jueves, 17 de febrero de 2011

En Pichilemu: Comerciantes culpan a municipio por exceso de ferias de verano

El Rancagüino Online
Jueves, Febrero 17, 2011

Febrero 15, 2011 por alejandra sepulveda


Quienes “hacen patria” todo el año, son quienes mas molestos están con las medidas tomadas por el municipio.

Por: Tania Arce Saavedra

Fotos: Gentileza Jorge Nasser

Ayer—y como es ya tradicional— comenzaba una nueva versión de la “Semana Pichilemina”. Ésta viene a coronar las distintas actividades que se realizan en el balneario cardenalino a propósito de la temporada estival, y su término, es el aviso de que el verano llega a su fin. “Se acaban las fiestas, y se acaba el verano” dicen los habitantes de la Capital de Cardenal Caro.

Pero este año, según cuentan algunos empresarios, la temporada ha sido particularmente lenta. “Los veraneantes han estado mas esquivos que nunca”. Las razones: el terremoto y tsunami de 2010, aún no devuelve la confianza a los turistas. “En especial a los nacionales” aseguran.

Pero, en un año que se veía tan difícil, ¿cómo se iba a mitigar esta falta de visitantes en el principal balneario de la región?. Las respuestas son varias.

Durante todo el año, en Pichilemu se realizaron actividades de todo tipo, con el fin de entusiasmar a los turistas. Actividades culturales hasta en La Moneda, eventos deportivos no solo relacionados con surf, e importantes inversiones tanto del ámbito público como privado, fueron la tónica en la previa al verano 2011.

Hoy, cuando febrero ya comienza su segunda quincena, y se produce el último recambio del verano, las cuentas no son para nada alegres.


Jorge Ganora 2002 (Foto melisa)

Jorge Ganora, es un conocido empresario y comerciante pichilemino. Es dueño de un céntrico local comercial, donde ofrece artesanía de la zona. Además es muy activo en a la hora de organizar a los otros locatarios. Hoy está muy molesto. No es para menos, el municipio ha autorizado el funcionamiento de 22 ferias artesanales, siendo la mayoría de “afuerinos” como les denominan a los comerciantes que van desde otras zonas. “Además el alcalde licitó el parque Ross, en cinco millones 800 mil pesos” señaló Ganora. Según explicó, ni siquiera se supo de las bases, sino un día antes, y “mas encima se lo adjudicó un empresario brasileño”.

Es que a la llegada en masa, hasta de peruanos y bolivianos, se suman a los cientos de santiaguinos que cada año concurren a Pichilemu a probar suerte. Pero, durante las últimas temporadas esto ha molestado a quienes son de esa comuna, ya que la mayoría, por muchos años, han hecho esfuerzos enormes para sostener sus negocios. “En temporada alta, y temporada baja. Años buenos, y años malos”. Siempre somos quienes hacemos patria acá.

“Este año ha sido terrible el ejercicio comercial acá. No ha habido ninguna delicadeza con los pichileminos. Además de licitar el parque, han autorizado ferias por doquier. Es una pena que nuestra joya, nuestro principal mirador, (el parque) esté tapado de puestos. Estamos desesperados” dijo el comerciante.

Ganora aseguró que tomarán medidas al respecto, y aunque no tuvieron una respuesta clara y concreta del alcalde Roberto Córdova, al menos desean plantear que el próximo año sean los comerciantes del balneario quienes se adjudiquen el parque en caso de ser licitado. “Nosotros hemos tenido reuniones con él (el alcalde) y solo se limitó a respondernos que ya estaba hecho y que si echaba marcha atrás iba a tener problemas judiciales. La verdad no entiendo su actitud, pues ni siquiera lo va a beneficiar políticamente. Tampoco le importó que nosotros estamos terremoteados” afirmó el empresario.

Jorge Ganora además hizo alusión a una situación que ya se veía venir: “Se sabía que por el terremoto, y los continuos temblores, esta temporada iba a ser complicada. Como ellos (municipio) no pensaron en eso”.

“Ahora, está claro que ante esta invasión de comerciantes el municipio recibe dinero por concepto de permisos” aclaró Ganora. Sin embargo, está seguro que esto trae serios problemas al balneario, ya que la convierte en una ciudad desordenada y estéticamente fea con tanto local armado con “malla Rachel” dice. Sobre todo porque según él no hay control. “Imagínese que carabineros controla a los ambulantes, y todos andan con permiso municipal. Quien entiende eso. Hay cero regulación”.

Finalmente el empresario Jorge Ganora, insistió en que la autoridad, antes de tomar estas medidas, debió “como mínimo llamar a los comerciantes, para proponer cosas, y no actuar una vez más entre cuatro paredes” advirtió.

Dante Cornejo, administrador municipal:

“No podemos negar los permisos”

Desde el municipio, la respuesta no se dejó esperar. Dante Cornejo, administrador municipal fue quien argumentó las razones por las cuales se entregaron tantos permisos para ferias y locales comerciales estacionales: “en relación al tema de las ferias, el 99 por ciento de ellas están en terrenos que son privados. Lamentablemente la ley de rentas obliga a que quienes cumplen con la normativa, obtengan permiso para trabajar” argumentó. El funcionario señaló que al respecto existe un desconocimiento de dicha ley. “Nosotros como municipio no podemos negar los permisos. Dijo además que este problema puntual obedece a intereses comerciales personales. Quienes reclaman por la feria del parque lo hacen no tanto porque les molesta el ornato. Es por que existe una competencia que afecta sus intereses económicos”. Es que la controversia mayor es justamente por esa feria. Cornejo explicó las razones por las que el alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova, en conjunto con el Concejo Municipal decidieron licitar ese espacio con el fin de instalar puestos de artesanía: “el municipio tiene una deuda de 350 millones en alumbrado público, y eso no es un misterio para nadie. Por lo mismo hemos debido recurrir a diversas soluciones y además agudizar el ingenio a la hora de pensar en obtener recursos” afirma Dante Cornejo. Según el administrador municipal, ha habido serios problemas de administración previa a la era Córdova, y todo se debe a los problemas judiciales que han debido enfrentar sus antecesores. “Es por eso que decidimos arrendar, o mas bien licitar el parque. Lamentablemente nadie de Pichilemu se interesó, y de verdad nosotros estaríamos felices que así hubiese sido. Ahora bien, ellos no pueden decir que no sabían. Se dijo en todas las radios locales, se publicitó en toda la ciudad, y no era un secreto. Si ellos (los pichileminos) no postularon, en Chile hay libertad de emprendimiento, y no podemos negarle a alguien que postule” sostuvo Cornejo.

En cuanto a los comerciantes ambulantes, “ellos pagan su permiso, y que bueno que lo hagan. Eso habla de que se cumplen las normas, y la ordenanza no establece límites. No se puede limitar la libertad de trabajo” advirtió Dante Cornejo.

En Pichilemu, la temporada estival ya casi termina, y quedarán muchos temas pendientes. Por un lado los comerciantes ya piensan en la peor de los últimos 20 años. Por otro, el municipio cardenalino deberá seguir agudizando el ingenio para así poder capturar recursos que le permitan sostener las grandes deudas, que según sus representantes “son heredadas”.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

---

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal