jueves, 8 de diciembre de 2011

Periódico Pichilemu fue publicado Pichileminian por primera vez en 1944 por Carlos Rojas Pavez, secretario municipal de Pichilemu

http://es.zettapedia.com/

Augusto O. Ramírez, editor de un periódico de San Fernando, fundó el primer periódico en Pichilemu, llamada El Puerto, el 16 de enero de 1908. Nueve años más tarde, el 14 de enero de 1917, fundó El Marino, que fue publicado en 33 ediciones diferentes.
Carlos Rojas Pavez, quien había estado trabajando como secretario municipal de Pichilemu, desde 1937, fundada en 31 de enero 1944 fundó el periódico Pichilemu. Seis días antes, el 25 de enero, Rojas junto a José Arraño Acevedo y Miguel Larravide Blanco hizo la "Declaración de Liberación" (en español: Declaración de Publicación) para el Gobernador de Colchagua Provincia, el único requisito en Chile la publicación de un periódico. La primera edición del diario fue distribuido por el zapato de los pulidores y voceadores (en español: canillitas) en las principales calles de la ciudad.
Sólo ocho diferentes ediciones del diario fueron publicados en 1944. En septiembre de 1949, la novena edición y la última por Rojas fue publicado.
En 1985, Carlos Rojas transferido los derechos de publicación de Pichilemu a Washington Saldías, que publicó la décima edición del periódico el 31 de enero de 1986, cuarenta y dos años después de su primera edición. Washington publicado 28 nuevas ediciones, entre 1986 y 1990.

---
www.pichilemunews.cl

REMODELACIÓN DE PLAZA “ARTURO PRAT” Y SECTORES ALEDAÑOS CON UNA INVERSIÓN DE 231 MILLONES DE PESOS

Con un inusual acto público se realizó ayer a mediodía, la entrega formal de la Plaza “Arturo Prat” a la empresa que se adjudicó la licitación para remodelar esa importante área verde y para lo cual el gobierno regional destinó 231 millones de pesos, lo que implicará un completo cambio.

En efecto, el proyecto realizado por la oficina de proyectos del municipio pichilemino obtuvo recursos el año pasado, pero se vino la temporada veraniega encima y lo más aconsejable era acometer en estas fechas el inicio de las obras.

El alcalde Roberto Córdova al tomar contacto con “pichilemunews” –para saber de los dueños anteriores de esa manzana –donde está la Plaza Prat, desde la gestión del alcalde Carlos Rojas Pavez- nos contó que a esta ocasión le quiso dar un realce especial y es por ello que tomaron la decisión de invitar a los escolares, a los vecinos y dirigentes, como a los adultos mayores, como una forma de decirles que esta remodelación es para que ellos la disfruten y conocieran in situ los detalles de esta remodelación.

Aunque el año pasado ya dimos a conocer los detalles que considera ka remodelación de la Plaza “Arturo Prat”, no está demás recordarlos: Quizás lo más importante es el cambio total del “pavimento” actual –de maicillo- por baldosas tipo gres, recambio del mobiliario urbano (escaños y receptáculos para la basura), construcción de estacionamiento. Asimismo, recambio de iluminación y reposición de nueva Caseta para el guardia, construcción de una Caseta de informaciones turísticas, remodelación de los jardines, entre otras obras.

Sin embargo, lo más novedoso es la incorporación del tramo de la calle Arturo Prat que será incorporada, transformándola en un paseo peatonal.

La plaza “Prat” cuya última remodelación data de los últimos años de la década del '80 –en la gestión del alcalde René Maturana Maldonado- hasta ahora sigue siendo uno de los paseos públicos más fotografiados junto al Parque “Agustín Ross” en cuanto a áreas verdes se refiere.

La ceremonia de traspaso de los terrenos que se intervendrán –a cargo de la empresa Santa Sofía- estuvo encabezada por el alcalde Roberto Córdova, el concejal Patricio Morales, dirigentes gremiales y vecinales, de adultos mayores y delegaciones de alumnos de los diferentes establecimientos del radio urbano.

En la oportunidad la autoridad comunal agradeció el trabajo realizado por el equipo de la oficina de proyectos municipal, como así también agradeció la presencia de la comunidad y especialmente de los jóvenes de los diversos colegios que aceptaron la invitación extendida por el municipio ya que esta obra es de todos y para todos.

HISTORIA

Cabe recordar que esta manzana, a escasos metros de la playa, de hecho la arena llegaba hasta la otrora Piedra del Pelambre (que entre paréntesis, era de piedra y arenisca) hasta mediados de los años 50 tuvo ahí en dos pequeñas quebradas –por el lado de la calle Federico Errázuriz- botaderos de basura. Y en el sector plano, por el lado de la calle Ángel Gaete (en esos años calle Independencia) era el lugar en donde se instalaban los Circos. Y de hecho recuerdo que, siendo menor de 7 años, al primer Circo que asistí (o me llevaron) fue a una función de los Hermanos Millas.

Importante, también, es recordar que en esa manzana estaba una de las “norias” que proveía de agua a Pichilemu en su momento, con agua exquisita, pura, dulce, pese a que está a pocos metros de la orilla del mar. En los años ochenta se decidió taparla.

Es en la década del ’60 es cuando el municipio empieza a adquirir sitios a los propietarios del lugar. El último de ellos en adquirirse –el cual fue declarado de utilidad pública por acuerdo municipal- fue el ubicado donde estaba la Piedra del Pelambre, de propiedad de don Arturo Riveros Alcaide, quien después de fijarle valor optó por donarlo a la Municipalidad de Pichilemu. Ello sucedió en la admnistración del alcalde Carlos Rojas, iniciándose la habilitación como área verde, al tiempo que se habilitó la calle Federico Errázuriz con el mismo material que se sacó al eliminarse la mítica “Piedra del Pelambre” en donde está hoy la rotonda y mirador.

Los primeros faroles en la Plaza “Prat” –como en el Parque “Agustín Ross”- se instalaron en la administración del alcalde Washington Saldías Fuentealba, al tiempo que se plantaron nuevas especies arbóreas y se construyeron bancos de cemento.

Todo ello, desde que se concibió hasta ahora, buscando que estas áreas verdes se potencien y sigan concitando el interés tanto de la comunidad local como los turistas que nos visitan durante todo el año.

---
www.pichilemunews.cl
domingo, 03 de octubre de 2010

PLAZA “ARTURO PRAT”, ACCESOS A LA PLAYA “LA PUNTILLA” Y RECUPERACIÓN DE LA PILETA DEL PARQUE “ROSS”
Obras en marcha y otras próximas a licitarse

Tras la firma del Convenio entre Gobierno Regional Sexta Región y la Municipalidad de Pichilemu, el municipio procederá a licitar las obras de construcción del pavimento de la Plaza“Arturo Prat” del principal balneario de la región.

Así lo señala la información que nos llega del encargado de comunicaciones del municipio, Esteban Araneda, tras requerirle detalles de esa importante obra, como otras que se iniciaran próximamente.

Las obras en la Plaza Prat considera el pavimento con baldosas –tipo gress (sic)- en toda la superficies, salvo en los paños ocupados por el césped; lo que permitirá dejarla literalmente como mesa de billar.

La inversión total de este proyecto asciende 210 millones y comprende, además, anexar el tramo de calle Arturo Prat entre calle Ángel Gaete y Avenida Ortúzar a la Plaza para convertirlo con igual pavimento en un gran paseo peatonal; el que al igual que la plaza, se le agregarán escaños, basureros e iluminación. Asimismo, estacionamientos en hormigón, en el costado de la Avenida Ortúzar, en un tramo de 50 metros desde Arturo Prat hacia calle Errázuriz.

Una vez licitadas las obras, la empresa que se las adjudique, tendrá 120 días para ejecutarlas.

ACCESOS PLAYA LA PUNTILLA

Por otra parte, en relación al otro proyecto anunciado –Construcción de Accesos a la playa La Puntilla- este considera la construcción de dos escalinatas de hormigón con balaustrada tradicional y construcción de 264 metros lineales de barandas de madera en el sector de acceso a La Puntilla por la continuación de Avenida Costanera, en el costado de la Caleta de Pescadores.

PILETA PARQUE ROSS

Igualmente se nos informa que el día 23 de Agosto de 2010 se dio comienzo a la ejecución de las obras de reparación de la Pileta del Parque Ross, en donde esta considerada la recuperación del espacio de hormigón y la instalación de una bomba sumergida –para efectos de “juegos de agua”- y, además, las lámparas que permitan iluminarla.

Esta obra, adjudicada por la empresa del contratista Orlando Pavez Vargas -a través de la plataforma www.mercadopublico.cl- tiene fecha de término el 25 de Octubre próximo.

HISTORIAS e HISTORIETAS

Para muchos cyber lectores, es probable que piensen que la Plaza “Arturo Prat” corresponde a la típica Plaza de Armas delineada en los planos que dieron vida al pueblo de Pichilemu cuando éste se fundó.

Sin embargo, no fue así, por cuanto Pichilemu surgió espontáneamente. No llegó nadie –en ningún momento- que dijera este lugar es ideal para fundar una ciudad. ¡No!

En donde está hoy la denominada Plaza “Arturo Prat”, hasta el año 1967, era nada más una manzana baldía, en donde en el lado sur oriente (costado del actual tramo de la calle Jorge Errázuriz, habían nada menos que dos basurales. Y al llegar a la calle Errázuriz esquina de Avenida Ortúzar, estaba la “Piedra del Pelambre”. Esta no era precisamente una piedra, sino un promontorio de areniscas y arcillas de unos cinco metros de ancho por unos quince de largo a lo más.

Ahí, a lo largo de ésta –con el tiempo- se fueron construyendo asientos hacia el lado del mar y en donde las mujeres mayores o “abuelitas” (hoy serían de la tercera edad), después de tomar once en las numerosas residenciales y hoteles, iban a acortar la tarde hasta la hora de la Cena, cuyo horario empezaba a las 20 horas aproximadamente.

¿Por qué se denominaba “Piedra del Pelambre?

Porque lisa y llanamente las damas que iban al lugar, para acortar esas horas –aparte de tomar el sol y presenciar el ocaso- se dedicaban “a pelar”. Aunque –por lo que me han contado- las conversaciones no pasaban más allá de: “Viste como fulanita a la hora de almuerzo le hacía ojitos al caballero de la mesa seis”, o “qué descaro, la blusa de la jovencita de la mesa 3 muestra como demasiado y sus papás muy bien gracias ..”. "Anoche fuimos a bailar todos con la Familia de la mesa 12, lo pasamos muy bien en la Pista Municipal, pero ¿te fijaste como se “mareó” la señora de fulano?”.

Y por estos comentarios así, más o menos, pasó a la historia.

Volviendo a los orígenes de la Plaza “Prat”, solo el año 1967 se conoce que el último de los sitios y/o lotes de esa manzana, es donado por Arturo Riveros –su propietario- luego que el cuerpo de regidores acordara en sesión del 16 de Agosto de ese año, declararlo de utilidad pública y su correspondiente expropiación para construir allí la Plaza de Pichilemu.

La sesión municipal fue presidida por el alcalde Carlos Rojas Pavez y con la presencia de los siguientes regidores. Washington Saldías Fuentealba, Osvaldo Vidal Vidal y Carlos Echazarreta Iñiguez, se tomó dicho acuerdo. El quinto regidor de la época, Mario Moraga Cáceres aparece ausente en dicha sesión.

Es así, como de esa fecha en adelante, cada alcalde fue preocupándose de ir hermoseándola con nuevas especies arbóreas, pasto para sus prados, iluminación con faroles tipo colonial, etcétera.

Sin embargo, es en el año 1985 aproximadamente –en la administración del alcalde designado, René Maturana- cuando vía administración directa se construye el Mirador y rotonda con la gran escalinata bordeada de balaustres; invirtiéndose varios millones del presupuesto municipal. Aparte de ello, se le dota de moderna iluminación con luminarias, escaños, receptáculos para la basura.

Por su parte, los trabajos de mejoramiento que se hicieron en parte de la antigua Población Ross, el año 2001, tras iniciativa de “pichilemunews” se transformó a la larga en una “historieta”.

El año anterior se abrió un concurso en el Ministerio de la Vivienda y Urbanismo y –en calidad de concejal- con esa información (antes que se diera a conocer oficialmente) expusimos de que el municipio tenía en esa instancia la oportunidad de postular proyectos de recuperación de espacios urbanos, ya que de otra forma, el municipio sería incapaz de acometer dichas obras con recursos propios.

Y tras estar atento a la convocatoria oficial, impulsamos dos proyectos: Recuperación de parte de la Población Ross, a fin de reparar los balaustres del Casino, del parque y escalinatas del sector La Terraza. Asimismo, la recuperación de la pileta, iluminación e instalación de mobiliario urbano (escaños y receptáculos para la basura). Igualmente, veredas en el lado del parque en toda su extensión, aparte de prados entre las veredas y soleras y pavimento con baldosas de toda la explanada entre el Parque y las Escalinatas.

El otro proyecto fue la recuperación del Barrio Estación, un proyecto que consideraba construcción de veredas en la calle Aníbal Pinto, sector de la Capilla Santa Teresita hasta Avenida Ortúzar, iluminación con faroles de estilo colonial, mobiliario urbano, etcétera.

El MINVU le adjudicó recursos al primer proyecto. Un porcentaje -de acuerdo a las bases- que alcanzaba alrededor de un 75%, debiendo el municipio respectivo financiar la diferencia.

A la hora de los “quiubos” el municipio pichilemino no consideró los recursos que le correspondían asignar al proyecto y hubo que hacer lo indecible para convencer al alcalde como a la mayoría de los concejales de que –caso contrario- esos recursos del MINVU se reasignarían y beneficiarían a otro municipio.

Finalmente se debió hacer una modificación presupuestaria para que –previa entrega de los recursos al MINVU- este organismo llamara a Licitación.

Las obras se realizaron, pero con una serie de cambios –por una parte- y no con la calidad que se esperaba.

La prueba más palpable de ello fue que la reparación de la Pileta quedó como “colador”- El agua, pese a las obras que se le realizaron se escurría totalmente y los hermosos juegos de agua y luces que tenía –desde el año 1987, cuando se había remodelado- no se pudo recuperar.

Se hicieron los reclamos a la SEREMI del MINVU y al Director del SERVIU, pero todo fue “bla, bla, bla” e incluso otros “profesionales” de ese servicio justificaron y literalmente defendieron a la empresa contratista, diciendo que “debíamos darnos con una piedra en el pecho”, por cuanto los recursos eran pocos y la empresa había hecho poco menos que un milagro.

Hoy –como se señala en los párrafos iniciales- se están realizando nuevamente reparaciones en la Pileta del Parque “Ross” con el mismo propósito. Nueva empresa, nuevos recursos públicos que se están invirtiendo.

Sin duda, la responsabilidad que tiene la actual empresa a cargo de esas obras son altísimas; pues ya una empresa rancaguina no fue capaz de repararla como corresponde.

Cabe señalar, que tras el proyecto de recuperación de parte de la Antigua Población “Ross” el municipio posteriormente logró financiamiento para nuevos trabajos, sin que se solucionara el funcionamiento de la pileta.

Es por ello que, que la empresa constructora pichilemina, de Orlando Pavez Vargas debe esforzarse al máximo y demostrar que –si bien se adjudicó las obras en buena lid, mediante un proceso transparente de licitación- tiene los profesionales y personal preparado, especializado, para acometer con éxito obras como las mencionadas.

Y “pichilemunews” espera fervientemente que así sea.

---

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal