martes, 2 de septiembre de 2008

La transformación de Colchagua

REVISTA QUÉ PASA
Edición sábado 30 de agosto de 2008
Negocios


Mario Pablo Silva, gerente general de Viña Casa Silva, con una de las pasiones familiares: los caballos.

Hace 15 años las comunas de este valle no eran más que un par de pueblos perdidos en el mapa. Hoy forman parte de una zona de interés turístico, recientemente declarada por Sernatur como tal. La revista Wine Enthusiast, le otorgó el título del mejor valle vitivinícola del Nuevo Mundo.
Por Constanza Hola Chamy
Fotos José Miguel Méndez


José Miguel Viu, gerente general de Viña Viu Manent; Carolina Bisquertt, la menor del clan de Viña Bisquertt y Thomas Wilkins, gerente general de Viñas de Colchagua.

"Could I help you, miss?" es una frase que Juanita Muñoz debió aprender por la razón o la fuerza. Ella es artesana, oriunda de la zona de Colchagua, nacida y criada en el poblado de La Lajuela. De las seis generaciones de su familia que se han dedicado al rubro, ella es la primera que habla algo de inglés. "Trato de entender un poquito", cuenta.



Juanita es un buen ejemplo del cambio en 180 grados que ha experimentado el pueblo. Si hace 10 años pasaba de feria en feria artesanal en las grandes ciudades, hoy es dueña de la flamante tienda "Donde Juanita", en la plaza de Santa Cruz. La ubicación perfecta, tomando en cuenta que a un lado tiene el hotel Santa Cruz, de Carlos Cardoen y al otro, la oficina de la Ruta del Vino, los dos ejes del crecimiento de la zona.



Fue en esa misma plaza donde el sábado pasado el gobierno chileno, a través de Sernatur, declaró al Valle de Colchagua como zona de interés turístico, el cual, según su denominación de origen, abarca las comunas de San Fernando, Chimbarongo, Nancagua, Santa Cruz, Palmilla, Peralillo, Pumanque, Lolol, Marchigüe y Paredones.

Pueblos que hace 15 años apenas aparecían en los mapas ruteros y hoy son el epicentro del turismo vinícola de Chile. En la misma Santa Cruz, diez años atrás no existían más de dos sucursales bancarias, un supermercado y unas pocas farmacias locales. Hoy los bancos y el comercio se han triplicado y al inicio de la calle principal se ubican las grandes cadenas de farmacias del país.

Pero el salto no tiene nada de milagroso. Es la historia de empresarios "medio locos", como ellos mismos se catalogan, que se enamoraron del valle y quisieron compartirlo. Si hace 10 años las viñas de la zona eran visitadas por sólo 481 personas, en 2007 recibieron a alrededor de 60.000.

Raíces profundas


Aurelio Montes, socio de Viña Montes en su "chochera": el fundo de Apalta.

Uno de los primeros en descubrir el potencial del valle, mucho antes de que la palabra enoturismo se hiciera conocida en el país, fue Aurelio Montes. Recién egresado de Agronomía en la UC, lo mandaron desde la Viña Undurraga a probar una uva de un sector cercano a San Fernando. "Era un valle muy agrícola, ni pensar en calles pavimentadas, hacíamos pedazos el auto para llegar acá", relata. Entonces se topó con unos cerros en un área denominada Apalta y se quedó "plop", según sus propias palabras. "Me di cuenta de que aquí estaría La Meca del vino", cuenta el agrónomo y empresario. Tras la creación de su propia viña, en 1991 compró sus primeros terrenos en la zona. Ya ha invertido alrededor de US$ 15 millones.

Por la misma época y sin ningún tipo de coordinación, otros empresarios de la zona se fijaron en el potencial del valle. En 1992 las principales familias viñateras fueron al famoso valle de Napa en California, donde conocieron la exitosa receta de la industria norteamericana para promocionar sus vinos dentro y fuera del mercado americano: llevar a los consumidores a conocer las viñas y a empaparse de éstas ofreciéndoles donde quedarse.

Tras el viaje, los Bisquertt, los Viu, los Hartwig y los Gras comenzaron a trabajar para replicar la idea en Colchagua. Así nació la primera Ruta del Vino de Sudamérica.

Al inicio, el sueño se topó con la realidad de la zona. "En Colchagua no había ni dónde ir a comer. En las viñas no teníamos ni baños de visita cuando empezamos a planear la idea de abrirlas al público", recuerda José Miguel Viu, gerente general de Viña Viu Manent. En 1996 junto a las viñas Bisquertt, Mont Gras, Hartwig, La Posada y Pueblo Antiguo formaron la "Ruta del Vino" de Colchagua. Aunque las últimas dos se retiraron en el camino, 12 años después participan 19 viñas: 11 socias y 8 asociadas.



En lo que coinciden los pioneros es que fue Thomas Wilkins, quien llegó a la gerencia general de Ruta del Vino en 1998, el que profesionalizó la iniciativa. En 2005, la
revista Wine Enthusiast calificó a Colchagua como el mejor valle vitivinícola del Nuevo Mundo. Tan de moda está el tema que el último congreso de Hotelga, el gremio que agrupa a los hoteleros y gastronómicos chilenos, tuvo como tema central el enoturismo y se realizó en Santa Cruz.

Wilkins era un agrónomo dedicado al negocio inmobiliario que fue reclutado por su amigo de la época universitaria, José Miguel Viu. Como el sector construcción pasaba por una mala racha, sacó cuentas y concluyó que el proyecto de "la ruta", le alcanzaba para vivir, como una actividad complementaria. Diez años después no hay quien lo saque del valle.
Cuando asumió, todo era un poco caótico y las viñas tampoco tenían demasiado presupuesto para invertir en promoción y mucho menos en infraestructura turística. Partieron como circo pobre: el tour contemplaba la visita a dos bodegas, un almuerzo en el Club Social de Santa Cruz y el paso por el museo de Colchagua del empresario y coleccionista Carlos Cardoen.

El factor Cardoen


Carlos Cardoen en la micro que lo llevaba a Santiago, hoy restaurada en su colección.

Negociando el precio de la entrada para los tours fue como Wilkins y Cardoen se conocieron. El empresario había inaugurado el museo y estaba interesado en transformar su Santa Cruz natal en una zona que rescatara la identidad criolla para darla a conocer. Y aunque Cardoen no tenía viñas, sí le pareció interesante la sinergia que podría crear con los viñateros. Y entre reunión y reunión, Wilkins le comentó que lo que la Ruta del Vino necesitaba con urgencia era un hotel ya que muchos turistas estaban interesados en quedarse en Colchagua, pero no tenían dónde.

"Hagámoslo acá", le dijo Cardoen a Wilkins, mostrándole un terreno que acababa de comprarse frente a la plaza. Allí estaba un antiguo hotel de adobe de un piso que se caía a pedazos.

Carlos Cardoen se había criado en la zona. Jugaba hockey en patines por las pocas calles pavimentadas de la comuna. Bien pocas, de hecho, porque la vía a Rancagua era de tierra y sus seis años de humanidades -cuando se trasladaba de Santa Cruz a Santiago- los pasó viajando en "La Gaviota", el nombre popular de la micro que tomaba todos los días y que demoraba alrededor de cinco horas.

Cuarenta años después encontró botada como chatarra una de aquellas máquinas, la restauró completa y hoy figura reluciente en la sala de autos de su museo. "Esto ha cambiado del cielo a la tierra", cuenta Cardoen en relación al valle. Su negocio es hoy un verdadero imperio turístico que funciona bajo el holding Almacruz, que agrupa hotel, transporte y la Viña Santa Cruz.
En la viña - de 220 hectáreas-, además de las instalaciones propias, puso aldeas temáticas indígenas, un observatorio y un teleférico. Porque al contrario de las otras viñas, lo que le interesa a Cardoen es el turismo, no el vino. "Mi tarea fundamental ha sido la gestión. Hay pocas actividades más democráticas que el turismo, que chorrea para todos lados", cuenta el empresario.

De hecho,
Viña Santa Cruz sólo entró a Viñas de Colchagua -la sociedad de la que depende Ruta del Vino- el año pasado, como asociada. Por lo mismo, la figuración mediática que ha tenido el empresario no siempre ha caído bien entre los viñateros. "Siempre hubo conflictos con el protagonismo de Cardoen. Pero lo importante es que se hable de la zona. Si tiene que aparecer, fantástico, que se lleve los aplausos", comenta José Miguel Viu.

Con el lanzamiento del casino -asociación de Cardoen con el grupo Martínez, de Enjoy- se consolidará el imperio, cuyos soldados turísticos son también oriundos de la zona. Porque si hay algo que se le reconoce a Cardoen en Santa Cruz es la generación de empleo y oportunidades.

Del otro lado, sus detractores aseguran que ha generado puestos de trabajo, pero dentro de sus filas y que es celoso de que ingresen al mercado nuevos actores. "El único beneficiado es el mismo señor Cardoen", comenta un taxista.

No sólo desde el pueblo viene la polémica, sino también desde el empresariado. Conocido por todos los viñateros y empresarios de la zona fue el episodio cuando les advirtió a ejecutivos de Penta que les haría la vida imposible si instalaban dentro de los terrenos de la Viña Montes, en Apalta, el Sheraton que tenían planeado.

Cardoen confirma esa conversación como una anécdota. Asegura no temerle a la competencia, pero que "los que quieran venir y hacer algo por la región, lo que quieran. Pero si vamos a traer una manguera para trasladar plata a los gringos, antes muerto. Vamos a dar la guerra con todo".

En busca de una imagen

Hace diez años, los líderes de Ruta del Vino se dieron cuenta de que la gallina de los huevos de oro estaba en potenciar la denominación de origen "Valle de Colchagua" incluso antes de que se promulgara la ley respectiva. "Más que 'Chile vitivinícola', entendimos que había que impulsar el valle. La meta era convertirnos en el Burdeos o Napa de Chile", cuenta Wilkins.

En 1999, se creó la sociedad Viñas de Colchagua, encargada de promover la denominación de origen. Entonces, se sumaron cinco nuevas viñas, entre las cuales estuvo Casa Silva. "Nos dimos cuenta que más que imagen país, lo que había que lograr era 'imagen Colchagua'", dice Mario Pablo Silva, gerente general de la viña y presidente de Viñas de Colchagua.



CASA SILVA

Pioneros en la plantación de viñedos finos en el Valle de Colchagua, con plantaciones que datan de 1912. Don Emilio Bouchon, primera Generación de la familia llegó desde Burdeos, Francia, a fines del siglo 19, en 1892.

Los Silva también son oriundos del valle. Su pasado se remonta a la Viña Angostura, propiedad de los Bouchon. Con la reforma agraria el fundo donde se habían plantado viñas desde fines del siglo XIX se dividió, hasta hace una década, cuando Mario Pablo le propuso a su padre aprovechar las 170 hectáreas que habían adquirido de vuelta y el tercio de la bodega que les pertenecía para dejar la venta de vino a granel y comenzar a producir vino de calidad exportable. Así nació Viña Casa Silva, que hoy posee 900 hectáreas distribuidas en cinco fundos de la zona, además de la totalidad de las bodegas ubicadas en Angostura, las más antiguas del área, completamente restauradas y con la posibilidad de visitas turísticas. "Yo jugaba a las escondidas todos los fines de semana en estas bodegas", recuerda Silva.

Desde un comienzo, Mario Pablo Silva se dio cuenta que la promoción "en terreno" era una herramienta muy poderosa para viñas orientadas al segmento premium. Y abrieron al público en 2000, cuando unas 700 personas los visitaron. Ocho años después esperan cerrar el año con 20.000 visitas, entre quienes recorren la viña, el restaurante y el bar wine ubicado en las bodegas o se quedan en el hotel boutique de siete habitaciones en el que se convirtió la casa patronal.

Otro de los que han invertido en turismo es
Viu Manent. La viña recibe a los turistas en carros criollos tirados por caballos en los cuales parte el paseo. Además, cuentan con restaurante y circuitos de equitación.

Ni Aurelio Montes, que ha sido cauto con el tema del turismo, pudo escapar. Las ventas desde la bodega de Apalta, construida bajo los cánones del Feng Shui, se han duplicado en tres años. "Hay que cacarear lo lindo que es este valle", dice Montes. Aun así, asegura que no hay que perder de vista que el rey es el vino, cosa que comparte Silva. "No hay que olvidar lo realmente importante. Yo no conozco ningún valle enoturístico de los top donde se produzca mal vino. Primero viene el vino, de ahí, el turismo asociado", asegura Silva.

Fanáticos de los caballos, los Silva han desarrollado su propio mini imperio deportivo turístico en el fundo, donde tienen medialuna, cancha de polo y circuito de equitación. "Lo importante y destacable es que esto siempre ha sido un tema familiar. Nos vuelve locos, nos apasiona el tema y eso se transmite", cuenta Silva. No por nada, entre la viña y el turismo ya superan los US$ 30 millones de inversión.

Carolina Bisquertt coincide en que para su familia este negocio es fundamental.
La viña Bisquertt fue una de las pioneras de la Ruta del Vino y hoy, además del circuito turístico, acaban de abrir a público la casa Las Majadas, como un pequeño hotel. "Estos viejos partieron con una mano por delante y otra por detrás y construyeron las viñas. Hay todo un tema generacional, porque cuando los hijos toman las riendas, las abren de cara al mundo", cuenta Carolina, gerente de marketing de la firma y la menor de los ocho hijos de Osvaldo, el patriarca del negocio. Hoy ya van tres generaciones: su padre, que comenzó con el negocio, ella y sus hermanos Sebastián, Felipe y Soledad que participan activamente de él y uno de sus sobrinos, que ya está realizando proyectos.

No sólo desde los empresarios, sino también en el capital humano se notan los cambios. "Están haciendo un esfuerzo importante, que se nota desde la presentación personal hasta el contenido intelectual", asegura Carolina.

Juanita Muñoz es sólo un ejemplo. "Antes iba a las ferias internacionales de artesanía y nadie sabía dónde estaba Santa Cruz. Hoy ser Colchagüina es un orgullo", asegura.
quepasa@copesa.cl
Consorcio Periodístico de Chile S.A. -

Provincia de Colchagua:
NUEVA ZONA DE INTERÉS TURÍSTICO EN EL SUR DE CHILE

En la Plaza de Santa Cruz se efectuó la ceremonia de Declaración de Zona de Interés Turístico a la Provincia de Colchagua.

Este acto se efectuó dentro del marco del XXVI Congreso Anual de Hotelga 2008.
En esta versión, que reúne a la Federación Hotelera y Gastronómica de Chile, se abordaron, entre otros temas, un foro sobre la Institucionalidad
y ley de turismo; el ecoturismo y la inestabilidad del tipo de cambio y su impacto en la actividad turística.

Por Annemarie Balde
_____________________

SANTA CRUZ (Chile), 26 de Agosto 2008.- “Quiero decirle, señor Óscar Santelices, director nacional de Sernatur —Servicio Nacional de Turismo— y señor Hernán Lewin, presidente de Hotelga, que no se han equivocado con su resolución al declarar al Valle de Colchagua como Zona de Interés Turístico”.
Con estas palabras comenzó Lidia Pizarro, alcaldesa de Santa Cruz, su alocución para agradecer esta nominación tan certeramente ganada.
“Este reconocimiento —prosiguió—, nos compromete a trabajar con más fuerzas para alcanzar los estándares al nivel de turismo que ofrecen los países en los que esta industria ha alcanzado un gran desarrollo. Esto permite recibir visitas tanto nacionales como extranjeras, y nuestro deseo es que vuelvan nuevamente en vista de que los hemos tratado con mucho cariño”.

VIÑAS, MUSEO Y TREN DEL VINO

Lidia Pizarro expresó además la gran satisfacción de todos los habitantes de la zona; pero principalmente a quienes tienen responsabilidades, como son las personas que ofrecen las más variadas ofertas hoteleras, las atracciones turísticas que implican la visita al Museo de Colchagua, las viñas y el Tren del Vino, entre otros atractivos.
“Nos sentimos muy orgullosos de todo ello, pero cuando se nos informa que estamos siendo reconocidos como Zona de Interés Turístico, considero que se ha obtenido un logro de esto que proviene de la máxima autoridad responsable del turismo nacional y de la agrupación que congrega a los profesionales de la industria hotelera y gastronómica de Chile”.



La alcaldesa de esta bella zona turística del sur del país agradeció con la certeza de que con el título conferido, tienen un mandato de entregar su capital natural: nuestra hospitalidad, paisajes, tradiciones y lugares patrimoniales con orgullo. “Somos guardadores de grandes tradiciones que conforman nuestra querida tierra”.
Terminó señalando que sabrán aprovechar la distinción conferida, sabrán valorarla con la mirada puesta en el futuro, y harán del Valle de Colchagua y específicamente de la comuna de Santa Cruz, la mejor expresión de ese himno maravilloso que describe a este campo de flores bordado, como regalo de Dios.

Luego, Hernán Lewin, presidente de Hotelga, agradeció a la alcaldesa Lidia Pizarro por recibirlos, señalando que estaba extrañado que aún no hubieran recibido esta merecida distinción.

ATRACTIVOS TURISTICOS, ESTILO E IDENTIDAD



Finalmente, Óscar Santelices, director nacional de Sernatur, agradeció igualmente la acogida que han recibido en la zona. Señaló que es una iniciativa de Hotelga esto de aprovechar las prerrogativas que tiene Sernatur, que es declarar zonas y centros turísticos, y aplaude el gesto pues no es un trámite fácil lograrlo.
Santelices señaló que están trabajando en identificar en nuestro país aquellos lugares que tengan atractivos turísticos, además de los recursos, lo que no es solamente un capricho.
“La Municipalidad —explicó— puede tener una pauta de la constructibilidad de las fachadas y eso está en varios destinos turísticos y se encuentra igualmente en un villorrio, en que han sido capaces de mantener un estilo, en definitiva una identidad, son comunas turísticas. Esa identidad hace que uno quiera ir a un lugar y no a otro. Aquí hay un trabajo importante que nos compromete a todos. Es decir, no basta con que declaremos una zona de interés turístico y nos quedemos contentos. Por el contrario, eso obliga a Sernatur, a la Municipalidad , a los actores del gobierno regional que pueden ir mañana a Innova, que tiene muchos recursos, y presentar proyectos de la Municipalidad con un elemento central, el tema turístico, para obtener un mayor puntaje y ver cómo le damos mayor valor a esta zona para así engrandecer el destino turístico”.
“Todos tenemos que apostar a este destino —agregó—. No basta con tener un hotel extraordinario, bonito, si no hay un destino que lo invita a uno y esa es la declaratoria de la zona. Ese es el compromiso que se quiere dejar establecido y tiene que ver con este esfuerzo de nombrar Zona de Interés Turístico a un determinado lugar”.
Finalizó señalando estar “muy contentos de lo que estamos haciendo, con motivo del seminario y del momento de la celebración que tiene Hotelga con la Municipalidad y todos los aquí presentes”.




El acto concluyó con un grupo de jóvenes de la zona, quienes bailaron animadamente varios pies de cuecas.



Óscar Santelices, director de Sernatur; Lidia Pizarro, alcaldesa de Santa Cruz;
y Hernán Lewin, presidente de Hotelga.

www.Cybertour.cl
Diario Electrónico chileno - mexicano
especializado en Turismo.
Publicado: 26 / Agosto / 2008

VALLE DE COLCHAGUA
Mejor Región Vitivinícola del Mundo 2005
Chile se ha convertido en un jugador de las grandes ligas del mercado global de vinos en las últimas décadas. Dentro del país, ninguna otra región se ha destacado tanto como el valle de Colchagua, escogida por Wine Enthusiast’s como la Mejor Región Vitivinícola del Mundo 2005 por su capacidad de producir vinos tintos de clase mundial.

Ubicada aproximadamente a unos 150 Km. al sur de la ciudad de Santiago, capital del país, Colchagua es una tierra bendecida para producir cepas tintas. Cálido y naturalmente seco, pero con abundante agua proporcionada por el río Tinguiririca, Colchagua es un angosto valle agrícola que comienza a los pies de los Andes y se extiende en dirección Oeste hasta el Océano Pacífico. Entremedio, en un área de aproximadamente 910.000 ha, se pueden encontrar numerosos microclimas y tipos de suelo, laderas accidentadas, ideales para plantaciones, y un número de viñas creciente, aunque no necesariamente aplastante, perfectamente capacitadas para hacer excelentes Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah, y muy buenos Carmenère y Malbec.
escrito por Colchagua Valley a las 12:58 PM

HISTORIA DEL VALLE

Colchagua en lengua indígena, significa Valle de pequeñas lagunas, fue tierra de aguerridas tribus mapuches y luego llegó a convertirse en el límite Sur del Imperio Inca. Las primeras obras de regadío prehispánicas, fueron construidas por éstos, introduciendo de esta manera la agricultura al de Valle Colchagua.

Junto con la colonización, en el siglo XVII, se crean las haciendas en el Valle de Colchagua, que correspondían a grandes extensiones de tierra, que el Rey de España entregaba a sus más distinguidos oficiales, siendo las tierras de Colchagua las más codiciadas, por su clima y suelo, ideales para la agricultura y ganadería.

Luego de que Chile iniciara su proceso de independencia de España en 1810, las familias más tradicionales del país, adquieren tierras en este Valle, creando las grandes haciendas tal como se conocieron en los siglos XVIII y XIX, y construyendo maravillosas mansiones, muchas de las cuales se conservan hasta hoy.

Este Valle ha tenido desde siempre una vocación netamente agrícola. El maravilloso clima con que cuenta, el uso de tecnología de vanguardia, y la incansable creatividad del hombre, han permitido a la industria vitivinícola un impresionante desarrollo, con la producción de vinos que han alcanzado los mejores estándares mundiales.

Ligado a esto, estas mismas empresas, y otras de la zona, han iniciado en los últimos años el explosivo desarrollo de productos turístico-culturales de alta calidad, ligados al mundo del vino y la cultura. Hitos relevantes son la creación del Museo de Colchagua (museo histórico único en su tipo), de la primera y más organizada Ruta del Vino creada en Chile (Ruta del Vino del Valle de Colchagua), el inicio en el 2004 de los viajes del Tren del Vino (con antiguos carros y locomotora a vapor, para románticos), y la construcción de hermosos hoteles temáticos que han permitido el nacimiento y crecimiento de un turismo del más alto nivel.

En la actualidad, el Valle de Colchagua, es la zona líder en la producción de vinos finos en Chile, la con mayor proyección internacional, y un destino turístico y de negocios de gran atractivo.


HACIENDA CALLEUQUE, 1906

SANTA CRUZ / 01 Octubre 2007 /

"
RAÍCES DE NUESTRA TIERRA "



HOTELES BOUTIQUE EN VIÑAS



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal