miércoles, 21 de marzo de 2007

Casas coloniales en Zúñiga

LA ORGULLOSA IDENTIDAD DE ZÚÑIGA

El casco histórico de este pueblo ubicado en la VI Región, fue declarado Zona Típica por el Consejo de Monumentos Nacionales y varias de sus casas coloniales adquirieron la categoría de Monumento Histórico. Esta conquista es de los propios habitantes de Zúñiga, obstinados en no perder su arquitectura ni sus costumbres.
Texto, Luz María de la Vega Prat / Fotografías, Homero Monsalves V/D El Mercurio junio 2005

Zúñiga es un pueblo silencioso, con poco movimiento. El día del Patrimonio, entre los Premios de Conservación de Monumentos Nacionales, se le entregó un galardón en la Categoría “Organización social” y se declararon Monumento Histórico algunas de las casonas.

Un antiguo almacén construido en 1920 es esta casa que se está restaurando.


Siguiendo el camino que va de San Vicente de Tagua Tagua al norte, tras quince kilómetros de cultivos agrícolas, donde van apareciendo casas de adobe con corredores o galerías vidriadas que miran el paso de los autos, se encuentra Zúñiga.
Al llegar, la fisonomía de su casco histórico sorprende. La fachada continua de las viviendas está bien mantenida; no hay ornamentaciones ostentosas, sino sutiles molduras y cornisas sobre marcos y dinteles de puertas y ventanas, que dan una atractiva expresión formal a la ordenada arquitectura.
Sus moradores pintan cada detalle todos los veranos, y los Acernegundo, alineados al borde de las veredas, adquieren una nobleza que no es característica en estas especies quizás porque aquí no se permite su poda.
En el lugar, que vive a un ritmo marcado por la tranquilidad y el silencio, es evidente el amor de sus habitantes por el entorno. Aquí sobresale la limpieza y no hay rayados en los muros.

La casa de los Schneider, que aún no es Monumento, fue recientemente restaurada.

Rosa Ester Saa de Bravo, 70 años, nació en esta vivienda, se casó con un zuñigano, y sólo se movió del pueblo para ir a trabajar a Correos y Telégrafos de San Vicente. Hoy, rodeada de los muebles de sus abuelos, vive allí con hijos y nietos,

El belga Lieven van Lint y la pintora chilena Carolina Labbé adquirieron esta propiedad que perteneció a Ramiro Castro y luego a María Urzúa. Desde noviembre 2004 la restauran. Sus dos hijos de 7 y 5 años están en la Escuela de Zúñiga, que obtuvo excelencia académica en la región.
La calle principal no es una línea recta. El asfalto serpentea entre los fértiles valles, respetando la ruta trazada en torno a la iglesia construida en 1765 por el padre Antonio Zúñiga. Éste dio nombre al lugar, denominado Toquigua hasta 1812, año en que murió el sacerdote de activa participación en la comunidad.
Constituido en un verdadero corredor comercial entre los distintos pueblos de la región, tuvo su apogeo en la década de 1850, situación que cambió 1891 al extenderse las redes ferroviarias Pelequén-Las Cabras y Rancagua-Coltauco, momento en que Zúñiga dejó de ser paso obligado.
En estos días la rutinaria existencia de las 200 personas que viven en el casco histórico y de las cerca de 5 mil del entorno agrícola y poblacional fue interrumpida por una noticia que los tiene contentos: Zúñiga fue declarado Zona Típica o Pintoresca, por el Consejo de Monumentos Nacionales, algunas de sus casas fueron nominadas Monumento Histórico y recibieron el Premio a la Conservación del Patrimonio.
"Es un orgullo para toda la Región", declara entusiasmado Omar Ramírez Wliz, secretario Municipal de San Vicente de Tagua Tagua, repartición donde se conservará el Premio. Está consciente de que esta nominación traerá consigo beneficios y obligaciones: "Ya no se podrá realizar cualquier intervención, sin autorización del Consejo de Monumentos. Sin embargo todo el pueblo podrá postular a proyectos de restauración de techumbres, fachadas e instalaciones eléctricas, porque estas viviendas podrían caer al reblandecerse el adobe con las lluvias y la humedad, o incendiarse porque las instalaciones son muy antiguas".
La máxima autoridad en patrimonio de este país Ángel Cabeza, director del Consejo, manifiesta que "lo importante es que esta declaratoria no la movieron las autoridades, sino los habitantes del pueblo".
La comunidad con gran entusiasmo e interés ha promovido organizadamente la conservación de las casas. En el ámbito urbano participan en proyectos de mejoramiento del espacio público junto al MINVU y a la Municipalidad de San Vicente de Tagua Tagua, y en lo social existe un proyecto de rescate de comercio tradicional con fines turísticos.
Quien dirige esta lucha ha sido Amanda Droguett, presidenta de la Junta de Vecinos, quien expresa: "Conservar nuestras raíces es una manera de diferenciarnos de otras ciudades del mundo. Con la declaración de Zona Típica logramos una normativa de intervención, que impedirá que la línea arquitectónica del pueblo cambie, como ocurrió ya con dos casas que modificaron su fachada y a las que estamos con la arquitecta Sofía Sanfuentes buscándoles alguna solución".
Quinta generación en Zúñiga, Amanda nació, como sus seis hermanos, en su casa y fue a la escuela pública del lugar.
Estudió Ingeniería Comercial en Santiago y vivió varios años en Boston, Estados Unidos, siendo a su regreso asesora de varias empresas. Pero la nostalgia por sus padres y su tierra la hiciera volver a su pueblo. Cuando ellos murieron se hizo cargo de la Hostería y el
Club de Campo Santa Clara, único lugar donde el turista se puede alojar, degustar comidas tradicionales, ir a la lechería, al huerto, cabalgar o pasear en antiguos carruajes.

La Parroquia de Nuestra Señora de la Merced, hoy Monumento Histórico, fue levantada en 1765 por el padre Antonio Zúñiga.

El aspecto de la iglesia es sencillo. Con una sola nave, al costado del altar, posee un ala que habría correspondido a la capilla que irguió el cura Zúñiga.



Hoy existe una carnicería en la casa de Guillermo Cáceres; sólo abre en determinados períodos. Declarada Monumento Histórico, se está restaurando. Ubicada en Avda. Principal 185, frente a la plaza, fue un almacén donde la gente compraba golosinas a la salida de misa.

La nominación del Consejo de Monumentos es para los pobladores una esperanza de recuperar la mirada del país y de los extranjeros hacia ellos. Cuatro son las construcciones nombradas Monumento Histórico: la más antigua es la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, también se incluye la parroquial a cargo del joven sacerdote Carlos Manríquez. Además, las casas de Guillermo Cáceres, en calle Principal 185 esquina de Gultro, y la de Carmen Galafe en Gultro 166. Ambas de adobe, bien mantenidas, con pocas intervenciones y muy significativas para el pueblo.

Lía Bravo Lisboa es hoy la dueña de esta casona; la tiene a la venta. La gente sueña con que un organismo gubernamental la compre para hacerla Corporación Cultural. Restaurarla costaría 200 millones de pesos.

CASA LISBOA

Hacia 1850 llega a Zúñiga la familia Lisboa Huerta, que había adquirido una propiedad de aproximadamente 6 cuadras. Su solvente situación económica y su interés por el progreso del lugar hacen de don Ramón Lisboa Muñoz el principal impulsor del crecimiento y desarrollo de Zúniga, tarea en que lo suceden sus hijos Luis Antonio, Francisco y Genaro entre otros (43). La construcción de la casa de la familia Lisboa (...) es la muestra de la voluntad y del anhelo de promoción de don Ramón Lisboa. Hacia 1885 parte de la familia Lisboa emigró de Zúñiga y siendo don Luis Antonio notario en Peumo (44). Al año siguiente se desata una epidemia de cólera en el país que se prolonga hasta 1888. En la región del Cachapoal que constaba con 21.693 habitantes, 682 mueren durante la epidemia y es Zúñiga quien acoge a los enfermos en un lazareto establecido por los hermanos Francisco y Genaro Lisboa, presbítero y médico respectivamente (45)



Varias otras edificaciones esperan sumarse, como la casa de Ramón Lisboa, una de las más antiguas, de 1850, que está en franco deterioro. Las galerías porticadas en sus dos plantas y el detalle de sus capiteles llamó la atención del conocido sacerdote benedictino, arquitecto e historiador, padre Gabriel Guarda, quien ha levantado voces para defenderla por su valor. La comunidad busca fondos para arreglarla y traspasarla para sede cultural. Otras casonas, en manos de privados ya se están restaurando.
Orgullosos, los pobladores harán el 7 de octubre la gran fiesta oficial por el nombramiento con que Monumentos Nacionales los honró. Todo el pueblo se vestirá con ropas antiguas y los niños representarán a personajes típicos de los tiempos de la colonia y otros que aparecieron después. René Norambuena, el profesor de música de la Escuela Carmen Gallegos, ya los está instruyendo y ensayan en la plaza de San Vicente sus roles de aguateros, carteros, lloronas, organilleros, fotógrafos, copuchentas, veleros y palomitas, como se llaman hasta hoy las vendedoras de pasteles. Todos se preparan para recibir a los visitantes con sus mejores manjares y ofrecerles un interesante día de campo.

ARTÍCULO/ ZÚNIGA: LA SENCILLEZ DE LA VIVIENDA CONTINUA ELEVADA AL RANGO DE ZONA TÍPICA/ ANTONIO SAHADY VILLANUEVA - FELIPE GALLARDO GASTELO - CAMILO GUZMÁN HEIM

V/D Revista de El Mercurio Nº467 15 junio 2005.
Revista INVI, noviembre, año, vol20, Nro.055. U. Chile

Fotos El Rancahuaso

Zúñiga Colorea su Arquitectura Patrimonial.
Objetivo principal remozar las fachadas de los edificios del pueblo.
SAN VICENTE T.T..- En medio de una extensa programación artístico-cultural será inaugurado mañana, el proyecto denominado "Zúñiga Colorea su Arquitectura Patrimonial", iniciativa que congregó el esfuerzo de las fuerzas vivas de la ciudad y de las instituciones públicas y privadas en cuanto a remozar las fachadas de los edificios más insignes del pueblo.El resultado de este gran esfuerzo ha sido sorprendente, generando un impacto inmediato en la comunidad. El trabajo fue encabezado por la presidenta de la Junta de Vecinos, Amanda Droguett, y contó con la asesoría de distintos profesionales de la comuna. La entrega del trabajo terminado coincide con el acto de aniversario de la localidad, que estos días está cumpliendo nada menos que 242 años de vida. El programa establecido para mañana domingo comenzará al mediodía en la Plaza de Armas con la presentación del proyecto Fondart. Los asistentes podrán posteriormente disfrutar de la gran fiesta del caballo.Para la Directora del Consejo Regional de la Cultura y las Artes de la Sexta Región, Ximena Nogueira Serrano, la apuesta de la Junta de Vecinos de Zúñiga está en clara sintonía con las líneas estratégicas de la política cultural regional, que tiene entre sus principales prioridades la protección y difusión del patrimonio cultural.La localidad de Zúñiga está ubicada al interior de la comuna de San Vicente de Tagua-Tagua. Antaño fue un importante centro cultural y comercial del país, que hoy emerge como un verdadero oasis patrimonial. Declarado zona típica y cultural de Chile, este pueblo cuenta con una activa población, que a la cabeza de su Junta de Vecinos, se esfuerza diariamente por preservar y difundir las bondades del pueblo. Su último logro fue precisamente adjudicarse los recursos del Fondart 2006, para ejecutar el proyecto que este domingo será inaugurado ante la presencia de las principales autoridades de la región.(R.S.H.C.)./

Etiquetas: , , ,

1 comentarios:

A las 20 de abril de 2010, 9:33 , Blogger Piureman ha dicho...

Muy bueno tu artículo.
Me pregunto con tristeza que habrá sido de las excepcionales casas de Zúniga después del terremoto.

Te dejo la dirección del Blog que estoy construyendo desde hace algunos días:

http://patrimoniochilenoadobe.blogspot.com/2010/04/blog-en-construccion-primera-foto.html

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal