martes, 16 de septiembre de 2008

MUSEO LIRCUNLAUTA - SAN FERNANDO

La Coctelera
MUSEOS Y GALERIAS
ARTE, HISTORIA Y OTRAS YERBAS
15 Octubre 2006

La hacienda como espacio Museográfico

La sexta región del Libertador Bernardo Ohiggins se ha visto irrumpida por la presencia de un nuevo turismo cultural, que intenta rescatar del aparente olvido el espacio en donde se gestaron nuestras oligarquías de apellidos vinosos: La hacienda, espacio arquitectónico que constituyó una unidad de producción, fundamentalmente de trigo durante el siglo XVIII, período en que se exportaba al virreinato del Perú.

La hacienda chilena de la zona central, que si bien fue el eje constructor de lo que hoy son parte nuestra oligarquía, ha terminado derrumbada por su propia clase, quienes hoy constituyen el nuevo orden en el campo chileno: Las viñas. Llama la atención que estas grandes empresas, que podrían tener su origen en la producción casera de vino, propia de toda hacienda, ha renegado su pasado, - ya que espere ingenuamente-, algún aporte económico en pro de polos de crecimiento que no sea su bolsillo, es decir cultura. Sabemos que Cardoen, ha sido lo suficientemente astuto para explorar este nicho e instalarse en la zona, no obstante es el único que se ha apropiado del capital simbólico de la zona huasa.

Lo señalo luego de visitar la increíble hacienda museo de Lircunlauta, hacienda que gracias a la comunidad no fue derribada en pro del progreso urbano, de un plano regulador que arrasaba con la hacienda. El museo Lircunlauta es principalmente un espacio arquitectónico, auténtica casona colonial chilena construida entre 1710 y 1730 , esta estancia dio origen a la Villa del Real de San Fernando de Tinguiririca, y es recientemente Monumento Nacional,- condición que no sabemos muy bien, si es para reir o llorar- .

La hacienda alberga una colección, cuyo valor es haber sido donada y recolectada por la comunidad. Un sin fin de objetos, artefactos de San Fernando del siglo XX, además de una colección de objetos pertenecientes a la biodiversidad de la zona.

¿Qué nos puede llamar la atención de un museo, que en su pobreza y emplazamiento es similar a tantos museos regionales y comunales? Es el trabajo museográfico, de tres salas temáticas: La hacienda y la ciudad, Más allá del rodeo, Ocupación del territorio, trabajos financiados por el Fondart, para la puesta en valor de una colección sin particularidades, pero que en su guión nos permite comprender la historia local de San Fernando, efecto que se lo quisiera el museo Histórico Nacional. El guión fue realizado por un equipo formado por Militza Agusti, quien interviene la sala con vitrinas e iluminación sincronizada junto con un guión de audio que nos relata la temática de la sala. Solución que ahorra recursos en guías y permite captar la atención de objetos y de historias, que al principio no nos interesan.

Esta sala es una cápsula de creatividad frente a los paupérrimos recursos, incluso supera ampliamente las expectativas. Lástima que los recursos de este año no fueron ganados en el Fondart, para poder implementar el nuevo guión de los uruguayos sobrevivientes del accidente aéreo, historia que forma parte de la memoria colectiva de San Fernando. Historia por consiguiente sin financiamiento.

REVISTA CÍRCULO URBANO


SAN FERNANDO - Casa Patronal Donde Funciona Museo Lircunlauta Cumple Tres Siglos de Historia

El 30 de mayo, la casa fundacional donde se implementó el Museo de Lincunlauta, que significa Entrada Hermosa, cumplirá 3 siglos de historia, en este sentido la Directora del Museo, Luz Contreras, señala al Mundo Rural que “Esta es la única casa Fundacional que queda en Chile, fundacional significa que la casa existía mucho antes que se fundara la ciudad, y que el 30 de mayo cumplirá 300 años.
Las tierras fueron donadas al Gobernador José Antonio Manso de Velasco, por el criollo y hacendado, Juan Jiménez de León y Mendoza, tierras que se encontraba en el Camino Real a la Frontera”.

MUSEO LIRCUNLAUTA
EXPOSICIÓN 5 SEP 2008
1º muestra del grupo Taller Tres en el museo lircunlauta


Rutas Patrimoniales región de O'Higgins II

Rutas la Frontera y Corregimiento de Colchagua
Escrito por Analía Carvajal

Este invita a recorrer una época lejos del ruido, que hacen al visitante retroceder en el tiempo y caracterizar el estilo moderno.
Usted podrá visitar diferentes monumentos nacionales en entornos naturales, caracterizados por su arquitectura colonial y neoclásica. En la región de O’Higgins podemos encontrar dos rutas patrimoniales:

Camino Real a la Frontera

La Ruta Patrimonial Camino Real a la Frontera, permite conocer lo que fue el antiguo camino real a la frontera en la colonia. El principal medio de comunicación del reino de Chile desde Santiago hacia la frontera; unía las ciudades de Santiago y Concepción.
Se divide en dos tramos: el primero cubre desde la Cuesta de Chada hasta Rancagua; el segundo, desde Rancagua hasta san Fernando.

Corregimiento de Colchagua

Mediante este recorrido seguiremos huellas de los Promaucaes, indígenas sometidos por el colonizador español y de la cultura rural chilena forjada a los siglos coloniales.
Está diseñada en dos tramos para que sea recorrido en vehículo. A través de este trazado podrá visitar localidades de importancia clave en el desarrollo histórico, cultural y económico de la Sexta Región, y además podrá reconocer parajes de gran valor paisajísticos y natural, manifestaciones materiales como arquitectura típica, evidencias arqueológicas y visitas en lugares emblemáticos en el desarrollo de la identidad huasa propia del Chile central.
El primer tramo comienza en la localidad de San Fernando de Tinguiririca, en el que se encuentra el Museo Lincurlauta, pasando por 22 hitos, siendo el ultimo el pueblo de Zúñiga.

SAN FERNANDO
FUENTE:
CHILE;COM

VER GALERÍA DE FOTOS

Desde 1800 esta ciudad se distingue por sus iglesias y su pasado ligado a Manuel Rodríguez...

Corría el año 1800 y con tan sólo mil doscientos habitantes aproximadamente, se designa al lugar con el nombre que llegaría hasta nuestros días: San Fernando de Buena Vista.. Durante esa época, había tres pulperías, un aserradero, una tahona (donde se molían las espigas de trigo para preparar la harina y después hacer pan), el cementerio y la capilla. La gente vivía para sus trabajos y el Virrey se preocupó especialmente de dejar valiosas obras que se mantienen hasta el día de hoy.

San Fernando posee un clima templado, con temperaturas bien marcadas en cada época del año. Para llegar, sólo basta tomar el metrotren con destino a San Fernando, donde se recorre un refrescante viaje, en el cual se van conociendo las diferentes localidades de la VI región.

Al llegar a este lugar se sorprenderá con sus calles anchas, la variedad de comercio y sus iglesias que datan del año 1800, las cuales se visualizan desde lejos.

El Templo de San Francisco
En la Avenida Manuel Rodríguez, esquina calle Valdivia se encuentra este templo franciscano. Su alta cúpula se divisa desde las entradas norte y sur. Los jesuitas fueron los iniciadores del primitivo templo barroco de perfecta arquitectura, el cual ha vivido los diferentes procesos a lo largo de su vida, como derrumbes causados por fuertes temporales, restauraciones y renovaciones, pero se logra mantener de pie para demostrar a la comunidad el valor de su pasado.

La comunidad franciscana había llegado a San Fernando en los alrededores de la fundación de la ciudad, procedentes de Malloa y construyeron las iglesias que adornan la ciudad, además de oficinas y grandes casonas donde hoy funcionan colegios.

La pequeña plaza que se ubica justo al frente posee el Monumento a Manuel Rodríguez, en honor al guerrillero y patriota, quien fuera primera autoridad de la ciudad. El monumento que adorna la plazoleta fue instalado en 1910, precisamente en ese mismo lugar fueron ahorcados los patriotas que lucharon por la independencia.

Giran muchas historias en torno a este monumento, uno de ellos es el túnel que lo cruza que va desde la Iglesia San Francisco, al frente, hasta el museo casa Lircunlauta y finalmente hasta la Pileta de la Plaza de Armas. Mito o realidad, es cosa de sólo sentarse un rato en este cómodo escenario para compartir y descansar, con un paisaje que tiene como protagonista a la historia la cual se enriquece con los tiempos actuales, complementado con suaves brisas de aire fresco.

Otra Iglesia Parroquial, situada en la actual plaza principal es la Parroquia de San Fernando Rey, que se ubica en el extremo sur-oriente del parque. Es conocida por sus reliquias, que se mantienen hasta el día de hoy, como los primeros libros parroquiales de casamientos, bautizos y entierros. Conociéndola por dentro, destacan sus mezclas de texturas, madera, mármol, vitrales, en el que se presentan distintas figuras para contemplar, como la figura de San Fernando patrono de la comuna, que data del año 1959 y el altar de piedra rosada, elaborada en Pelequén.
Sus fuertes campanas fueron adquiridas en el año 1897, obras que han contribuído a embellecer y mantener este templo parroquial, donde la presencia de treinta y seis párrocos han servido a la comunidad en general. El sacrificio de los feligreses se evidencia cuando se conmemoran las distintas fiestas religiosas del mundo católico y las personas que visitan pueden trasladarse a un sitio mágico, en el que los colores y la luz se sumergen en un ambiente de delicada armonía.

El Día que Me Quieras
Todo lo que hay en San Fernando es de gran importancia. Se han hecho hartos milagros para conservar su arquitectura de lujo y otro de sus emblemas es la Plaza de Armas.

En este lugar, el amor aflora por inercia. Las palomas vuelan libres posándose en la pileta. Los colores de las flores, los árboles y el atardecer, forman una sinfonía. La gente pasa, se detiene, piden deseos a la pileta y las ilusiones afloran dichosas.

La pileta, que ve la Luna en las noches de verano, fue adquirida en París y se instaló en la plaza en la época de 1870. Hoy es un punto de encuentro para esperar un momento grato y para seguir conociendo sus alrededores coloniales, que han sido declarados monumentos históricos como es el caso del Liceo de Hombres Leandro Schilling, el cual se encuentra al frente de la Plaza de Armas.

Caminar por los alrededores de San Fernando es encontrarse con un museo al aire libre, donde los monumentos de distintos tamaños ejercen un atractivo especial y a través de su arquitectura se conoce una ciudad que aporta experiencias de vida diferentes.

Por Paula Orellana






Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal