sábado, 3 de marzo de 2007

Playas preferidas por los Surfistas




Playas de la Región de O´Higgins

Por su larga costa, la Región de O'Higgins posee una serie de playas que reúnen las condiciones apropiadas para practicar surf. En las playas de Matanzas, Puertecillo y La Boca en la costa de Navidad, La Puntilla y Punta de Lobos en Pichilemu, balneario de Bucalemu en Paredones Una de las más cotizadas a nivel internacional, "Punta de Lobos", se ha transformado en el más espectacular escenario para desarrollar el campeonato nacional e internacional de surf.


MATANZAS

Un Refugio a la Mano

Windsurf chile: Flow Jung topocalma - papuya - pichilemu - matanzas ......Production: dejavuemedia.com (ver video)

Un verdadero paraíso del surf se esconde en este poblado ... A tan sólo tres horas en bus de Santiago se ubica una zona costera ampliamente ignorada. En el límite con la V región y separado de la de O`Higgins por la desembocadura del río Rapel, comienza una zona que permanece oculta a las vecinas playas más al norte que conforman el litoral central.Matanzas se encuentra ubicada al extremo sur-oeste de la comuna de Navidad, ubicada entre acantilados de gran altura que forman enormes panorámicas sobre el Pacífico. Pequeños caseríos de tradición campesina y algunos bosques de pinos son los vecinos de Matanzas. El pueblo es una calle larga con casas de distintos tipos y que dejan callejones que permiten mirar el mar entre ellas.El bus nos deja cercano al puente mas alejado del pueblo. Un pequeño riachuelo marca la ruta hacia las plomas arenas que conforman esta playa. Atardece espectacularmente entre bosques de pinos, mientras en la calle alguno de los ochenta pobladores que componen Matanzas durante época no estival se pasean con un ritmo envidiablemente tranquilo.No somos los primeros en descubrir este lugar. Evidente se hace al quedarnos en el camping “Olas de Matanzas”, un equipadísimo lugar para campistas que tiene, además, unas cabañas de lujo. ¿Cómo un pueblo tan pequeño tiene esto? Fácil respuesta: el océano. Vida Acuática: Surf y Buzos. En la mañana todo suena a mar. Desde la carpa es posible divisar toda la costa que es flanqueada por los acantilados. El potencial de la zona es en la actualidad los deportes acuáticos como el windsurf y el surf. Desde hace unos seis años llegaron a la zona algunos extranjeros que dimensionaron el enorme potencial para deslizarse por las olas que tiene esta playa. Secreto de boca en boca, la nueva utilización del mar no pasó desapercibida para los jóvenes locales.Hijos de los pescadores artesanales, cambiaron las redes por las tablas. Hoy es posible divisarlos internándose entre las olas cada mañana enfundados en sus trajes negros de neoprén. Al borde de la playa otro hombre de negro, Jorge Antonio Ahumada, prepara la red para la pesca denominada “calado de orilla”.El buzo se interna a las frías aguas salobres para sacar corvinas cuyo número ha ido en descenso en los últimos años. En tanto a poca distancia, en “La Mesa”, una roca internada a unos 200 metros de la arena, los surfistas intentan sacar el máximo de rendimiento a las olas que se levantan.Martín, un oriundo de 26 años, es uno de los referentes de Matanzas en esta nueva pasión por el océano. Aparte de meterse diariamente, hace clases por poca plata para los neófitos que llegan a Matanzas. Además los vientos que se levantan todo el año, que llegan hasta los 30 nudos, han posibilitado que la práctica del windsurf haya atraído a Kaudi Seadi, campeón mundial de la especialidad, a deslizarse por la ola izquierda matancera. El mejor punto de la bahía para surfear es frente a la caleta de los pescadores, donde el porte de las ondas fluctúa entre los 0.5 y 2.0 metros de altura. Las velas más usadas van desde la 4,7 a 5,3 m2. En la bahía es posible ejecutar cualquier tipo de salto, siempre y cuando se disponga de medio metro más de vela de lo acostumbrado y una tabla de ola con cierta flotabilidad. Matanzas, Darwin y Maravillas Naturales. Matanzas tiene una antigua data. Utilizado como puerto de embarque durante la colonia, cuyos vestigios son visibles en la playa, fue parte de grandes haciendas que trabajaban los productos agrícolas. ¿Por qué el nombre de Matanzas? Los propios pueblerinos se encargan de dar sus argumentos.Según dicen, mayoritariamente, era porque en la zona se efectuaron una serie de mortandades de: i) lobos marinos de las cercanías cuyas pieles eran llevadas a otros mercados o ii) vacas y otros que eran llevados al lugar, a un gran matadero, desde donde después los productos obtenidos se iban mar afuera.Sin embargo, llama la atención la que dice relación con Sir Francis Drake y un posible desembarco que tuvo en Matanzas. Según cuenta Martín, el surfer, el mítico corsario inglés se detuvo acá para reabastecerse, siendo bien recibido por los aldeanos. Al caer la noche Drake habría asesinado a la totalidad de la villa para no dejar testigos. Cosa difícil de creer en la actual tranquilidad del pueblo. La gente no se preocupa del vendaval de delincuencia que ofrecen los medios capitalinos. Acá todo es paz, puertas abiertas y niños que juegan con dos de los emblemáticos perros de la calle: Gaviota y Blanca.La playa es enorme y caminable durante kilómetros en que los acantilados amurallan la playa en varias partes. Estos muros fueron los que llamaron la atención del naturalista Charles Darwin, quién en su paso por Matanzas identificó 31 especies de fósiles en estas terrazas sedimentarias. Posteriormente gracias a su descubrimiento se logró recolectar más de 6 mil ejemplares, de los cuales es muy difícil ahora observar debido al constante recolección de “souveniers” de las generaciones que le siguieron.Si uno camina hacia el sur desde Matanzas podrá ver el islote de Pupuya con una enorme colonia de lobos marinos que conviven con varias aves y que son observables desde la arena.Las dunas por las que uno avanza, son parte de un ecosistema único, de un pueblo singular y de un lugar que tiene mucha historia por contar. Pero está solamente reservada para aquellos que se atreven a llegar a los pequeños y anónimos puntitos del mapa.Texto y Fotografías: Jorge López Orozco





Puertecillo

Puertecillo es una pequeña aldea situada en la comuna de Navidad, Provincia de Cardenal Caro, Sexta Región del Libertador Bernardo O'Higgins, en la República de Chile. Cuenta con servicios básicos y hotelería, aunque se ha pretendido mantener la dificultad de sus accesos, a modo de prevenir oleadas masivas de visitantes. Se ha transformado en un paraíso del surf. Posee hermosas playas y buen clima.





La Boca de Rapel

Un lugar que cada vez más atrae a los amantes de las largas playas, los deportes náuticos y la paz. ...
“El río llega a su fin manso y solemne”, indica la página de Sernatur al referirse al poblado de La Boca de Rapel, una de las pocas indicaciones que se encuentran en la red al buscar información acerca de este costero enclave en el comienzo de la región de O’Higgins.
Las palabras del Servicio Nacional de Turismo no son al azar. Desde que uno llega a la zona, remontando una cuesta distante a seis kilómetros de Navidad, se entra a un mundo en que la mayor parte de lo que uno ve es agua rodeando a una pequeña colina. En medio de ella se ubican pequeñas casa coloridas, el pueblo de La Boca, en dónde abunda tranquilidad, restaurantes con ofertas de peces y mariscos y unas impresionantes vistas sobre el Pacífico o la desembocadura.
Esto último es fácilmente comprobable. En la ruta, antes de comenzar las primeras viviendas del lugar, se ubica la imagen de San Pedro, patrono de los pescadores. Desde este lugar una impresionante panorámica se yergue sobre el delta del río Rapel: sus brazos de agua dulce y pequeños islotes se visualizan en medio de enormes paredes de tierra que cercan su transitar. Por el lado contrario, hacia la izquierda, se observa toda la potencia del océano y angostas playas negras.
Mariscos a la Puerta
Las ondulantes calles de La Boca tienen una simpleza linda de pueblo que teniendo todo para ser una gema turística no ha explotado aún. Sin embargo, algunas edificaciones nuevas y una cantidad de restaurantes no menor, indican que en verano este lugar se mueve bastante más que el paso cansino que sus habitantes demuestran el resto del año.
Desde cada esquina se visualiza alternadamente mar o río, demostrando la profunda angostura que el lugar tiene. La vida de este espacio ha sido, desde siempre, la explotación del mar. De hecho, su alcalde, Horacio Maldonado, que gentilmente nos trasladó “a dedo” desde la ruta que une con Navidad, nos indica que hay toda una movilización de la gente relacionada a la pesca para salvaguardar sus cotas de producción. Los buques factoría han amenazado todo elemento marino que antes salía a raudales, convirtiendo la pesca artesanal en, prácticamente, pesca de subsistencia.
La confluencia del río con el océano ha provocado que en la zona exista una fauna rica en mariscos y peces. Ejemplo de ello son las casas de los pescadores que venden locos por docenas, piures y algunos peces como corvinas y sierras. O los locales de comida que ofrecen variadas cartas y menús económicos con grandes platos (promedio $2000 pesos).
Playa Larga
La gentileza de la gente hace fácil preguntar lo obvio. ¿Dónde está la playa? Con certeza en todas direcciones, pero por lo escarpado de las pendientes, los datos lugareños sirven. Hacia la izquierda del pueblo hay pequeñas escalinatas que permiten descender hacia el mar.
Casi los únicos que están ahí siempre, aparte de las gaviotas, son los pescadores de orilla con sus enormes cañas. Cómo fue antes mencionado lo principal que sale son las corvinas y algunos lenguados, especialistas en aguas turbulentas y fangosas.
En la arena negra todo es paz mezclada con el sonido de las enormes olas. Mucho viento se levanta, lo que hace que este lugar también sea uno de los predilectos por los amantes del windsurf que hacen que la Boca se haya convertido en uno de los mejores lugares de la zona central para su práctica.
Hoy no hay nadie. Solamente los jotes que planean majestuosos sobre nuestras cabezas. La larga playa se extiende entre acantilados hasta la Vega de Pupuya y más allá, pero para caminar todos esos kilómetros se necesitan piernas y tiempo.
A la Desembocadura
Pero uno de los mejores paseos que se puede realizar aún es a la conjunción del Rapel y el Pacífico. El “aún” es intencionado porque todo ese lugar geográfico, la punta de La Boca es parte de una empresa privada que está vendiendo lotes de tierra a privados.
Tras caminar unos 20 minutos se entra al deshabitado condominio. No hay guardias, no hay casas, no hay nada urbano. Solamente pequeñas aves, cardos secos y pastizales bajos. Y, por supuesto, enormes vistas sobre las aguas.
Las colinas descienden sobre un bosque de antiguos pinos. El paisaje se vuelve surrealista en su soledad. A poco andar se encuentra la playa, la desembocadura toda en dónde cientos de aves, incluyendo una pequeña familia de cisnes, se alimentan y viven.
Algunos restos de aparejos de pesca y una animita hacen recordar que estamos ante un mundo de pescadores cuyos botes no tardan el situarse en pleno delta a calar redes y espineles.
El silencio del río, amplio y magnífico, seduce. Agua dulce y salada se mezclan causando uno de esos milagros naturales, de es alquimia viva, que de tanto verla por antiguas generaciones ya ha sido olvidada en las actuales.
Atrás se ve el caserío de La Boca, con sus casas coloridas y su belleza de pueblo costero aún desconocido. Otro rincón de Chile tan cercano a una gran urbe y que permanece en un injusto olvido.
Texto y Fotografías: Jorge López Orozco





Bucalemu: un lugar de cisnes

Este balneario de la Sexta Región, ubicado a 300 kilómetros al surponiente de Santiago y en el que confluyen el campo y la playa, es quizás uno de los más pintorescos del país.
A escasos metros de la blanca arena, 70 cisnes de cuello negro no sólo son el orgullo de los bucaleminos, sino el principal atractivo y "gancho" para los turistas que cada año llegan a esta localidad de la comuna de Paredones.
A los casi cuatro kilómetros de playa -con abundante pesca, principalmente de merluza, plato típico de esta zona, y las sabrosas jaibas- se suma un mar calmo con una especie de pozón que atrae a los más pequeños.
"Esta es una zona con mucho futuro", asegura el alcalde de Paredones, Antonio Carvacho, quien -consciente del atractivo de los cisnes de cuello negro- solicitó la colaboración de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) para la protección de la especie.
Dos son los accesos que conducen a este paraje. El primero, Rancagua-Pichilemu (177 kilómetros, todos asfaltados)- Laguna de Cahuil (la que se cruza en balsa) y de ahí por un camino de tierra, en buen estado, se hacen los 37 kilómetros al sur de Pichilemu. Otra alternativa es la ruta Santa Cruz-Lolol-Paredones-Bucalemu.
La práctica de pesca de orilla es otro de los atractivos para los miles de veraneantes que no sólo visitan esta playa, sino que la de Boyeruca y Las Salinas de Lo Valdivia, en donde es posible conocer el proceso de extracción de sal de costa.
Un atractivo especial le otorgan a este balneario de 1.500 habitantes, los pescadores artesanales que con sus ocho embarcaciones constituyen, cada mañana entre las cinco y las seis de la madrugada, un espectáculo para disfrutar y que luego, al regreso, permiten, a los más madrugadores, consumir los mariscos al pie de los botes. Una caja de 22 a 25 kilos de merluza se vende entre 4.000 y 4.500 pesos.
Pichilemu, 37 kilómetros al norte de Bucalemu, es el balneario más importante de la Sexta Región y se diferencia de su símil porque existe allí una adecuada infraestructura para recibir a los más de 40.000 veraneantes que llegan cada año.
La Boca de Rapel, Las Brisas y Matanza, localidades de la comuna de Navidad, son otros atractivos. Se ubican 138 kilómetros al suroeste de Santiago. Si bien se trata de vías no pavimentadas, éstas se encuentran en buen estado y la locomoción es bastante expedita.
Pero no sólo la zona costera tiene atractivos turísticos. Marchigüe, pintoresco pueblo ubicado 42 kilómetros al este de Pichilemu, tienen el imán de la tradición de las artesanas en "chupallas" y los hermosos trabajos realizados en la paja silvestre, trenzada a mano, conocida como "teatina" (12-01-96).
Julio Cesar Moreira





Pichilemu es uno de los mejores lugares para la práctica de Surf. Sus extensas playas y maravillosas olas convierten esta zona en un paraíso. En este sentido, la comuna tiene excelentes sectores para la práctica de Surf, incluso hay deportistas y expertos en la materia que no dudan en señalar que Pichilemu es el mejor lugar de Chile para la práctica de este deporte. Porque además de sus fabulosas olas, la extensión de su litoral permite que los deportistas ahorren tiempo de nado y remo. La calidad de las olas incentiva a un gran número de deportistas locales, hecho que ha permitido a Pichilemu contar con representantes destacados tanto a escala nacional, como internacional. Ejemplo de ello es el joven Ramón Navarro, considerado uno de los mejores de Chile.
Entre los lugares más frecuentados por los surfistas, figuran Playa Infiernillo, La Puntilla y Punta de Lobos, sector que se encuentra 6 kilómetros al sur, donde es posible acceder por un camino pavimentado que va bordeando la costa.La Puntilla y Punta de Lobos, se han transformado en los más espectaculares escenarios naturales para desarrollar los Campeonatos Internacionales de Surf más importantes a nivel nacional, siendo noticia en los principales medios especializados de este deporte.
Esto ha motivado la presencia permanente de surfistas provenientes de diversas partes del mundo. Es así como cada año llegan al balneario cientos de extranjeros desde lugares como EEUU-California-, Alemania, Holanda, Francia, y Brasil, entre otros. La comuna cuenta con escuelas de Surf que durante todo el año operan transmitiendo los conocimientos de destacados deportistas, tanto de la zona como extranjeros que han quedado enamorados de nuestras playas.


Pichilemu:
EL PARAÍSO DE LOS SURFISTAS EN CHILE

Desde el primer momento que se toca el agua, no hay que luchar contra el mar sino que hay que aprender a comprender y dirigir sus fuerzas para aprovecharlas con respeto. Lo más asombroso de todo, es que no sólo se sobrevive, sino además se puede jugar en medio del tremendo poder de las olas y las corrientes.
Ubicado a 126 kilómetros al suroeste de San Fernando, en la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins (VI región), el balneario de Pichilemu no sólo es reconocido por la belleza y tranquilidad que ofrece a los visitantes, sino que también por las excelentes condiciones de viento y oleaje, que lo convierten en el mejor lugar para la práctica de uno de los deportes acuáticos más carismáticos que existen: el surf.
Las playas del balneario más frecuentemente visitadas por los seguidores de este deporte, son tres: La Puntilla, El Infiernillo y Punta Lobos.
La Puntilla
Ubicada frente al Parque Ross, es una playa muy extensa, completamente equipada con baños, duchas, camarines y estacionamiento para vehículos. Es ideal para los adoradores de la natación y los surfistas.
Estos últimos deben considerar que en La Puntilla la ola que corre es muy larga (un kilómetro aproximadamente), es una izquierda consistente, rápida y con secciones tubulares, variando su tamaño entre uno y cuatro metros cuando el swell (agrupación de ondas que viajan desde alta mar hacia la costa) entra limpio. Recomendable para novicios.
El Infiernillo
500 metros al sur de Punta La Puntilla, se encuentra esta playa de arena negra y espectaculares roqueríos (ideales para apreciar una bella puesta de sol), en la cual es posible practicar la pesca y variados deportes náuticos.
Recomendada para los surfistas con más experiencia, El Infiernillo es una punta rocosa donde corre una izquierda muy fuerte y muy tubular, no tan larga como La Puntilla pero mucho más intensa. Aquí se puede surfear cuando la ola tiene un mínimo de dos metros de altura (con menos tamaño la ola no quiebra o quiebra muy cerca de las rocas) y entran olas de hasta cuatro metros.
Punta Lobos
Recorriendo 6 kilómetros de un camino de tierra hacia el sur de Pichilemu, se encuentra una imponente punta con acantilados de rocas y con unas olas bastante más grandes que en los lugares ya mencionados y una extensa y hermosa playa de arena negra.
Este es sin duda el lugar más "extrem" para surfear, debido a que el tamaño de las olas puede llegar a ser de seis metros de altura o quizás un poco más. Es importante señalar que no es un lugar apto para los que recién están practicando este deporte.
Para entrar al mar hay que caminar por encima de rocas, cruzar un canal de aguas bien bravas para subirse en los morros (islotes de piedra con dimensiones monumentales) y luego esperar un buen momento para saltar, entrar al agua y surfear. Al igual que las anteriores, también es una izquierda larga (un kilómetro aproximadamente), pudiendo surfear con olas desde los dos metros hacia arriba por la misma razón que en El Infiernillo.
Para tener en cuenta
La temperatura del agua es muy fría, por lo tanto es necesario un traje de agua bien sellado (mínimo 4/3 mm), y si es posible, llevar botines, gorro y guantes, sobre todo en invierno. La medida de la tabla indicada para llevar va desde 6.5 pies para olas chicas en La Puntilla, hasta los 8.5 pies para surfear olas gigantes en Punta Lobos.

2 comentarios:

A las 6 de agosto de 2007, 11:17 , Blogger ABRAHAM LÓPEZ MORENO ha dicho...

Como veo que te gustan las panorámicas, te invito a que conozcas el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, es el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa con 214.300 Has. Situado al este y nordeste de la provincia de Jaén. Está declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.
Estoy realizando un blog sobre Cazorla y su sierra y deseo compartirlo con todos vosotros.

La dirección es la siguiente:

http://panoramicacazorlense.blogspot.com/

Dejar en ella todos los comentarios que queráis.
Espero que os guste y la disfrutéis.

Un saludo.

Abraham

 
A las 5 de enero de 2009, 5:51 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Ubicate, este blog es de Chile, a nadie le interesa españa. A quien le interesa visitar lugares donde hay racismo,...ni siquiera los animales son racistas, para que veas la altura mental de tus compatriotas. Es un riesgo ir a españa. Ademas en Chile tenemos parajes de maravilla...que se sueñan en europa

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal