martes, 5 de mayo de 2009

Matanzas, Un Refugio a la Mano




Un verdadero paraíso del surf se esconde en este poblado ...

VER GALERÍA

A tan sólo tres horas en bus de Santiago se ubica una zona costera ampliamente ignorada. En el límite con la V región y separado de la de O`Higgins por la desembocadura del río Rapel, comienza una zona que permanece oculta a las vecinas playas más al norte que conforman el litoral central.


Matanzas se encuentra ubicada al extremo sur-oeste de la comuna de Navidad, ubicada entre acantilados de gran altura que forman enormes panorámicas sobre el Pacífico. Pequeños caseríos de tradición campesina y algunos bosques de pinos son los vecinos de Matanzas. El pueblo es una calle larga con casas de distintos tipos y que dejan callejones que permiten mirar el mar entre ellas.

El bus nos deja cercano al puente mas alejado del pueblo. Un pequeño riachuelo marca la ruta hacia las plomas arenas que conforman esta playa. Atardece espectacularmente entre bosques de pinos, mientras en la calle alguno de los ochenta pobladores que componen Matanzas durante época no estival se pasean con un ritmo envidiablemente tranquilo.



No somos los primeros en descubrir este lugar. Evidente se hace al quedarnos en el camping "Olas de Matanzas", un equipadísimo lugar para campistas que tiene, además, unas cabañas de lujo.
¿Cómo un pueblo tan pequeño tiene esto?
Fácil respuesta: el océano.

Vida Acuática: Surf y Buzos
En la mañana todo suena a mar. Desde la carpa es posible divisar toda la costa que es flanqueada por los acantilados. El potencial de la zona es en la actualidad los deportes acuáticos como el windsurf y el surf.

Desde hace unos seis años llegaron a la zona algunos extranjeros que dimensionaron el enorme potencial para deslizarse por las olas que tiene esta playa. Secreto de boca en boca, la nueva utilización del mar no pasó desapercibida para los jóvenes locales.

Hijos de los pescadores artesanales, cambiaron las redes por las tablas. Hoy es posible divisarlos internándose entre las olas cada mañana enfundados en sus trajes negros de neoprén. Al borde de la playa otro hombre de negro, Jorge Antonio Ahumada, prepara la red para la pesca denominada "calado de orilla".



El buzo se interna a las frías aguas salobres para sacar corvinas cuyo número ha ido en descenso en los últimos años. En tanto a poca distancia, en "La Mesa", una roca internada a unos 200 metros de la arena, los surfistas intentan sacar el máximo de rendimiento a las olas que se levantan.

Martín, un oriundo de 26 años, es uno de los referentes de Matanzas en esta nueva pasión por el océano. Aparte de meterse diariamente, hace clases por poca plata para los neófitos que llegan a Matanzas.



KAULI SEADI EN CHILE Actual Campeón Mundial de Windsurf en Olas

Además los vientos que se levantan todo el año, que llegan hasta los 30 nudos, han posibilitado que la práctica del windsurf haya atraído a Kaudi Seadi, campeón mundial de la especialidad, a deslizarse por la ola izquierda matancera.

El mejor punto de la bahía para surfear es frente a la caleta de los pescadores, donde el porte de las ondas fluctúa entre los 0.5 y 2.0 metros de altura. Las velas más usadas van desde la 4,7 a 5,3 m2.

En la bahía es posible ejecutar cualquier tipo de salto, siempre y cuando se disponga de medio metro más de vela de lo acostumbrado y una tabla de ola con cierta flotabilidad.

Matanzas, Darwin y Maravillas Naturales
Matanzas tiene una antigua data. Utilizado como puerto de embarque durante la colonia, cuyos vestigios son visibles en la playa, fue parte de grandes haciendas que trabajaban los productos agrícolas. ¿Por qué el nombre de Matanzas? Los propios pueblerinos se encargan de dar sus argumentos.

Según dicen, mayoritariamente, era porque en la zona se efectuaron una serie de mortandades de:
i) lobos marinos de las cercanías cuyas pieles eran llevadas a otros mercados o
ii) vacas y otros que eran llevados al lugar, a un gran matadero, desde donde después los productos obtenidos se iban mar afuera.

Sin embargo, llama la atención la que dice relación con Sir Francis Drake y un posible desembarco que tuvo en Matanzas. Según cuenta Martín, el surfer, el mítico corsario inglés se detuvo acá para reabastecerse, siendo bien recibido por los aldeanos. Al caer la noche Drake habría asesinado a la totalidad de la villa para no dejar testigos. Cosa difícil de creer en la actual tranquilidad del pueblo. La gente no se preocupa del vendaval de delincuencia que ofrecen los medios capitalinos. Acá todo es paz, puertas abiertas y niños que juegan con dos de los emblemáticos perros de la calle: Gaviota y Blanca.




La playa es enorme y caminable durante kilómetros en que los acantilados amurallan la playa en varias partes. Estos muros fueron los que llamaron la atención del naturalista Charles Darwin, quién en su paso por Matanzas identificó 31 especies de fósiles en estas terrazas sedimentarias. Posteriormente gracias a su descubrimiento se logró recolectar más de 6 mil ejemplares, de los cuales es muy difícil ahora observar debido al constante recolección de "souveniers" de las generaciones que le siguieron.




Si uno camina hacia el sur desde Matanzas podrá ver el islote de Pupuya con una enorme colonia de lobos marinos que conviven con varias aves y que son observables desde la arena.

Las dunas por las que uno avanza, son parte de un ecosistema único, de un pueblo singular y de un lugar que tiene mucha historia por contar. Pero está solamente reservada para aquellos que se atreven a llegar a los pequeños y anónimos puntitos del mapa.

Texto y Fotografías: Jorge López Orozco (periodistaviajero@chile.com)

DATOS UTILES
• Cómo Llegar: Buses diarios desde el Terminal San Borja. Pullman Navidad y Buses Navidad son las dos empresas que viajan a Matanzas, el viaje demora alrededor de tres horas.
• Dónde Dormir: La mejor opción es camping y cabañas "Olas de Matanzas". Excelente servicio y amabilidad a toda prueba.
Fonos: (09) 643 4809;
info@olasdematanzas.cl
Web:
http://www.olasdematanzas.cl/
http://www.chile.com/tpl/articulo/detalle/ver.tpl?cod_articulo=78809



MATANZAS

BREVE RESEÑA DE MATANZAS

UBICACIÓN:

Matanzas, es una localidad costera perteneciente a la comuna de Navidad, ubicada al Nor-poniente de la Provincia Cardenal Caro, Sexta Región del Libertador Bernardo O’Higgins.

Geográficamente Matanzas se ubica entre los 33º 57’ 15" Latitud Sur y los 72º 52’ Longitud Oeste aproximadamente. Ocupando los terrenos adyacentes a la caleta del mismo nombre, frente a los islotes Lobos y Pájaros.

Morfológicamente los terrenos sobre los cuales se asienta responden a dos unidades geográficas bien diferenciadas: un angosto sector plano u orilla de playa bordeando el mar sobre el que se emplaza la mayor parte de la población e inmediatamente a continuación un sector más elevado de laderas abruptas con escasos sectores amesetados cuya altura fluctúa entre los 10 a 100 m.

Los vientos reinantes y casi permanente en este sector durante todo el año, son el Sur y Sur poniente; especialmente el Sur que con una fuerza increíble, corre por la franja costera permitiendo la práctica de deportes náuticos.

HISTORIA:

"Como localidad, nació con destino definido: Puerto de Matanzas, se le conoció desde los albores de Colonia. Era puerto de carga además de una industria de carnes: lobos marinos, vacunos, etc., que eran faenados en el lugar y luego enviado a otros lugares de Chile y el mundo.
También era Puerto Militar, y en él desembarcó parte del ejército español que ocupó, durante la colonia, el centro del país. Más tarde fue invadida por piratas, quienes vencieron a la flota y ejército español, expulsándolos del puerto. Quedan huellas aún, en los esqueletos de barcos hundidos en las aguas, ahora bajas arenas, producto de esos encuentros y derrotas" (Encina)

En 1906, el terremoto que asoló la zona central del país, inutiliza el puerto, que es desmontado y rematado en el año en el año 1926. Quedan aún testimonios de aquello, algunos fierros en la arena de lo que fuera el muelle que penetraba más allá de las rompientes.

Desgraciadamente, por la actitud ignorante e irresponsable de algunos depredadores del siglo 21, que nada les importa la historia de los pueblos, varios de estos fierros que se erguían aún orgullosos de un pasado glorioso, han caído en sus manos y han sido vilmente sustraídos.

El último y emblemático vestigio que quedaba de esa "época de oro", era el hermoso e imponente edificio de la Administración del Puerto , que estando en poder de la Orden Franciscana, cayó fulminado por el devastador terremoto del 3 de marzo de 1985, que con singular violencia nos afectó.

Matanzas 1928


Vista panorámica de Matanzas desde el sector sur. En primer plano se observa el edificio de la Administración del Puerto. La mayor parte de las construcciones que se ven, corresponden a las bodegas de "González Soffia y Cía." También aparece parte del muelle ya inactivo. Un fraile franciscano observa con melancolía este bucólico paisaje

ORIGEN DEL NOMBRE DE MATANZAS:

No existe ningún documento que confirme fehacientemente cuál es el verdadero origen del nombre que lleva este balneario. Solamente se puede mencionar con cierta certeza que , en 1585, ya se hablaba de Matanzas.

Con relación al nombre de "Matanzas", se relatan varias versiones:

Se dice que alrededor de 1578 , existía en Matanzas un pequeño asentamiento humano, compuesto por un grupo de familias cuya principal actividad era la pesca , extracción y recolección de mariscos , y que fueron asaltadas y asesinadas por hombres del corsario Inglés Francis Drake, cuando asoló las costas chilenas. Días después de ocurrido este triste episodio, otras personas de los alrededores dieron cuenta de la cruel matanzas. De ahí se hablaba del "Lugar de la matanza "
Otra versión señala que en este lugar existió una industria en que se explotaba la piel y el aceite de lobo. Por la cantidad de piezas que eran capturadas y por la crueldad con que eran sacrificadas, se le denominó "Matanzas".
También se dice que este nombre se debe a que los primeros pobladores hispanos llegados hasta acá, procedían de una localidad española llamada Matanzas y que habrían bautizado con ese nombre este lugar, como era costumbre de los españoles , bautizar a los nuevos lugares con los nombres de los pueblos de donde ellos procedían


Juventud matancina paseando por la playa en un día domingo después de misa. Al fondo se observa parte del muelle con personas paseándose sobre él.(1910)

LEYENDAS DE MATANZAS

Algunos metros al sur de la playa principal de Matanzas, entre unos roqueríos, se encuentra una pequeña playa llamada la "Playa del Padre", y unos metros más allá se ubica la mítica "Piedra de la Sirena". De ambos lugares citaremos lo que la tradición cuenta.

Playa del Padre

Se cuenta que al poco tiempo después que el Puerto de Matanzas dejara de funcionar, el edificio que perteneció a la Gobernación Marítima, fue adquirido por el Señor Francisco Echenique, quien a su vez se las entregó a perpetuidad a la Orden Franciscana, manteniéndose por muchos años la presencia de estos religiosos en el lugar.
Fue en un verano de la década del 20, en el siglo pasado, un grupo importante de religiosos de esa Orden, pasaban sus vacaciones en Matanzas y utilizaban este sector de la playa para bañarse , al considerar que este espacio les brindaba la privacidad que ellos requerían. Uno de ellos haciendo gala de ser un gran nadador , se internó por entre las agitadas olas de esta playa, desapareciendo misteriosamente . Nunca su cuerpo fue recuperado. Tiempo después y con mucha frecuencia, los lugareños que pasaban por el sector veían al atardecer un religioso franciscano con su típica vestimenta, pasearse por la orilla de esta playa en actitud de oración .

Piedra de la Sirena:

A unos cien metros más al sur de la Playa del Padre, se encuentra la Piedra de la Sirena, hermoso e imponente mirador natural , desde donde se puede observar las hermosas puestas de sol y la vastedad del océano. Por la limpieza y transparencia de sus aguas, es muy frecuente observar algunos peces, como las corvinas, que huyen despavoridas para no caer en las fauces de los veloces y hambrientos lobos de mar que pululan en el sector.
De esta roca ,se han tejido varias versiones relatando la historia de una bella sirena que la habitaba, a continuación citaremos la versión recopilada por el prestigioso escritor Oreste Plath.

"Dicen que en la playa de Matanzas, allá en Colchagua, vivió la más hermosa chilena de su tiempo. No había colchagüino que no la pretendiera ni mujer que no sintiera, por lo mismo, celos. La bella, cuyo nombre se ha perdido, no aceptaba los galanes de por allí, porque nada le decían a su corazón.
Una noche ancló en Matanzas un barco extranjero, produciendo gran alborozo: aquello significaba comercio y sustanciosas ventas para abastecerlo.
El primero en desembarcar a la mañana siguiente fue el apuesto capitán inglés del barco. Y él, que tantos países y bellas mujeres conociera, vio de pronto a nuestra hermosa chilena. De inmediato quedó prendado. Al serle presentado, por primera vez a ella le sucedió lo mismo . ¡Al fin llegaba el hombre de sus sueños!
Como el barco debía permanecer allí un tiempo, comenzó un idilio y decidieron casarse.
Esto desató el odio de los frustrados galanes colchagüinos, odio impotente que, por lo mismo, se hacía más intenso. Decidieron que si ella no podía ser de ellos no lo sería de nadie. Para esto, recurrieron a una bruja famosa de los alrededores. Se decía que tenía extraños poderes, entre estos silbar al viento cuando quería que hubiese tempestad. Celosa ella también de la joven, aceptó el trato que pedían, a cambio de una suma de dinero constante y sonante. Con sus malas artes hizo que, al anochecer, aquella saliera a caminar por la playa y con un hechizo la convirtió en una roca que adopto la forma de la desdichada.
El novio, desesperado, la buscó en vano. Nadie supo darle razón y, desolado, volvió a zarpar.
Dicen los lugareños, que en las noches la joven vuelve a la vida para ayudar a los que se pierden por allí. Además afirman que trae buena fortuna a los enamorados que se juren amor junto a la roca.
Según la leyenda, años después de haber desaparecido la joven, ancló en el puerto otro barco, al mando de un capitán inglés. Pero nadie desembarcó . De pronto desatóse un temporal tan violento que el ancla fue cortada y el barco arrastrado hasta la Roca de la Sirena. Ahí se hundió y quedó en tal forma, que parecía estar arrodillado frente a ella. De su tripulación no se encontraron rastros.
Afirman los lugareños que, desde entonces, y tanto de día como de noche se escuchan surgir voces y cantos entre el murmullo de las olas que azotan La Roca de la Sirena.



Panorámicas de Matanzas, a mediados de la década del 30


Vista parcial de Matanzas en la década del 80 (anterior al terremoto de 1985)


Atardecer en Matanzas, primer plano, parte del muelle.

Textos, Fotos y Recopilación Histórica
Amadiel Venegas González
Profesor Escuela Carlos Ibáñez del Campo, Matanzas

http://www.pro-ohiggins.cl/libro/cuerpo/1.html

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal