domingo, 8 de marzo de 2009

Matrimonios jóvenes en Colchagua

POR ALEJANDRA MULET

El auge turístico, enológico y agrario que ha tenido el valle de Colchagua estos últimos cinco años ha hecho que muchas parejas recién casadas tomen la decisión de irse a vivir a ciudades como San Fernando, Santa Cruz, Lolol y sus alrededores.

Es el caso de estas siete parejas, que, sin conocer mucho la zona, partieron a hacerse cargo de importantes proyectos laborales y personales y que, con el paso de los años, no cambian el valle por ningún otro lugar.

Pese a que en un comienzo todos extrañan a sus familias, amigos y el sinfín de panoramas que existen en Santiago, todos coinciden en que vivir en el campo, en contacto con la naturaleza, poder criar a los hijos tranquilos y seguros, da una calidad de vida que en ciudades más grandes no existe.

Fecha: 5 de marzo de 2009

Desde que la periodista Francisca Riveros y el acuicultor Rafael Enberg se casaron siempre quisieron vivir fuera de Santiago. Por ello cuando él tuvo la oportunidad de hacerse cargo de un negocio familiar en San Fernando no lo dudaron y en junio cumplen un año viviendo en El Tambo, encantados con la tranquilidad, calidez y seguridad de la zona.

Hace poco más de un año y recién casada, Constanza Pastene, ingeniera agrónoma casada con Pablo Obregón, psicólogo, aceptó un importante desafió laboral en Lolol. "Pablo siguió trabajando en Santiago, lo que fue súper difícil, porque estuve sola 9 meses sin el apoyo de mi marido", cuenta. Sin embargo, una vez que él encontró trabajo, se instaló en Lolol. Acaban de ser papás de Pedro y agradecen el vivir en contacto con la naturaleza.

Los enólogos Maite Hojas y Felipe Uribe llegaron recién casados a San Fernando. Actualmente viven en las afueras y tienen una hija de dos años a la que ven crecer libre y sin peligros.


Pilar Rojas, profesora de inglés, y Diego García de la Huerta, enólogo, motivados por un tremendo desafío laboral para Diego y como proyecto familia, en 1999 tomaron la decisión de vivir en la Viña Sutil, Peralillo. Actualmente Diego es gerente general de la viña y tienen 3 niños: Alicia, Diego y Antonia.


Hace poco más de tres años Cristian Kühlenthal, ingeniero civil industrial, asumió la gerencia general de una empresa dedicada a la producción y exportación de fruta y carne de cerdo en la zona, lo que significó para Isabel Lyon, ingeniera comercial, dejar su trabajo en Santiago y partir. Hoy viven felices en Almahue con su hija Isabel de 3 años.

La agrónoma Priscila Ulriksen y el enólogo Patricio Celedón llegaron al valle recién casados asumiendo nuevos proyectos laborales. Amantes del aire limpio, el cielo azul y los verdes paisajes de Colchagua, este matrimonio ya lleva dos años y medio viviendo cerca de San Fernando.


José Antonio Aldunate ya llevaba un año viviendo en Colchagua cuando le pidió matrimonio a Catalina Aubert. Ya
instalados fueron conociendo a otras parejas y organizando panoramas. "Como estás solo, tus amigos pasan a ser tu familia", explica Catalina.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal