lunes, 7 de septiembre de 2009

TRAS EL LENTE DE LA CÁMARA MINUTERA

www.dibam.cl

A propósito del Día Nacional de la Fotografía, el Archivo Fotográfico de la Universidad de Concepción ha diseñado una actividad cuyo objetivo es reeditar una práctica ampliamente difundida en nuestro país durante la primera mitad del Siglo XX, la del FOTÓGRAFO MINUTERO. La orientación de dicha actividad será de carácter educativo, priorizará la formación de público escolar y generará espacios de participación de la comunidad en general. Una de las actividades que se incluyen en el programa de celebración es la muestra "Sonría por favor...tras el lente de la cámara minutera", que se exhibirá en el nuestro salón auditorio desde el 19 de agosto hasta el 6 de septiembre de este año.

Conmemoración del Día de la Fotografía
Durante el mes de agosto se conmemora en todo el mundo un nuevo aniversario de la invención de la fotografía. Un 19 de agosto de 1839, Louis Jacques Mandé Daguerre, “el inventor” legitimaba su descubrimiento ante el mundo.
Antes que todo, la importancia de conmemorar estos 170 años de historia radica en aplaudir un hecho técnico que propició insospechadas y dinámicas formas de abordar e interpretar la realidad. A partir de un principio físico elemental, el de la formación de imágenes, la fotografía impuso avances técnicos sin precedentes.

¿Qué es la fotografía minutera?
El fotógrafo minutero Manuel López García señala: “Aproximadamente, en el año 1910 aparece la fotografía minutera en Chile y fue mediante éste mecanismo que la fotografía se democratizo y salió a los lugares públicos para tener un registro de la ciudadanía en su vida cotidiana. La fotografía minutera fue muy popular hasta los años 70 del siglo XX, con la aparición de las nuevas tecnologías fotográficas, se disipó en la noche de los tiempos sin estar apenas documentada. El lugar de trabajo de los "minuteros" como solía llamarse a los fotógrafos callejeros, podía ser tanto el Muelle, las Plazas, Parques, miradores y paseos. Al ir de paseo a Viña del Mar, los encontrábamos frente al reloj de flores, con su vieja cámara de cajón montada sobre un trípode. El pregón para atraer clientes era ¨Foto al Minuto¨ debido a que fotografiar era cuestión de un par de minutos. El atuendo consistía en una impecable cotona blanca y un sombrero según la usanza de la época. La orden para realizar la toma era miren el pajarito, con esto el retratado prestaba atención al fotógrafo y permanecía quieto el tiempo necesario para la toma, sobre la cámara se posaba un loro que acompañaba al fotógrafo y sacaba papeles de la suerte. Una vez tomada la foto, el fotógrafo aconsejaba al marino que lucía orgulloso su uniforme, o a la pareja de novios, que llevaran la copia en la mano hasta que se secara bien. Y así se alejaban, tomando la foto por una punta y agitándola suavemente. Algunos fotógrafos de plaza iluminaban las fotos pintándolas con colores rosados, celestes, verdes, tierras o amarillos. Otros estaban acompañados por un caballito de madera, o con muñecos de personajes conocidos, intentado atraer el interés de los más chicos, o con grandes telones donde el retratado introducía solo su cabeza por un orificio simulando ser un aviador despegando desde las torpederas, en el medio de la mar u otros motivos alegóricos".

Participan en las actividades conmemorativas del Día Nacional de la Fotografía, las siguientes instituciones:
El Consejo Regional de la Cultura y las Artes, Archivo Fotográfico Universidad de Concepción, Departamento Artes Plásticas Universidad de Concepción, Colectivo “Concepción Fotográfica, Museo de Historia Natural de Concepción, Archivo de Cultura Tradicional de la Corporación Cultural Artistas del Acero, Centro Nacional del Patrimonio Fotográfico, Archivo Fotográfico Digital de El Monte. Programa Talentos U de C, Colegio Concepción San Pedro (Campus Villa), Escuela Irene Frei, Liceo Ríos de Chile de Lirquén.
---

Viernes 23 de enero de 2009

Por Sofía Fernández / La Nación
OFICIOS DEL PASADO

El fotógrafo de plaza


Luis Maldonado heredó de su padre el arte de la caja negra. Hasta su hijo le ha pedido que se retire, pero Luis no quiere y es que no puede aceptar que la tradición familiar y tantos conocimientos acumulados se pierdan.

Les llamaban minuteros porque ofrecían entregar la foto en un minuto. Pero no era verdad. Tenían que usar toda su verborrea y echar mano a sus mejores anécdotas para que los fotografiados no se dieran cuenta de que el minuto se convertiría en dos, tres, cinco minutos y que a los diez recién podían llevarse la flamante foto sobre el clásico caballito de madera.

En la década de los ’40 y ’50, sacarse una foto de cajón era un deber cívico. "La gente llegaba con su mejor tenida dominguera, el pelo engominado y los zapatos lustrados, para posar", cuenta Luis Maldonado (40 años), fotógrafo de la Plaza de Armas de Santiago. Entonces tenía 7 años y correteaba por esa plaza, mientras su padre debía hacer frente a la fila de gente que quería retratarse con una cámara Contaflux: la misma con la que él aprendió el oficio.

¿Los secretos? Los obtuvo de las tertulias en El Quijote con los fotógrafos más viejos. Entre vino y vino ellos "soltaban" sus trucos. "Que un camuflado escupo le quitaba el brillo al negativo; que si salía mala le decían al cliente que se movió... en fin".

Hoy no usa la Contaflux. Se la robaron en la mismísima plaza. Por obra del destino, desde Talca le llegó una cámara de cajón, con más de 60 años. Claro que le tuvo que cambiar el lente, arreglar el diafragma y casi armarla de nuevo.

Trabajar con ella es todo un arte: es una caja negra con un agujero donde está el lente y un chasis que sostiene al papel fotosensible. Mirando desde dentro de la cámara a su objetivo, enfoca con un trozo de vidrio esmerilado. Luis lo destapa y un conteo mental de dos o tres segundos hace las veces de obturador. La luz entra por el agujero y plasma la imagen directamente sobre el papel. Luis introduce una mano por una manga de tela adherida a la caja. A tientas, saca el papel lo pasa por el revelador, luego lo seca, lo lava y lo vuelve a introducir, esta vez al fijador. ¡Y listo!

Pese al detalle de su trabajo, Luis dice que a la gente ya no le gusta tanto ese sistema. "Prefieren las cámaras digitales porque pueden revisar si les gustó la foto y pedir que la repitan".

Hace unos años, por una de esas coincidencias de la vida, conoció a una artista plástica que lo llevó a fotografiar la Bienal de Venecia. Intentaban retratar el encuentro entre la modernidad y el pasado. "Esas cosas me incentivan a seguir", señala.

Porque en el día a día, siente que no valoran su trabajo. Algunos paseantes se suben a los caballos sin permiso y se toman fotos con celulares o cámaras propias. "Una falta de respeto", se queja.

Hasta su hijo le ha pedido que se retire, pero Luis no quiere y es que no puede aceptar que la tradición familiar y tantos conocimientos acumulados se pierdan.

Pero el dinero apremia. Si antes se hacia 150 lucas en un fin de semana, ahora sólo se hace 15 mil. Por eso se ha puesto fechas. Si no logra concretar sus proyectos se va a retirar. Pero no a cualquier cosa. Quiere recorrer Chile recolectando y arreglando cámaras antiguas de cajón, recopilando las historias de sus dueños y de tantos fotógrafos que, como su padre, vivieron el auge de las fotografía de plaza.

Es lo único que puede atesorar, ya que las fotografías que le dejaron sus progenitores, se perdieron cuando una matriz se rompió e inundó la pieza donde las guardaban. Por eso comparte sus conocimientos con todo el que puede. No así sus colegas. "Algunos todavía prefieren llevarse el secreto a la tumba. Yo no sé para qué. Lo único que van a lograr es que este oficio se muera con ellos".
---

“Sonría por favor…tras el lente de la Cámara Minutera”.




Viernes 10 de Julio de 2009
Publicado por Panoramik0 en 1:45

19:30 h Inauguración de la exposición fotográfica "Sonría por favor... Tras el lente de la cámara minutera"
Salas Comerciales Biblioteca de Santiago. Av. Matucana 151. Metro Quinta Normal.
- Está exposición es el resultado de la investigación realizada por un equipo conformado por conservadores, fotógrafos e historiadores, quienes formaron el Archivo Fotográfico Digital de El Monte, idea apoyada y financiada por Fondart 2008. Invitan el Centro Nacional del Patrimonio Fotográfico (CENFOTO) y el Archivo Fotográfico Digital de El Monte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal