viernes, 6 de febrero de 2009

Peor es Nada: Pueblito pintoresco, con gente de esfuerzo

FUENTE: EL RANCAHUASO
2009-02-05


De extraño nombre, esta localidad perteneciente a la comuna de Chimbarongo invita por su calma y vida de campo.



Escrito por Silvia Angélica Miranda



¿Quién no se ha encontrado, yendo hacia el sur o norte, con un gran letrero al costado de la carretera -precisamente a los pies del paso nivel- que invita a ingresar al pueblo PEOR ES NADA? Si no lo ha hecho, le contamos que este curioso poblado pertenece a la Región del Libertador B. OHiggins, entre San Fernando y Chimbarongo.

Cómo llegar

La autopista con dirección al sur y norte es modernísima. Quienes viajan en automóvil o bus se encuentran, de improviso con un cartel que señala la existencia de un pueblo cuyo nombre les hace preguntarse, tal vez, si: ¿vale la pena vivir ahí?... ¿Realmente la cosa es tan peor?... ¿Será mucha la soledad?... ¿Serán extremadamente pobres?... Vivirá muy poca gente?... en fin, cualquier cosa se podrán imaginar, tomando como base el nombre casi irrisorio. Es como para pensar que esas tierras quedaron ahí… y es como que se conservó de “lo que dejó la ola”.

Muchos de nosotros deseamos conocer este lugar. Cuando nos encontramos de San Fernando hacia el sur o Chimbarongo hacia el norte, ya hay que estar muy atentos; de pronto aparecerá el cartel señalizador. Sólo ingrese por su extensa calle principal. A ambos costados de la vía, los caminos laterales carecen de preocupación. Por allí van los caminantes, avanzan los caballos, dirigidos por sus solitarios jinetes y, hasta ahora, no se conoce alguna norma que indique que esos alargados caminos pudieran modernizarse un poco. Son pedregosos, con malezas y algo de descuido humano.

Su gente

Son poseedores de una simpleza innata. Están acostumbrados a la tranquilidad, a escuchar el sonido del silencio. Son amables y trabajan por su pueblo. Acostumbran a movilizarse a pie, en bicicleta y a caballo. La soledad que les acompaña las 24 horas, no es buscada; más bien podría llamársele un premio… premio que ya quisieran algunos habitantes de las ciudades que soportan –si bien poseyendo muchas comodidades- ruidos ambientales de nunca acabar.

No son de muchas palabras cuando se trata de hablar con algunos “turistas”; más bien son reservados en su sentir. Saben que muchos de ellos entran solamente porque quieren investigar sobre Peor es Nada, y se cuidan en sus respuestas. Defienden demasiado su tierra natal.

Casi independientes

Parecieran pertenecer a una localidad independiente, pero, actualmente están dispuestos a surgir al máximo, aprovechando las posibilidades que les brindan las ciudades cercanas. La Municipalidad de Chimbarongo, por ejemplo, es una Entidad que les ayuda de distintas formas, para darles la importancia que se merecen y, por supuesto, para ayudarles a ser un lugar positivo y pujante.

No a los Malls

No es que ellos estén en contra del progreso, pero Peor es Nada fue, es y será siempre un sitio natural 100%. No hay grandes tiendas, algún Mall o inmensos supermercados. Máximo encontramos negocios de pueblo, donde acuden los habitantes a realizar sus compras. El fiado es normal, porque hay conocimiento y confianza.

Sus trabajos

Son muy pocas las personas que pueden acceder a un trabajo en esta localidad. Su máxima aspiración, podría decirse, la constituye el Fundo San Ignacio, dedicado –exclusivamente- a la producción de peras y manzanas. Es más, en la temporada más alta, donde el tema pareciera dar más posibilidades, hay un porcentaje mínimo de personas que pueden acceder a un trabajo. Debido a eso, los jóvenes optan por estudiar y perfeccionarse más, para salir, incluso, de ese lugar; al menos para desarrollarse más que sus padres. .

Inundación y cesantía

Se escuchan muchos comentarios de que el terreno que alberga a los trabajadores, será inundado. Esa preocupación pasa por la mente de los operarios quienes dependen, exclusivamente, de este beneficio.

Se habla de oleoducto, de máquinas retroexcavadoras, del embalse de Convento Viejo, donde la gente que vive en ese lugar, a 27 km de Peor es Nada, está luchando por tener otras casas… seguramente para abandonar el lugar. Todas estas situaciones molestan y preocupan a los pueblerinos, que visualizan torres de alta tensión, movimiento de retroexcavadoras, comentarios de progresos. ¿Y del progreso sencillo en sus vidas, quién se preocupa?

Invitación y Desafío

Cuando tengan un tiempo les recomiendo visitar Peor es Nada, con la sana intención de hacer turismo. Invierta en los negocios del pueblo, colabore con su presencia para que este solitario pueblo se sienta partícipe del desarrollo. Todos los chilenos deberíamos compartir nuestras vivencias, conocimientos y avances. Con la ayuda de Dios (muy valiosa, por lo demás), me he planteado un desafío futuro. Con el apoyo de los rancahuasos me gustaría visitar para navidad ese lugar. ¿Qué les parece llevar un poquito de alegría a los niños del pueblo? El Rancahuaso estará presente, con la ayuda de ustedes, por supuesto. Esta idea nació en un segundo. Y las horas, días y tiempo no cesan.

No a las lamentaciones

Del lamento al consuelo, el trecho es corto, lo bueno, generalmente dura poco, y todo lo que comienza, termina… por lo que ellos –con la tranquilidad de la gente del campo- se preparan para buscar trabajo en otras localidades de la Sexta Región. De alguna forma se debe subsistir; y el nombre de su pueblo Peor es Nada no es el culpable… son las personas, el progreso y las determinaciones que, en este caso, son más fuertes y poderosas que las lamentaciones, necesidades y sueños de un lugar que –en nada- es peor que cualquier cosa.
______________________________________________________

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal