sábado, 12 de julio de 2008

En Rancagua: Viaje a la colonia

CASAS DE FAMILIA
V/D EL MERCURIO Sábado 12 de Julio del 2008

Dos casonas del siglo XVIII fueron las residencias de varias generaciones de la familia Baeza de Rancagua. Separadas por una pequeña calle albergaron a este clan, recibieron ilustres visitas y son de los pocos testigos que quedan de la época de la Colonia. Tras varias restauraciones ambos sitios fueron transformados en el Museo Regional de esa ciudad.
Texto, Constanza Toledo Soto Fotografías, Viviana Morales

Detenerse en la esquina de las calles Estado e Ibieta, en Rancagua, es retroceder al siglo XVIII. Allí se enfrentan las dos propiedades que hoy albergan al Museo Regional de esa ciudad, las mismas que por años guardaron variadas historias de la época colonial.

En torno a este patio central se distribuye en forma de U la "Casa del Ochavo".



En la "Casa del Ochavo" aún se conserva la piedra de huevillo usada en algunos caminos del patio.

Antiguamente, el actual paseo peatonal Estado se llamaba Calle del Rey, y cada casona ocupaba un solar. Fachada de la 'Casa del Ochavo'.

De la fecha exacta de edificación de la "Casa del Ochavo" –como llamaron sus actuales dueños a la casona estilo chileno que ocupa la vereda norte– poco se sabe. Sus primeros antecedentes datan de 1797, fecha en que la familia Rodríguez la vendió a Francisco Baeza, por esos días miembro del cabildo rancagüino. Distintas generaciones de esta familia habitaron el inmueble, haciéndolo conocido hasta hoy con ese apellido. Llegado el siglo XX, la última heredera fue Cristina Yuraszeck, cuya madre era descendiente directa de los Baeza. Esta mujer, soltera y que trabajaba como profesora de educación física, residió ahí siguiendo las mismas costumbres de antaño; como si el tiempo se hubiese detenido mantuvo intacto el mobiliario de sus antepasados y la luz eléctrica la cambió por lámparas a parafina.

El comedor es una de las habitaciones del Museo Regional que se ambientó a la manera colonial.

Tras su muerte, a fines de la década de los sesenta, el lugar fue traspasado a la Municipalidad, entidad que lo restauró y que en 1976 lo transformó en Museo Regional. Se trata de una construcción de adobe, tejas y cielos de coligüe originales, que cuenta con 1.300 m2 construidos y un inmenso patio central rodeado de corredores. A lo largo de éstos aparecen varias habitaciones que los encargados del museo ambientaron recreando el estilo colonial: un escritorio, un dormitorio y un comedor con muebles idénticos a los que se usaban en ese período. Otras dos piezas las destinaron a la exhibición de imaginería religiosa y a una detallada muestra que narra la historia de la Independencia de Chile.

Desde el interior de la "Casa del Pilar de Esquina" se aprecia la cercanía de ambas construcciones, conocidas desde siempre con el apellido Baeza.
La "Casa del Pilar de Esquina", en cambio, es algo más moderna para la época en que se construyó. Sus dos pisos en torno a un patio central la convirtieron en una de las propiedades más importantes de ese tiempo. Allí la historia de los Baeza comenzó en 1812, año en que la adquirió la familia de Andrés Baeza de Soto y Córdova. Tiempo después la heredaron los hermanos Sotomayor Baeza, quienes en un sector instalaron el primer colegio secundario de esa localidad. En testamentos de los entonces residentes se detalla que el terreno contaba con 4.850 m2, varios patios, una huerta y caballerizas.

Y aunque no se sabe bien cuál era la relación de algunos conocidos personajes de la época con la familia, documentos señalan que esta residencia recibió ilustres visitas como la de Bernardo O'Higgins y la de José de San Martín, quien venía desde Mendoza y paraba en este sitio antes de continuar su viaje hacia las Termas de Cauquenes.

En 1920 la "Casa del Pilar de Esquina" se vendió, y en los años cuarenta parte de la propiedad pasó a manos del matrimonio Flores Moreno quien creó allí el Museo de la Patria Vieja, que luego pasó a la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos (DIBAM). Después de permanecer cerrado hasta 1995, el inmueble fue restaurado, puesto a disposición del Museo Regional de Rancagua y declarado, junto a la "Casa del Ochavo", Monumento Nacional en 1980.

Constanza Toledo Soto.
V/D EL MERCURIO

CASA DEL PILAR DE ESQUINA
Inmueble localizado en la calle Estado Nº 682 al 684 de la ciudad de Rancagua. Se desconoce la fecha exacta de su construcción. Las primeras referencias acerca de su dominio se remontan a 1812, año en que el diputado por Rancagua al Primer Congreso Nacional de 1811 don Fernando Errázuriz, la vende al Maestre de Campo don Andrés Baeza de Soto y Córdova, quien a su vez, la vende en el año 1845 a don Floro Cuadra.

El inventario del inmueble realizado en el año 1873, señala que la propiedad de 4.850 m2 contenía una casa de dos pisos, seis departamentos, cinco patios y una huerta. Entre los años 1873 y 1945, sufre una serie de subdivisiones. En 1946 pasa a ser dominio de los esposos Flores - Moreno, quienes instalan en su interior un Museo Histórico con objetos pertenecientes a los próceres O'Higgins, San Martín, Manuel Rodríguez y Las Heras, los cuales dieron origen al actual Museo de la Patria Vieja de Rancagua.

La edificación actual, arquetipo de la arquitectura colonial, está emplazada en cimientos de bolón y sobrecimientos de ladrillo y muros de adobe de 1 mt. de espesor, envigado de madera de entrepiso de gran escuadría colocados a 0,55mt. del eje, enmaderación de la techumbre en roble y sobre ella encoliguado amarrado en cuero para recibir el barro de paja de la cubierta de teja de arcilla hecha a mano, estructura que corresponde a los cuerpos originales del inmueble que conforman la Esquina, en edificación continua, de dos pisos por la calle Estado, y en un piso hacia la calle Ibieta, y en cuyo interior se conserva aún parte de su patio principal.

En el año 1952, la Dirección de Archivos, Bibliotecas y Museos, adquiere la propiedad junto a la colección de objetos históricos que contenía, y reabre el lugar con el nombre de Museo de la Patria Vieja de Rancagua que funcionó en el lugar hasta mediados de 1970, fecha en que es trasladado a la casa colonial ubicada en calle Estado Nº 685 y que enfrenta a la Casa del Pilar de Esquina.
Actualmente, el inmueble ha sido restaurado, utilizándose para diferentes tipos de exposiciones.

El entorno de construcciones colindantes a la Casa del Pilar de Esquina : Museo de la Patria Vieja de Rancagua y Plazuela Santa Cruz de Triana, otrora plaza de la antigua Iglesia de San Francisco, han sido declarados Monumento Histórico por Decreto Supremo Nº 725 del 24.01.80, del Ministerio de Educación, por cuanto se constituye en el lugar histórico mejor preservado de la ciudad.




EL RANCAHUASO

El Museo de Rancagua
categorias: Local - Cultura
En 1970 se abrió una sala dedicada a don Bernardo O'Higgins, en la casa que la Municipalidad de Rancagua había adquirido y restaurado en 1967-68, calle por medio con la Casa del Pilar de Esquina, también del siglo XVIII.

Escrito por Alejandra Noemi

El 24 de Octubre de 1950, Carmen Moreno Jofré y su marido Alejandro Flores Pinaud*, ambos destacados actores, escritores y amantes de nuestra historia patria, inauguran el Museo de la Patria Vieja, contando con la presencia del Presidente de la República, don Gabriel González Videla.Unos años antes, habían adquirido la vieja casa de la Pilastra de Piedra donde vivían, y en el ala sur de esta propiedad, instalan el primer Museo "O'Higginiano de Chile", como algunos lo llamaron en esa época, con objetos, muebles, armas, retratos, pertenecientes a los próceres del período de la Independencia.Dos años después, ellos venden la casa y las colecciones a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, organismo fiscal que lo incorporó a su sistema nacional de Museos.
En 1970 se abrió una sala dedicada a don Bernardo O'Higgins, en la casa que la Municipalidad de Rancagua había adquirido y restaurado en 1967-68, calle por medio con la Casa del Pilar de Esquina, también del siglo XVIII. A instancias del entonces Director don Héctor González Valenzuela, se ampliaban así las instalaciones del Museo. En 1976 se inauguró la sala con la donación realizada a nombre de don Rodolfo Sills, de una colección de imágenes religiosas coloniales de madera policromada, de gran valor. Dos años más tarde, un grupo de profesionales de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, organizan en esta casa de un piso, las colecciones que hasta esa fecha se exhibían en la Casa del Pilar, en ambientaciones de una casa del siglo XIX, a las que se accede a través de los tradicionales corredores, abriéndolas al público en Octubre de 1978. A partir de esa fecha la Casa del Pilar permaneció cerrada al público, sufriendo serios deterioros con el terremoto de 1985, hasta que pudo ser restaurada y abierta al público en Junio de 1995. A partir de esa fecha y hasta la actualidad se realizan en ella actividades temporales, exposiciones y eventos. En 1999 se inaugura la primera sala de historia regional en el segundo piso de esta propiedad y este año 2003 se abrirá la segunda sala que mostrará los oficios que aún sobreviven en la región y que están relacionados con la minería y la metalurgia. Desde el año 1983 el museo es dirigido por Carmen del Rio Pereira.

Texto y Foto:
Museo de Rancagua.

* Alejandro Flores Pinaud (1896-1962). Poeta, dramaturgo y primer actor nacional. Entre sus obras destaca "Alondra", "Oración del siglo", "A toda máquina", "La comedia trunca", "El último brindis" y "La compañerita". Destacó como actor tanto en Argentina como en Chile, donde formó decenas de actores. Recibió el Premio Nacional de Arte.




Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal