sábado, 30 de enero de 2010

Baja de precios pone en riesgo actividad de salineros de Cáhuil

www.latercera.com
30/01/2010 - 09:09

Durante la década del 70 existían cerca de 120 personas que se dedicaban a extraer sal de mar desde el pequeño poblado que se ubica 25 kilómetros al sur de Pichilemu, Sexta Región.
por Angela Neira -

Foto: Rolando Morales

Desde el camino de tierra que bordea la laguna Cáhuil hacia la localidad rural de La Palmilla, VI Región, pequeños mantos blancos resaltan entre los cerros y el azul de las aguas. A un costado de ese mismo camino aparecen las primeras dunas de sal que se acumulan fuera de los cuarteles para iniciar el proceso de secado. Con las manos en su carretilla, Luis Moraga (54) acarrea desde las 6.00 de la mañana parte de la sal hasta un lugar más seco. "El trabajo es harto, y hay que aprovechar que estamos en plena temporada", dice.


Foto: Rolando Morales

Junto a él se encuentra su hermano Juan (48), ambos conocieron la actividad cuando eran pequeños y su padre los llevaba a las salineras. Aprendieron solos el rubro, y desde ahí no han dejado de trabajar en ello, pese a que cada vez "somos menos".

La razón, según explica Luis mientras echa sal a su carro, es que los bajos precios que se pagan por la sal ($ 1.800 por un saco de 50 kilos) han motivado que la población emigre y se dedique a otras actividades. Prueba de ello es que ninguno de sus tres hijos heredó la tradición familiar. "Ellos prefirieron estudiar, dedicarse a otras cosas. Mi hija, por ejemplo, se fue a trabajar a Pichilemu", cuenta.

En los últimos años, en los sectores de Cáhuil, Barranca y La Villa los salineros han disminuido de forma considerable. De los 120 que se dedicaban al rubro en la década del 70, ahora sólo quedan 30, y cada vez son más los cuarteles a orilla de la laguna que se secan a la espera de ser intervenidos.

DE OCTUBRE A ABRIL

Y es que no se trata de una actividad fácil, pues a los bajos precios que se paga por el kilo del producto se suma que la sal sólo se puede sacar durante la época estival.

Por eso en octubre, cuando el tiempo mejora, comienza la temporada para arreglar los cuarteles. Desde tempranas horas y hasta el anochecer, los salineros se preocupan que el proceso se cumpla.

Una pequeña lluvia de verano puede ser letal, dice Juan, quien cuenta que cuando la cosecha se termina, en abril, debe buscar "pega" en otros rubros. "Nos dedicamos al metro ruma (actividad forestal) o tenemos que buscar algún 'pololito' o esperar a octubre para empezar de nuevo", afirma.

En el pueblo son pocos los lugares donde se vende sal. Las principales actividades ahora se han enfocado al turismo. Pese a ello, uno de los puestos más característicos es el local de Arturo Guajardo (62), quien por más de 40 años la extrajo. En su bodega acumula más de 220 mil kilos: "Nadie nos quiere comprar, ya no es rentable, porque está muy barata. No nos conviene... Antes uno podía educar a sus hijos con esto, ahora es imposible".

Por eso hace dos años dejó el rubro, y ahora sólo espera vender parte de la producción. "Uno echa de menos, está acostumbrado a trabajar y da pena ver cómo las salineras se pierden", asegura.

RUTA DE LA SAL

Desde hace 10 años los salineros se organizaron y crearon una cooperativa.

La idea "es poder reunirnos y conseguir algún negocio que nos permita vender la sal que tenemos", explica Nemesia Menares (75), sexta generación que se dedica al rubro, y que posee un local en Barranca.

El alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova, reconoce que la actividad "se ha ido perdiendo", debido a las malas condiciones económicas. A ello se suma que la sal marina de Cáhuil no tendría una resolución sanitaria, lo que imposibilita su comercialización.

"Es una actividad muy sacrificada, que no ha sido reconocida por el gobierno. No se ha dado reconversión", dice.

El municipio creó la Ruta de la Sal, una actividad en la cual se interna a los turistas en los sectores donde se realiza el proceso y pueden comprar parte de la producción. Pese a ello, los salineros dicen que "no alcanza".

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal