissetti


- Para mí esta casa es un orgullo. Yo he tratado de darle no sólo vida sino también una connotación espiritual. Este es un lugar de trabajo, pero también de recogimiento, de silencio, de contemplación- explica.

En la actualidad La Punta tiene plantaciones de uva de mesa y peras de exportación, además de un criadero de caballos árabes y de las razas Falabella y Hackney. "El parque que hoy tiene 40 hectáreas se ha caracterizado hace más de un siglo por la existencia de un gran número de manantiales que brotan por todas partes, que fluyen desde el interior de la tierra. Existe uno denominado La Milagrosa, justamente por las propiedades curativas de sus aguas, al cual viene la gente con botellas y bidones a buscarla", cuenta el dueño de casa, quien ya tiene un proyecto en mente en relación al tema.


1- Una gran cantidad de tinajas coloniales se encuentran en este lugar, hecho entero en adobe por el dueño actual. Allí el elemento central es una pila cuya agua rebalsa en una acequia.
Foto:José Luis Rissetti
2- En la terraza, un antiguo conjunto de mesa y sillas de fierro inglesas. La mesa está puesta con un servicio de porcelana y copas de cristal de Bacarat.
Foto:José Luis Rissetti



La galería, que conserva sus baldosas originales, mira hacia el jardín italiano, en la parte posterior de la casa.
Foto:José Luis Rissetti


2- La sala de billar, que incluye un gran estar, es uno de los espacios más usados de esta casa.
Foto:José Luis Rissetti
3- Todo el mobiliario del comedor fue diseñado y fabricado por Alberto Cruz Montt y sigue las mismas líneas rectas de las terminaciones interiores de la residencia.
Foto:José Luis Rissetti

1- Detalle del mueble que sirve para llevar la cuenta del juego de billar. A ambos lados de él se dispusieron sillas de Viena.
Foto:José Luis Rissetti
2- Los baños se conservan con sus artefactos y muebles originales.
Foto:José Luis Rissetti

3- El hall de entrada, también denominado sala de armas, está decorado con armaduras y trofeos de caza embalsamados. Foto:José Luis Rissetti
4- En el segundo piso se ubica este oratorio, que incluye reclinatorios e imágenes religiosas.
Foto:José Luis Rissetti

---
OTRAS OBRAS DE DUBOIS


JARDINES DEL EX CONGRESO NACIONAL



Ex Congreso Nacional, un edificio con historia.

Tanto el edificio que albergaba al Congreso Nacional como sus jardines fueron declarados Monumento Nacional el 15 de Julio de 1976. Este Congreso es el cuarto más antiguo del mundo, en la actualidad posee en su biblioteca parte de los libros consultados por los miembros de ambas Cámaras, es lugar de reuniones de parlamentarios y en su Salón de Honor se realizan importantes nombramientos.

PARQUE FORESTAL



Su construcción comenzó en 1893 y fue obra del arquitecto francés Jorge Dubois. El resultado final fueron 12 áreas de extensión que tienen entre su vegetación autóctona especies como peumos, palmeras, araucarias, quillayes y otras foráneas, como ceibos, magnolios, acacias y paulonias.
Una serie de monumentos engalanan el paseo, tales como el de Rubén Darío, el de los Escritores de la Independencia, la Fuente Alemana, los bustos a Bartolomé Mitre y Cristóbal Colón y la escultura al Dios Pan, entre los más destacados.
Todo este emplazamiento se vio beneficiado con obras que ahora albergan gran parte de la actividad cultural de la capital: el Museo Palacio Bellas Artes, la Estación Mapocho y el Palacio Bruna.
El parque fue declarado Zona Típica en 1997.
Ubicación: Ribera Sur río Mapocho entre Plaza Baquedano y Plaza Prat
---
Quien tuvo la idea de aprovechar urbanísticamente la ribera sur del río Mapocho en el centro de Santiago fue el abogado Paulino Alfonso, que se propuso materializar allí un parque público hace poco más de 100 años. El asunto lo analizaron las autoridades metropolitanas y así fue como el intendente de la época, Enrique Cousiño, le encargó el proyecto al destacado arquitecto francés George Dubois.
El parque tiene doce hectáreas, desde Plaza Italia hasta el sector del Mercado Central, y en su interior se han plantado miles de magníficas especies arbóreas, tanto autóctonas como foráneas. En 1910 se emplazó en el lugar el Museo de Bellas Artes, proyectado por el arquitecto Emilio Jecquier. En distintas fechas se han instalado otros monumentos y esculturas que le dan realce a este importante pulmón verde que oxigena y captura el dañino dióxido de carbono.

---

Guillermo Renner
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Guillermo Renner, nacido como Guillaume Renner ( * Mulhouse, Alsacia, Francia, 1843 - † Santiago, Chile, 28 de junio de 1924), fue un paisajista francés que construyó numerosos parques urbanos y jardines en la zona central de Chile a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Biografía
En 1867 se realizó la Exposición Universal de París, donde, entre otras cosas, se mostraban las últimas tendencias en arquitectura y paisajismo. Esta exposición permitió que diversos países conocieran el trabajo de los profesionales franceses y los contactaran. De esa manera, Charles Thays viajó a Argentina para transformarse en Director de Paseos y participar, posteriormente, en la arborización del Cerro San Cristóbal de Santiago de Chile; Jean-Claude Forestier se dedicó al plan urbanístico de Cuba y Édouard-François André viajó a realizar una labor similar en Uruguay. Para Guillermo Renner significó la posibilidad de dar a conocer su trabajo en otras latitudes y su posterior venida a Chile. Luego, sin embargo, según informan algunas crónicas del siglo XIX, Renner luchó en la Guerra Franco-Prusiana e incluso habría sido herido en la Batalla de Sedán.

El crítico literario chileno Hernán Díaz Arrieta, Alone, relató este episodio de la vida de Renner en un artículo:

"Después de reponerse de sus heridas, viéndose arruinado, con su tierra natal en poder del enemigo, aceptó una propuesta que le hicieran en Chile, pese a que ya le habían ofrecido otro empleo en la India francesa y que había vacilado entre irse a México o Argentina. Acá vino a crear el arte de los jardines, desconocido antaño"

Hernán Díaz Arrieta, El Mercurio, 1966
Aunque se ignora si fue invitado por el Intendente de Santiago Benjamín Vicuña Mackenna o por el empresario y filántropo Luis Cousiño Squella, Renner llegó a Chile en 1873. El Intendente lo nombró Director General de Plantaciones de Santiago, para que, según relata Eugenio Orrego Vicuña en Vicuña Mackenna: chileno de siempre, se crearan "grandes espacios que provocaran embellecimiento en la ciudad y también su higienización, cosas del todo desconocidas entre los conquistadores".

Renner instaló su oficina frente al Museo de Bellas Artes de Santiago, en la edificación que hoy se conoce como El Castillito. Se casó con Rosa Arriagada Montt, nieta del presidente de la República Manuel Montt Torres, el 2 de mayo de 1874. Tuvieron varios hijos, de los que sólo sobrevivieron Berta, Ester, Elisa, Víctor Guillermo y Jorge.

"[Renner] vivía en el Criadero Municipal de Árboles, detrás de un bosquete en el Parque Cousiño, en una casita edificada por sus propias manos, pieza por pieza, a medida que iba aumentando la familia"

Hernán Díaz Arrieta, El Mercurio, 1966
Posteriormente fue nombrado Director de Jardines de Santiago y del Criadero Municipal de Plantas.

A pesar de que no dejó obras en su natal Francia, Renner construyó numerosos jardines y parques públicos y privados solicitados tanto por las autoridades como por las familias adineradas en Chile: Diseñó el Parque Cousiño, actual Parque O'Higgins; intervino, junto a Jorge Dubois, el Parque Forestal; creó los jardines del ex Congreso Nacional, los del Club Hípico junto con una pileta, los del Palacio Cousiño y el Parque Lota (1885-1898); remodeló la Plaza de Armas de Santiago (1896, donde diseñó un jardín irregular con araucarias, cedros, ceibos, encinas, palmeras y pataguas) y la Plaza de Armas San Agustín de Talca y se encargó de la transformación del Cerro Santa Lucía en un parque público; diseñó los parques de las casas patronales de las viñas Concha y Toro (en Pirque) (1883), Cousiño Macul (en Quilín) y Santa Rita (en Alto Jahuel) (1882-1885) y los jardines de muchas haciendas privadas, como Lo Águila (1890), Bucalemu (1875, junto a Claudio Vicuña), Los Callejones (1890), Llano Subercaseaux, Las Majadas (en Pirque) (1910) y Peñaflor.

Hernán Díaz Arrieta, que lo entrevistó en 1912 mientras construía los jardines del ex Congreso Nacional, lo consideró "el padre de los jardines nacionales; hombre que dejó escuela y una tradición fecunda".

Guillermo Renner murió en Santiago el 28 de junio de 1924.

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal