lunes, 23 de febrero de 2009

Héctor González Valenzuela, “Hijo Ilustre de Rancagua”.


http://hectorgonzalez.cl/index.html


Héctor González Valenzuela
Rancagua ya tiene a su primer “Hijo Ilustre”
* Emotiva ceremonia realizada anoche reunió a una gran diversidad de organizaciones que lo ovacionó de pie.

Julio César Moreira Fotos: Nico Carrasco

El piano esperó embutido en su traje oscuro, hasta que los dedos de la concertista Mireya Fuentealba libertaron los primeros arpegios, y la voz de la soprano, Carolina Grammelstorff, invitó a Puccini y Hendel a sumarse al homenaje del “Hijo Ilustre de Rancagua”.
Ya el secretario municipal, Carlos Morales, había dado lectura al decreto, por lo que Euterpe, la musa de la música, fue la invitada de honor y encargada de regalarle las primeras emociones a Héctor González Valenzuela, distinguido anoche con el otorgamiento de la primera medalla “José Manso de Velasco”.
En premio al recogimiento originado por temas como “Aroma de Madreselva”, o “La Hija del Regimiento”, el homenajeado entregó a las artistas un ramo de flores, con lo cual, la fiesta de reconocimiento se tornó más íntima y sublime.

CEREMONIA
La ceremonia se inició pasadas las 19 horas, con las palabras del locutor, el que hizo mención a la sesión en que el Concejo en pleno aprobó otorgar la distinción de Hijo Ilustre al presidente del Consejo Editorial del Diario El Rancagüino, Héctor González Valenzuela.
Explicó el cómo este periodista, con más de 70 años de oficio, se las ha arreglado, siempre, para proyectar a su querida Rancagua a nivel nacional e internacional.
El escrito que lo distingue fue el preámbulo para la intervención del alcalde, Carlos Arellano, quien, a las 19:38 horas, hizo subir al estrado a Don Héctor, para recibir en su henchido pecho la medalla que lleva el nombre del fundador de Rancagua, José Manso de Velasco.
Acto seguido, el edil rancagüino, hizo uso de la palabra, para explicar los fundamentos del premio, partiendo por señalar que el primero de ellos se otorgaba “al mejor de los nuestros”
Arellano destacó sus escritos, en todos los cuales, dijo, enalteció los valores profundos de los habitantes de Rancagua.
Resaltó el que Héctor González persista, con juvenil porfía, en su deseo de transformar la capital de la Región del Libertador, en la ciudad más importante de Chile, después de Santiago.
Cada uno de los concejales dio un apretado abrazo y felicitó al condecorado periodista, escritor, e integrante de un sinnúmero organizaciones locales, nacionales e internacionales
La interpretación musical de la soprano y ayudante de la cátedra de Canto de la Universidad de Chile, Carolina Grammelstorff, precedió a la intervención de Héctor González.
El miembro de la Academia de la Lengua, hizo una entretenida y también emotiva narración, la que se inicia a partir de su nacimiento allá en una antigua casona del 519 de la Avenida Independencia.
“Homenajes como éste, se hace a la gente que muere”, dijo en una sutil alusión de agradecimiento al que se la haya otorgado a sus 87 años de edad.
“Dios me otorgó el privilegio de nacer en Rancagua”, continuó visiblemente emocionado, en tanto sus hijos y nietos presentes se hacían partícipes de sus sentimientos.
Amado Nervo y su “En Paz”, recitado por González, produjo el momento de mayor recogimiento de la jornada, la que concluyó con sus agradecimientos a todas las instituciones presentes: los Leones, Bomberos, autoridades, gente de la cultura y dirigentes de las más diversas entidades locales.
Una ovación de pie, el “Viva por Muchos Años” y el Himno a Rancagua, despidieron al primer “Hijo Ilustre de Rancagua”


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal