sábado, 17 de mayo de 2008

Fernando Cuadra, dramaturgo

EL RANCAHUASO, Jueves, 08 mayo 2008

“Soy un francotirador del teatro”

El destacado autor de clásicos como “Las murallas de Jericó” y “La Familia de Marta Mardones”, ofreció una clase magistral en el Consejo Regional de la Cultura y las Artes con motivo del Día Nacional del teatro.

Fernando Cuadra es una de las figuras míticas del teatro chileno. Es autor de clásicos como “Las Murallas de Jericó” y “La Familia de Marta Mardones”, montajes adaptados por decenas de compañías en todo Chile. Por ello su presencia en Rancagua, en el marco de las celebraciones por el Día del Teatro, concitó la atención de gran parte del medio teatral local. A través de una clase magistral, desarrollada la mañana del jueves en el Consejo Regional de la Cultura y las Artes, el dramaturgo abordó diversos aspectos del proceso creativo que implica el desarrollo de un texto teatral.

De origen rancagüino, Cuadra asumió no tener una relación tan fluida con su ciudad natal, principalmente porque desde muy joven “fue Santiago, bella pero envenenada ciudad, la que me consumió”. Sin embargo señaló estar “muy complacido de poder estar celebrando el Día del teatro en Rancagua”. La Directora del Consejo Regional de la Cultura y las Artes, le dio la bienvenida destacando no sólo su aporte en la dramaturgia, sino que también en la formación de nuevos talentos teatrales, muchos de los cuales estuvieron presentes en el encuentro.

El dramaturgo es conocido por ser un prolífico autor de teatro, cuya creación ofrece diversas facetas temáticas que van desde lo más lírico a la crítica social más punzante. Entre los premios que ha obtenido a lo largo de su dilatada trayectoria, se encuentran los premios Carlos Cariola, de la Sociedad de Autores Teatrales; Cincuentenario de la Sociedad de Autores Teatrales de Chile; Pedro de Oña, de la Municipalidad de Ñuñoa; de la Universidad de Concepción y de CRAV (Compañía Refinería de Azúcar de Viña del Mar).

Cuadra se ha desempeñado como profesor universitario, es miembro de número de la Academia Chilena de Bellas Artes, además de fundador y director del Instituto Profesional de Teatro La Casa en Santiago.

La pasión y la responsabilidad

Durante su presentación, Cuadra desarrolló algunos aspectos fundamentales de su proceso creativo, con los ingredientes que el considera necesarios para generar una buena obra de teatro.

Desde su particular visión, y con el riesgo de ser “auto referente”, el autor se definió como “un guerrillero, un francotirador, un rebelde del teatro”. Incluso desde el comienzo, “cuando tuve la opción de estudiar medicina, pero decidí que en vez de curar los cuerpos, me dedicaría a sanar el alma. Esto ante la incredulidad de una tía que me dijo que eso era una carrera para los pobres. Por ello, cada villana de mis obras lleva el nombre de ella”.

Sus influencias vienen de la tragedia griega, la que le enseño, al igual que uno de los personajes de la obra “Antígona”, que “no he nacido para entregar odio, sino que para entregar amor. Pues bien, yo amo profundamente lo que hago”. De los antiguos escritores griegos también destacó su interés por abordar la “relación del hombre con el hombre”.

Según Cuadra, es la pasión el principal motor de sus obras, ya que “una vida sin pasión es un ejercicio muy triste. Sin embargo, una vida sin responsabilidad es un ejercicio totalmente equivocado. Esa es la base de mi trabajo. Es lo que les digo a los alumnos que entran a mi instituto, si usted no tiene pasión, no sirve para este reino”.

La charla, que se extendió hasta cerca de las 13 horas, nació de la mesa de gestión teatral coordinada por el Consejo Regional de la Cultura y las Artes, ente organizador del encuentro.

Almuerzo de camaradería

Finalmente, los invitados a la charla disfrutaron de un almuerzo de camaradería como una forma de celebrar de forma íntima el Día del Teatro. En la oportunidad, la Directora del Consejo Regional de la Cultura y las Artes, Ximena Nogueira Serrano, hizo un llamado a la unidad del gremio.

Leer más

DON FERNANDO CUADRA PINTO

ACADEMIA CHILENA DE BELLAS ARTES
Vicepresidente
Sillón Nº 17
Fecha de incorporación: 11-08-1977

Nace en Rancagua , estudia sus Preparatorias y Humanidades en el Instituto O’Higgins de los H.H. Maristas. Ingresa al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile y en 1944 se titula como Profesor de Castellano y Filosofía. Paralelamente ha desarrollado su carrera de dramaturgo, en la cual obtiene la mayoría de los premios establecidos: Premio Teatro Experimental, 1948 y 1950; Premio Cincuentenario de la SATCH, 1965; Premio Gabriela Mistral, 1965: Premio Municipal de Teatro, 1968; Premio Apes, 1975; Premio Pedro de Oña, 1976; Premio Coral Negro, La Habana, 1991; Premio Novela "Pen-Club", 1991 y otros.

- Ha viajado por España, Francia, Italia, Estados Unidos, El Caribe y Japón, dictando Conferencias sobre Cultura Nacional.
- Ha dirigido numerosas obras teatrales y publicado ensayos sobre teatro, novela y poesía.
- Entre sus estrenos destacan: "Las Murallas de Jericó", "Los Avestruces", "El Oso en la Trampa", "Doña Tierra", "La Niña en la palomera", "La Familia de Marta Mardones" y "Aniversario".
- Fue Decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile y ahora es Rector del INSTITUTO PROFESIONAL "TEATRO LA CASA".
- Profesor de su especialidad en las Universidades de Chile y Católica de Santiago y Valparaíso.
- Director de Departamentos de Teatro en las Universidades señaladas.
- Nominado en 1988 a Premio Nacional de Arte.
- Presidente del Comité de Adelanto del Barrio Yungay.
- "Por el jardín caminan los extraños". Publicado por Editorial Universitaria, 1991.
- "Héctor en el Horno", 1998
- "Los Ocelotes" Teatro de Cámara "La Casa", "El Galpón de la Casa", en abril de 1997.
- "Los Monologantes o las cuatro patas de la mesa", Teatro de Cámara La Casa en "El Galpón de la Casa", Mayo de 1997.
- "Malte", 1998.
- "Los Cabellos de Absalón", 1999 - 2000
- Ciclos de Cine, 1995 - 1999.


La niña en la palomera
Fernando Cuadra

Ana es una liceana que vive con sus padres en precarias condiciones materiales. Ella aspira a un mundo de riqueza y lujos. La modestia del barrio, las borracheras del padre, el sacrificio de la madre, ahogan su existencia y sus anhelos de un mejor mundo personal.
Pehuén, , 160 págs., ISBN 9561601532

Fernando Cuadra vuelve con La Niña en la Palomera (2003)



En 1990, Marcelo Osorio encarnó a Anita la pequeña adolescente de La Niña en la Palomera. En la ocasión, la cinta despertó más de una crítica no sólo por las escenas que protagonizó la actriz, sino por la cruda realidad que mostraba.
Hoy, cuarenta años después de que Fernando Cuadra escribiera esta obra insiste en que "aún existen miles de niñas en la palomera", sin expectativas de progresar, sumidas en la pobreza y la incomunicación. Quiero que esta niña sea un llamado a la conciencia de las autoridades políticas y educacionales", comenta el autor y director.
Ésta es una de las razones por las que Cuadra decidió montar la obra, aunque advierte que dejará la década de los '60 como contexto de la puesta.
La Niña en la Palomera retrata a Anita, una adolescente de 15 años que vive en calles cercanas a la Plaza Brasil. Ella sueña con las estrellas de cine y lee revistas, mientras su mamá soporta la borracheras de su padre.

Su vida cambia cuando al barrio llega Manuel, un chofer de micro de 37 años. Él está casado con Elsa (Kathy Kowaleckzco), una mujer cargosa y absolutamente dedicada a él. De hecho, sus cinco hijos viven en otra parte.

Manuel seduce a Anita y, después de ocho meses de relación, la adolescente es expulsada del liceo por inasistencias. A estas alturas, Anita se ha convertido en una tirana que domina al hombre. El chofer tiene la idea de encerrar a la chica en la palomera de su casa, a la espera de que él obtenga el desahucio y puedan huir juntos. En este punto llega del hospital Elsa, quien ha perdido al hijo que esperaba.
Manuel le confiesa a Elsa que está enamorado de otra y ella no lo puede creer. Le suplica y le llora, pero él dice que ni siquiera ama a sus hijos. Entonces, Anita baja de la palomera y encara a los esposos.
Los deseos de Anita se convierten en órdenes para Manuel. Esta obediencia sumisa cambiará para siempre la vida de todos.
Una obra de la literatura chilena que es usada como lectura obligatoria en Enseñanza Media y que está inspirada en un hecho real. Al respecto, Cuadra recuerda que para escribirla se motivó en una historia de 1962, en Santiago, cuando un fotógrafo sedujo y escondió a una liceana en el entretecho de su casa. "Sólo cambié al protagonista por un chofer de micro", dice el dramaturgo.

La Niña en La Palomera, fue estrenada en 1966 por el Teatro de Ensayo de la U.C, con un elenco que contaba con Ramón Núñez, Raúl Osorio, Pedro Villagra y Lucy Salgado. Esta versión, dirigida por Fernando Colina, tuvo gran éxito de crítica y público. El elenco 2003 es encabezado por Dayana Orrego, como la Niña; Otilio Castro como Manuel, el chofer; y Kathy Kowaleckzco como Elsa, su esposa. La obra se estrena este viernes 14 en el Teatro La Palomera.


LA NIÑA EN LA PALOMERA

Año Producción: 1990
Director: Alfredo Rates
Guión: Fernando Cuadra y Alfredo Rates
Productores: Arauco Films / Abdullah Ommidvar
Intérpretes: Marcela Osorio, Carlos Valenzuela, Myriam Palacios, Mario Montilles
Distribuidor: Arauco Films
Fecha estreno: 24 agosto de 1990
Sinopsis: Adaptación de la obra teatral de Fernando Cuadra, basada en un hecho real: en 1962 en Santiago, un chofer de micro seduce y esconde a una liceana enamorada en el entretecho de su casa.
Formato: 35mm- color
Duración: 97’

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal