sábado, 4 de agosto de 2007

Tanumé a 25 kilómetros al norte de Pichilemu

El Mercurio
Domingo 22 de abril de 2007

El sello Tanumé en la familia Aspillaga



VIDA SOCIAL Domingo 22 de Abril de 2007

POR VERÓNICA MATTE L. FOTOGRAFÍAS, YASNA KELLY

A comienzos del siglo XX, Manuel Aspillaga Valenzuela diseñó lo que sería la casa de veraneo de la familia Aspillaga Sotomayor y sus descendientes. En una playa desierta, como el secreto mejor guardado y a 25 kilómetros al norte de Pichilemu, en una zona boscosa y de difícil acceso, levantó una construcción lujosa y amplia que se inspiraba en la estética de la ópera Aida, pero que no abandonó el estilo de las haciendas tradicionales chilenas.

Esta casa, con alrededor de diez piezas, que mezcla la madera y el adobe con el hormigón de los pilares, albergó a los integrantes, amigos y pololos de la familia durante muchos años en largas estadías. De los cuatro hijos hombres de don Manuel, fue Pedro, casado con Inés Salas Pereira, quien se quedó con la casa. Cuentan que era muy estricto, pero respetado y querido por sus hijos y nietos, con quienes paseaba en carreta, disfrutaba del mar, hacía excursiones por los bosques y quebradas y aprovechaba de pescar.

Para los descendientes de la familia, el sello de Tanumé (ojos de Traro) dejó su marca y son miles las anécdotas que recuerdan al respecto. Algunas que destacan entre ellas son: el rechazo al cordero por ser un plato seguro en todas las comidas, incluso presente en las cazuelas; el sonido de la campana que los llamaba a tomar té a las cinco en punto, sin importar lo que estuvieran haciendo o lo lindo del día; el baño, que quedaba afuera de la casa y que recibía el nombre de Corte Suprema; el padre Julio Palma, con quien siempre veraneaban, y los paseos a Pichilemu, que eran una verdadera fiesta.

A casi cien años de su construcción y después de un incendio que la dejó en ruinas, la familia aún visita con nostalgia el lugar que fue parte de sus vidas.


Vista de la casa a la playa. Las esculturas fueron confeccionadas por el francés Folia, quien vino a Chile especialmente para ello alrededor de 1912.

Sobre la playa, un muro de piedra rodeaba la propiedad. Una vez dentro del recinto, se desplegaba una escalera de cuatro metros de altura escoltada por dos esfinges, que conducía a un jardín de inspiración francesa.

Manuel Aspillaga solía invitar a pintores a su casa para que le enseñaran a dominar el pincel. Entre sus más cercanos estaban Enrique Swinburn, Thomas Somercales y Onofre Jarpa. En la foto, abajo a la izquierda, el dueño de casa y el pintor Luis Strozzi, acompañados por la familia Aspillaga.

Los niños y adultos solían hacer paseos en carreta por la playa. Los pintores que visitaban Tanumé también las usaban para buscar lugares ideales para inspirarse. En la foto Enrique Swinburn recorriendo el entorno.


Título Playa en Tanume.
Autor Swinburn Kirk, Enrique (1865 – 1929)
Descripción Óleo sobre tela, 71 x 114 cm.Firmado

Playa de Tanumé
Autor: Onofre Jarpa

----
MANUEL ASPILLAGA VALENZUELA, pintor. Nació en Santiago de Chile en 1870. Falleció en 1930.Artista aficionado, recibió lecciones de arte de Enrique Swinburn y Onofre Jarpa y junto a ellos adquirió el interés por la pintura de paisajes. Además perteneció a la escuela de Thomas Somerscales.
ESTRATEGIA VISUAL Ejecutó paisajes chilenos con la técnica del óleo.
PREMIOS1895 Mención Honrosa,. Sección de Pintura de la Exposición Nacional Artística. Salón de 1895. Santiago, Chile. 1896 Medalla de Segunda Clase en Pintura. Sección Pintura, Acuarela y Dibujo de la Exposición Nacional Artística. Salón de 1896. Santiago, Chile. 1906 Primera Medalla en Pintura. Salón de 1906. Santiago, Chile.1907 Premio de Paisaje del Certamen Arturo M. Edwards. Santiago, Chile. 1910 Tercera Medalla en Pintura. Exposición Internacional de Santiago. Santiago, Chile.
EXPOSICIONES1895 Salón de 1895. Santiago, Chile.1896 Salón de 1896. Santiago, Chile.1906 Salón de 1906. Santiago, Chile.1907 Salón de 1907. Santiago, Chile. 1907 Salón Independiente de 1907. Santiago, Chile.1910 Exposición Internacional de Santiago. Santiago, Chile.1930 Exposición con motivo del Cincuentenario del Museo de Bellas Artes. Santiago, Chile.
OBRAS EN COLECCIÓN DEL MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES Paisaje. Oleo sobre tela. 47 x 17 cm.
BIBLIOGRAFÍA
ALVAREZ URQUIETA, LUIS. Colección Luis Alvarez Urquieta. Imprenta La Ilustración. Santiago. 1928.
ALVAREZ URQUIETA, LUIS. Breve historia de La Pintura en Chile, algunos juicios y nomina de cuadros de la colección Luis Alvarez Urquieta. Santiago: s/e., 1938.
BIBLIOTECA Y CENTRO DE INFORMACIÓN. Archivo Documental del Artista Manuel Aspillaga.
MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES. Pintura Chilena, Santiago, 1977
Primeras exposiciones de arte en Chile Importación del modelo de enseñanza francés e italiano La puesta en marcha de un sistema de educación artística se inició con la llegada de intelectuales chilenos y extranjeros al país, tras una larga permanencia en Europa. Estos viajeros, que se habían interiorizado en el arte y cultura de Francia e Italia, trajeron a Chile, renovados referentes e importaron un nuevo modelo académico de enseñanza. El coleccionista e historiador del arte Luis Álvarez Urquieta, denominó a estos artistas, Grupo de los Precursores, pues influyeron decisivamente en el desarrollo de las artes: “estos artistas aportaron a la historia del arte chileno con sus obras testimoniales, que dan cuenta de la observación del espacio geográfico y la descripción de las gentes, costumbres y hechos históricos ocurridos en diferentes zonas de Chile. Al mismo tiempo su contacto con el incipiente ambiente artístico local ayudó a la enseñanza y la apreciación de estas prácticas” Algunos destacados de este grupo fueron: José Gil de Castro, Carlos Wood, John Searle, Mary Graham, Johan Heinrich Jenny, Francis Martin Drexel, Claudio Gay, Camilo Domeniconi, Juan Mauricio Rugendas, Augusto Borget, Procesa Sarmiento, Raymond Monvoisin, Ernest Charton, Juan Bianchi, Clara Filleul (1848), Alexander Simon, Otto Grashof, Giovatto Molinelli, Theodor Ohlsen y Thomas Somerscales. También sobresalieron los artistas, que fueron discípulos de los extranjeros residentes: José Gandarillas, Francisco Javier Mandiola, José Tomás Vandorse, José Miguel Blanco, José Mercedes Ortega, Alfredo Helsby, Álvaro Casanova Zenteno y Manuel Aspillaga. (Fuente:
Artistas Plásticos Chilenos)
---






(Fotos de PichilemuNews)

Martes, 22 de mayo de 2007. TANUMÉ, FRANUMÉ, TRANUMÉ ¡POR FIN! TE ENCUENTRO Hace un mes aproximadamente, un artículo dominical en El Mercurio, daba cuenta de Tanumé, la misteriosa casa que los propietarios levantaron para descansar al borde de la playa, pero como un bastión inexpugnable a los curiosos, quizás para proteger la intimidad de sus moradores y no aparecer en las páginas sociales de revistas faranduleras de principios del siglo pasado. Interesante el artículo, aunque con gusto a poco. Si, valioso en fotografías de antiguos moradores estivales. Fue en ese momento, cuando recordamos una hermosa crónica escrita por Don Antonio de Petrel, el 17 de Mayo de 1990, donde se refería al incendio que intentó quemar la leyenda; pero la mano artera no pudo, pues las esfinges sobrevivieron y siguen como mudas testigos de la tragedia, que felizmente no las tocó, sino el humo -quizás- las hizo cerrar sus ojos y derramar algunas lágrimas, mas quedaron para la posteridad, aunque no sabemos hasta cuándo. No obstante a la búsqueda, no encontramos la crónica -sino solo hoy- y la hemos transcrito -con estusiasmo- para que la disfruten. También hemos encontrado algunas de las hermosas fotografías tomadas allá por el año 1973, por Don Antonio de Petrel, otras el año 1976 por este editor. Y, también, otras después de incendio.

REQUIEM POR TANUMÉ Crónica de Don Antonio de Petrel.

Se incendió Tanumé, millares de fuegos consumen las casas de la playa del fundo. En hora trágica arde el mito, leyendas y misterios que rodean su casi centenaria existencia, ¿Quizás una venganza de los dioses contra Prometeo? ¿Quién robó los secretos a los viejos constructores? Eknatón transplantó sus sueños al patriarca de los Aspillada, éste, erigió palacio en litoral Picunche. Tu arquitectura calcinada era réplica de ... ¿Réplica de qué? Tanumé, de si mismo. Un recoveco en el que culturas Egipcio-Mapuche- Chilensis, se fusionaron. ¿Y qué me dices del Partenón? Ningún oráculo me anunció tu desgracia. Los mariscadores de orilla, los cochayuyeros ... ¿Corrieron, llevando agua para mitigar tus llamas? De Las Quiscas, Polcura, Los Huachos ... ¿Fueron? El cielo iluminado por la gigantesca pira, el crepitar de los cipreses de poda topiaria, el llanto de las Esfinges ... ¿No lo sintieron? ¿Llegaron tarde? ¿Quién me devuelve la exótica casa de Tanumé? Y todas las noches que dormí sobre la arena, tapado con el alero rocoso o la marea, o la hospitalaria ruca de los buzos: del Milton "Tejas", el "Carmelo" y otros. Las caminatas que hice, para verte. ¿Surgirás de tus restos como el Fénix? ¿Dónde nació la chispa esa noche ardiente que terminó con tus días? Hay seguros comprometidos. Si la compañía paga, ¿Don Taco reconstruirá tu porte monumental abrazada? Tanumé de THANN, caerse, caer y UME, part, Inter., pluralizante. ¿De los acantilados que franquean tu playa? Te dicen también Franumé o Tranumé y Tenumé. Champollion, tu piedra Roseta ¿Tiene la respuesta?. Tanumé, te conocí desde la playa, tranco ligero y la vista siempre a la deré. "Cañitas", nuestro guía, recomienda no acercarse, no detenerse. Después de todo, vamos a Topocalma. A veces una ola nos alcanza los pies, sigo mirando, siempre a la de-ré. El sueño faraónico está ahí, las Esfinges vigilan. Reinas o concubinas de Nubia o Elefantina. ¿Folia, a quién robaste la modelo que prestó sus dones para eternizarlos en Tanumé? ¿De qué harem te raptó Aspillada, tu Faraón? ¿Cómo burló a los eunucos de sus cuidados? Las fisuras de tus cuerpos y rostros maquillados por Fra, ¿Volvieron a erizarse cuando el calor te quemaba, y tu pelo chamuscado muestra tu cuerpo herido? Las columnas dóricas, aspilláguicas, jónicas, corintias, tanuméicas. ¿Quedaron en pié? ¿Cuántas? ¿Apuntan al cielo a los albañiles de Karnak? ¿Buscan al primer arquitecto de Amenofis o de Tutmosis III? ¿Bajo qué dinastía empezaron tus constructores a poner la primera piedra? ¿Quién lo concluyó? ¿Qué alquimista amalgó las piedras de tus magníficos muros? La puerta al pié de la playa, ¿Fue traída de Tebas? Es Ramses el rostro fundido el que mira el océano, o ¿es el del mismo Manuel? ¿Conociste la "Corte Suprema" y la "Asistencia Pública"? Los copihues que la Toyita replantó en el parque, en la Quebrada Grande, ¿Tiñeron de rojo tus acequias? La mina, las líneas y los carros de volteo, ¿quedaron al descubierto? ¿Qué había en tus extrañas? ¿Quién vio jaulas y jaurías leoneras? ¿Qué chango corrió por tus playas? Me aseguraron que los supuestos calabozos eran solo bodegas del vino, las cavas, y que las viejas cosechas que ahí reposaron se fueron en la mudanza de los Aspillagas. En 1897, los vecinos de Don Manuel: Don Salvador Gutiérrez en Topocalma y don Víctor Arriagada en Panilonco. Don Manuel es uno de los diez primeros contribuyentes de la recién nacida comuna de Pichilemu. Tanumé, salvaste herida a la reforma agraria y al tiempo. El "Chicho" Allende dijo a don José Valenzuela, su viejo cuidador, que la expropiaría, que era el Presidente de Chile y la convertiría en un lugar de descanso para ancianos, para el pueblo. Mas, no pudiste con el fuego. Don José, acaricie con sus manos campesinas los lomos dolidos de los "Animalitos", muéstreme otra vez sus encantos, rodee las araucarias, cuente la columnata. Tus fuentes, ¿son alimentadas por una vena subterránea que viene del Nilo? ¿De un papiro de la Acrópolis o de qué tragedia el ceramista obtuvo los rostros que esculpiste en los grandes jarrones? ¿Qué nuevas y viejas historias de Tanumé, contará el folclore costero? Hace tanto que te ví la última vez, iba con la alegre troupe que acampaba en La Polcura ... ¡Ya no serás nunca igual! Ud. Sabe ... la dantesca fogata.
Publicante
Pichilemunews

---

Etiquetas: , , ,

1 comentarios:

A las 4 de octubre de 2010, 20:08 , Blogger chateer ha dicho...

tanumé: ciudad.priviligiada para tal construccion.grandiosa y hermosa como emulando el ejipto del aller,que pena que un misterioso insendio halla querido hserla desaparecer.sus aposentos ya no estan ,pero han quedado como mudo testigo sus pilares, y sus ifinges,que demuestran su gradiocidad para sus proccimas generaciones.en una bella y hermosa edificacion.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal