sábado, 8 de mayo de 2010

El adobe como desafío

www.emol.com
VD
sábado 8 de mayo de 2010

Un tremendo plan de recuperación para la arquitectura construida en tierra echó a andar la Fundación Altiplano en la Sexta Región. La propuesta es en sí un reto. "Si somos tan capos en antisísmica, prestémosle un poco de esa fantástica ciencia a la conservación de nuestro patrimonio", plantea Cristián Heinsen su director ejecutivo.

Texto, Paula Donoso Barros Fotografías, Viviana Morales


El domingo pasado en Pumanque, 100 km al suroeste de San Fernando, se juntó más gente que lo habitual. Había habitantes del pueblo, dueños de antiguas casa patronales, representantes de corporaciones culturales; alcaldes, la seremi del Minvu, el gobernador de la sexta región, gente que viajó desde Santiago, todos participando del Taller Adobe de restauración patrimonial, a cargo de la Fundación Altiplano, que dieron en terreno expertos adoberos venidos de Perú y Estados Unidos.

Es la primera etapa de un ambicioso plan que busca apoyar la restauración y la conservación de construcciones patrimoniales de tierra en el secano Costero de la Región de O´Higgins, apoyando a los vecinos y municipios que las tengan a su cargo y a dueños de casas patronales que estén dispuestos a abrir parte de ellas al uso público.

La iniciativa es de la Fundación Altiplano, organización experta en el tema de arquitectura en tierra, que hace diez años crearon en Arica Cristián Heinsen y Magdalena Pereira, marido y mujer, para restaurar las iglesias del desierto.

Poco después del terremoto viajaron desde Arica a la zona donde Magdalena tiene familia para ver hasta dónde llegaba el desastre.

Un buen desastre. "Este pueblo, Pumanque, era una maravilla. Manzanas completas con corredores, y cercano a un circuito turístico de primer nivel como es la Ruta del Vino en Colchagua, la que incluso se estaba proyectando que pasara por acá. Pero ahora está en el suelo", resume Cristián.

Sintieron como un deber moral su presencia. "Aunque nos digan hippies, somos de los pocos en Chile que se dedican en forma rigurosa a conservar Patrimonio arquitectónico en tierra. Teníamos que ayudar".



Los trabajos empezaron en la casa parroquial de Pumanque, que reunía distintos tipos de construcción.


"Lo más fácil parece ser deshacerse de todo, pero hay que evaluar caso por caso", plantea Cristián Heisen.




Lo primero fue que al encontrarse con la parroquia totalmente destruida y la casa parroquial a medio caer, definieron que ésta sería algo así como una escuela abierta, donde los especialistas que viajaron con ellos trabajarían en conjunto con gente del pueblo, para ponerla en pie. En paralelo, con financiamiento de la Compañía General de Electricidad, echaron a andar el primer paso de lo que llamaron Plan de Recuperación de Arquitectura Tradicional Chilena ofreciendo talleres en localidades vecinas a Pumanque, como Chépica, Paredones, Lolol, Peralillo, La Estrella y Pichidegüa para capacitar maestros, constructores y arquitectos para que puedan evaluar daños, restaurar y reforzar estructuralmente construcciones de adobe sumando técnicas de conservación a los conocimientos tradicionales.


¿Cuando lo viejo se transforma en patrimonial? No tengo idea. Hay textos muy elegantes para explicarlo, pero yo creo que es cuestión de cariño...", dice Heinsen.



Mariano Cutipa especialista en adobe, junto a Magdalena Pereira, Cristián Heinsen (de Fundación Altiplano), y su hijo Cristián.

Los fundadores de Altiplano no se niegan a la evidencia: "No hay que ser genio para saber que el adobe es malo para la sismo resistencia. Pero es nuestro patrimonio y si somos tan capos en antisísmica hagamos lo mismo que han hecho en otros países: prestémosle un poco de esa ciencia a la conservación de estas "cositas" que para mucha gente son relevantes", plantea Cristián.




Maderas y puertas esperan ser reutilizadas en los trabajos del taller.

El plan no es la conservación de museo. Tal como lo han venido haciendo en el norte, trabajan directamente con la gente del pueblo. "Nosotros fortalecemos comunidades que están a cargo de patrimonio. Una cosa es restaurar pero son ellos los que se van a quedar viviendo acá; hay que hacer programas en conjunto. Ver si lo valoran, sobre todo si les interesa..."

Los talleres son la primera etapa. Vienen dos más; una de ellas para establecer un centro de catastro, definición y diseño de proyectos de restauración en conjunto con municipalidades y casas patronales asociadas; y una tercera, de ejecución. "La idea es llevar a cabo los proyectos que constituirían el circuito del plan y eso subvencionaría la instalación de un súper "centro del adobe" en esta zona".

Ya concretar la primera etapa, para Cristián es un logro importante. "Sería bonito que algún día, la gente que quiera arreglar su casa no encuentre tantos problemas como ahora, que tenga subsidios... que puedan respetar el sistema constructivo original. Porque aparecen muchas soluciones que implican madera, donde el adobe va a quedar como un relleno no más. Y aquí, el sistema constructivo en sí, la forma y el proceso, es patrimonial".

Texto, Paula Donoso Barros
Fotografías, Viviana Morales


FUNDACIÓN ALTIPLANO

http://www.fundacionaltiplano.cl/plan_recuperacion.pdf

---

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal